Cuidando y protegiendo al Presidente Maduro

Recientemente el Presidente Maduro anuncio que la derecha quiere tramar un nuevo atentado de gran magnitud en su contra, por lo que es importante resaltar la trascendencia de un atentado contra un presidente como Nicolás Maduro, que como acto de violencia política extrema seria resultado de todos los intentos fracasados de esta derecha nacional e imperialista norteamericana por destruir su gobierno y sobre todo destruir los principios que guían al gobierno de Venezuela.

Estos principios se manifiestan en una afirmación constante de la Unidad nacional y latinoamericana, solidaridad con todos los oprimidos, principios de igualdad y justicia social, valores, búsqueda de un desarrollo social y económico moderno, que a pesar de su presencia escasa en los planteamientos políticos actuales de la derecha, es la esperanza en la situación mundial para alcanzar la estabilidad política que permita a todas las naciones vivir en paz. 

Atentar contra Maduro, un presidente socialista, es atentar contra principios superiores de humanidad, como el desarrollo y la paz. 

A lo interno del país, las intenciones de los perpetradores que serán impedidas, son afectar la gobernabilidad y la estabilidad institucional, generar caos e intentar tomar el poder de forma fanática y rabiosa, cosas que el venezolano no quiere.  Por lo tanto, es elemental prevenir y condenar esta acción política que pondría en peligro la vida de un líder democráticamente elegido.

Así, que si nuestro Presidente prevé un atentado debe tomar una serie de medidas para protegerse a sí mismo y también a la población, siendo una por lógica, extremar las medidas de prevención y protección y la otra, política, de movilización de los sectores populares. Es fundamental reforzar su equipo de seguridad ya altamente capacitado el cual  tiene experiencia en la detección y prevención de posibles amenazas, pero es bueno reforzarlo altamente para abarcar más elementos dentro de la amenaza de un atentado de este tipo. Para ello debe utilizarse la milicia, previamente entrenada, para que se vea que no estamos jugando carritos.

Este equipo robustecido debe estar compuesto por personal de diferentes áreas, como inteligencia, fuerzas armadas, policía y servicios de emergencia, supervisándolos continua y exhaustivamente, aprendiendo de la experiencia con El Aissami, que era un personal de la mayor confianza. Ese caso no pueden olvidarlo nuestros gobernantes por mucho tiempo y en muchos aspectos, pues podemos contar con que las observaciones que realizaba debilitaban los mecanismos de vigilancia y justicia del gobierno venezolano. Ahí debe haber mucha tela para cortar. 

Debemos endurecer la seguridad en todos los accesos a los lugares donde se encuentre el mandatario, como la residencia oficial, el palacio de gobierno y los eventos públicos a los que asista. Esto incluye controles de seguridad más estrictos, presencia de agentes de seguridad armados, instalación de barreras físicas y la supervisión constante de todas las personas que ingresen a estos lugares.

Otra medida importante es la consabida limitación de información sobre los movimientos y actividades del mandatario, lo cual potencia su seguridad. Es fundamental mantener la discreción en todo momento y no compartir detalles innecesarios con personas que no tienen por qué saberlo, agregando que no debe descuidarse realizando salidas o viajes, y desconfiar de quien le invite a hacerlo.

Son importantes los mensajes que en los mensajes que el Presidente regularmente nos dirige, acentuando como ya lo hace, mantener el alerta, con calma, confianza en las medidas de seguridad implementadas y conservando un alto espíritu de lucha. Es importante recordar a la población que la seguridad es una responsabilidad compartida y que cada persona debe estar alerta y reportar cualquier comportamiento sospechoso a las autoridades. 

Nicolás  debe continuar con los mensajes que el pueblo necesita de unidad y solidaridad, confianza en la victoria chavista para el día 28 de julio, instando a la población a mantenerse unida, no caer en las trampas mediáticas de la derecha y la oposición, a no dejarse intimidar por posibles amenazas. 

¡Prevenir a todos! la derecha puede lanzar episodios mediáticos que vulneren el espíritu chavista como hicieron en Ecuador asesinando a un candidato presidencial, por lo demás ficha de los Estados Unidos.  Sigamos insistiendo en el mensaje que la violencia y el terrorismo no los vamos a tolerar en esta sociedad democrática, socialista o en su camino, y que juntos pueblo y gobierno podemos superar cualquier desafío que se presente, como hemos hecho hasta ahora.

Acompañando a estas medidas señaladas, debe mantenerse un estado de movilización popular limitado, a fin de que la derecha vea a un pueblo en la calle que defiende sus logros, su futuro y a su Presidente. 

Mantenerse vigilantes y preparados para hacer frente a cualquier amenaza que pueda surgir, demostrando liderazgo y determinación en momentos de fuerte campaña electoral.

¡Nicolás Maduro, es pueblo en campaña electoral!

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 749 veces.



Oscar Rodríguez E


Visite el perfil de Oscar Rodríguez E para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: