¿La clase obrera puede ser la clase dirigente en Venezuela?

Recientemente se instaló el Consejo Presidencial de Gobierno Popular de la Clase Obrera, el cual es una iniciativa única y original del proceso político venezolano que retoma y reivindica el papel de la clase obrera como clase fundamental en la creación del socialismo; iniciativa que surge después de muchas décadas de golpes contrarevolucionarios a nivel internacional no solo en lo ideológico y lo político sino en todos los órdenes y que después de desprestigios interminables, descréditos persistentes, tenemos un primer gobierno en el mundo que retoma el papel de ubicar a la clase obrera en el centro del poder político del país y lo pregona por los medios de comunicación. Hay que señalar que esta iniciativa es una parte de la lucha de clases que se desarrolla a nivel mundial y le toco a Venezuela tomarla.

Al presentar nuevas propuestas dirigidas a la clase obrera como lo hace el gobierno venezolano al instalar este Consejo es necesario precisar que el combate actual no es solo de Venezuela enfrentándose a los Estados Unidos o al Imperialismo, como son las expresiones políticas que usamos para referirnos a esta lucha política colosal que diariamente sostenemos para salvaguardar nuestra integridad nacional, sino que estamos enfrentando a una especie de "Estado Mundial", una configuración internacional constituido por todos los países imperialistas, capitalistas, industrializados o no y liderada por los Estados Unidos, que se oponen a la revolución venezolana. Creo que estamos adentrándonos en una nueva etapa del capitalismo donde parece que no se trata de dominar otros países sino de destruirlos.

Con la creación del Consejo Presidencial de Gobierno Popular de la Clase Obrera estamos asumiéndonos como participantes en esa lucha de clases internacional, una lucha de clases entre, la clase obrera y la nación venezolana contra el capitalismo internacional.

Para mantenernos en ella es necesario conocer las condiciones en que se desenvuelve actualmente el capitalismo mundial y las condiciones, debilidades y fortalezas que presenta la clase obrera venezolana. Creemos que el conocimiento de estos elementos es necesario para poder definir tareas que deben emprenderse para alcanzar la fortaleza y cohesión interna que se necesita en este enfrentamiento.

De ahí se origina la primera y difícil tarea que hay que abordar como es el desarrollo de la conciencia de clase de los obreros venezolanos y conocer cuáles son las características venezolanas que tiene la conciencia de nuestra clase obrera. Por ello creo que esta es una tarea a incluir dentro de las iniciativas del Consejo Presidencial de Gobierno Popular de la Clase Obrera.

Afirmamos aún más: el desarrollo de la conciencia de clase de los obreros venezolanos es la primera tarea política que debe emprender el Consejo Presidencial.

¿Pero cómo desarrollar la conciencia de clase de los obreros venezolanos?, aunque ya Venezuela tiene más de 20 años de lucha revolucionaria desde el ejercicio del poder político, en los cuales se han diseñado y puesto en práctica iniciativas políticas, económicas, sociales a las cuales la clase obrera ha acompañado y ha sido beneficiada con ellas , tal como sucedió con la educación, alfabetización, vivienda, salud, esta clase también ha sido víctima de la guerra mediática y de otras formas de agresión contrarrevolucionaria como la violencia, la delincuencia, la corrupción, la exclusión, la desinformación, consecuencia de lo cual en su estado actual impera la fragmentación y una fuerte visión clientelar que el sindicalismo adeco-copeyano impuso en el movimiento obrero venezolano.

Se hace necesario entonces, trabajar por la unidad de la clase obrera como paso necesario para alcanzar la conciencia de clase, superando su fragmentación actual y sus contradicciones que se proyectan en varias dimensiones. Así tenemos por una parte una "dispersión administrativa" o por sectores, donde los obreros de la industria petrolera desconocen a los obreros de la administración pública, los obreros de la agroindustria desconocen a los obreros metalúrgicos, los obreros de la construcción desconocen a su vez a los obreros de la industria química y así podríamos seguir. Tenemos una primera división a lo interno de la clase obrera, donde cada sector solo puede ver su lucha y esperanzas en su entorno inmediato, sin plantearse su integración a los otros sectores de su clase por lo que se necesitan planteamientos políticos que le den unidad y la visión integral de clase.

La otra división que vemos es la geográfica, que impide que los obreros de distintas regiones puedan encontrar medios para acercarse, conocerse, trabajar y unirse para emprender acciones político-obreras conjuntas. Y por ultimo tenemos la división política que existe entre aquellos obreros que entienden y apoyan el proceso político revolucionario de Venezuela y aquellos que no comprenden estos planteamientos de clase e inclusive se le oponen.

Son tres fracturas a lo interno de la clase obrera que necesitan tratamientos y respuestas específicas por la dirigencia política nacional.

Estas son las tareas que debe atender el movimiento obrero venezolano y que deberían ser centro de atención del Consejo Presidencial de Gobierno Popular de la Clase Obrera recientemente creado: Unidad de la clase obrera y conciencia de clase.

Por supuesto que todo lo planteado no puede alcanzarse sin la participación del partido, del PSUV, quien es el responsable de darles organicidad a las políticas obreras y ejercer su liderazgo y aunque el partido pueda estar atrincherado en políticas y convicciones producto de su propia experiencia revolucionaria necesita ampliar su pensar y su accionar con las iniciativas que con el Consejo Presidencial están tomando cuerpo.

Pero este Consejo Presidencial Obrero no debe atender solo las necesidades internas de la clase obrera y de los trabajadores, sino que debe presentarse con un gran proyecto nacional, con un alto valor simbólico, que impacte a toda la población, a todas las clases sociales no solo a los sectores populares. En la condiciones de recesión inducida por el imperialismo, la bandera de lucha de la clase obrera debe ser una propuesta que debe ser parte central de una propuesta socialista, la propuesta de Pleno Empleo que favorece a toda la población y que los neoliberales y capitalistas no están en condiciones de plantear y sostener, es más la atacaran inmediatamente.

Detrás de la consigna del Pleno Empleo se movilizarían muchos grupos sociales, las regiones, se impulsaría la inversión, la producción, el ahorro, la reactivación industrial y productiva que se necesita para colocar a una Venezuela socialista en el camino de generar riqueza para todos. No es fácil lograr todo esto y menos en nuestras condiciones actuales, pero asumiendo ese reto la clase obrera se formaría y fortalecería técnica e intelectualmente al poner en juego su capacidad de organización y liderazgo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 782 veces.



Oscar Rodríguez E


Visite el perfil de Oscar Rodríguez E para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Rodríguez E

Oscar Rodríguez E