Furia "Bolivariana" o madurista, amenazas y ataque desesperado por miedo a perder el poder

* "En política la desesperación es mala consejera"
 
La mal llamada "FURIA BOLIVARIANA" , que en realidad no es otra cosa que la instrumentación de un tenebroso plan político antidemocrático y represivo cuya ejecución está en marcha al margen de la constitución, lo que constituye la expresión más recalcitrante del autoritarismo tiránico del presidente Nicolás Maduro, al descargar la infeliz arrogancia personal que en su acorralada imaginación yace la presencia de un espantoso miedo a perder el poder, que lo obligan a buscar y encontrar "culpables" ficticios de su propio fracaso político y presidencial, el más grande y catastrófico de los últimos 200 años de historia republicana.  
 
Ante la fulana FURIA MADURISTA, es inaceptable llamarle a ésta "Bolivariana", pues es un exabrupto contradictorio entre la filosofía contenida en la doctrina Bolivariana creada y legada por Simón Bolívar, la cuál es antiimperialista, libertaria y patriótica de lucha contra la opresión de los pueblos y de máximo castigo a la corrupción en salvaguarda de la ética y la moral pública, son entre otras algunas virtudes que caracterizan a la doctrina Bolivariana, mientras que la cuestionable e insalvable administración del presidente Nicolás Maduro se ha caracterizado por ser antidemocrática y brutal, desconocedora de la constitución y el estado de derecho, con el avieso propósito de impedir en términos de guerra sucia y al estilo Jalisco el acceso de la disidencia política a la participación electoral, actualmente perseguida y vilipendiada señaladas como chivos expiatorios para justificar la incapacidad, desaciertos y corruptelas de su mal gobierno hambreador, el pacto de elites con la derecha corrupta opositora y continuar en el poder por seis años más burlándose del pueblo venezolano. 
 
Se trata de un furioso arrebato del oportunismo madurista que perdió la oportunidad histórica surgida el año 2013, tirando a la basura el capital político heredado de poder gobernar con el pueblo y para el pueblo, porque prefirieron entregarse al gran capital burgués y abandonar a su suerte a los trabajadores venezolanos y al pueblo en general, sí el madurismo está herido, afectado por el terrible desespero de una furia neoliberal violenta, ignoran de los códigos dialécticos de la política y la elemental convivencia pacífica con los demás factores políticos aún pensando distinto, con ése macabro plan de corte fascistoide para desacreditar, perseguir, judicializar, encarcelar y anular a la dirigencia del movimiento popular, de los educadores y sus organizaciones gremiales y la del verdadero movimiento revolucionario y progresista del país. 
 
Ése es el verdadero propósito del tenebroso plan, más allá de la presunta conspiración terrorista focalizada por los cuerpos de seguridad y la fiscalía en la que supuestamente aparecen involucrados algunas personas de la vida pública nacional, en lo que la doctrina bolivariana y su contenido filosófico nada tiene que ver con éste desesperado y macabro susterfugio madurista para "justificar" la escalada represiva que adelantan a través de los cuerpos de seguridad del estado, del resurgimiento de los colectivos violentos pagados y de la irracionalidad del fanatismo  pesuvista bozaliado y cómplice del oportunismo gobiernero que actúa cobardemente contra el pueblo trabajador.
 
La actuación desclasada del madurismo "pica piedras" comprometido con los más rancios y oscuros intereses del capital foráneo y la burguesía venezolana es totalmente contraria a las convicciones patrióticas de Bolívar y nuestros libertadores, quienes tuvieron un profundo respeto por la dignidad humana, un incontestable compromiso patriótico, un gran valor para defender la libertad con justicia social para los pueblos de América a costa de sacrificar sus propias vidas, enfrentaron a los imperios enemigos y a la oligarquía feudal de entonces sin hipocresía y hasta donde fue necesario para liberar la patria grande y defender a los pueblos soberanos; finalmente si este gobierno chapucero, contrarevolucionario y neoliberal quiere emular y asumir la doctrina Bolivariana debería primero comenzar por perseguir, reprimir la escandaloza corrupción en su seno y encarcelar a los corruptos, porque si alguien castigó ejemplarmente la corrupción en todas sus formas y modos fué Bolívar, sin que le temblara el pulso.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1452 veces.



Aguedo Alcalá Machiz


Visite el perfil de Aguedo Alcalá Machiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: