El Capitalismo trae consigo al Socialismo

El capitalismo está en la crisis más profunda de su historia. Es una crisis económica, social y política, que ahora se expresa en la agitación política y la creciente lucha de clases en la humanidad. Mientras que la clase dominante intenta enterrar el marxismo, de hecho nunca ha sido tan relevante como lo es hoy, pues surge como el único "plan b" para evitar el jaque que impuso el capitalismo salvaje contra forma de vida en nuestra Madre Tierra.

¿Quién puede ahora dudar o negar que el capitalismo signifique extrema polarización y desigualdad, con enorme riqueza en un solo polo, y la miseria, la austeridad, los recortes, la discriminación y la represión en el otro? Vivimos en una época de guerra, revolución y contrarrevolución. La crisis capitalista ha desestabilizado a todo el planeta, y cualquier medida de la clase dominante para restablecer cualquier apariencia de equilibrio económico solo puede agravar aún más la inestabilidad política y social. Pero las masas trabajadoras no detendrán estos ataques viciosos, y una ola de revoluciones está barriendo el planeta. En un país tras otro, se han registrado levantamientos, huelgas generales, movilizaciones masivas y protestas a una escala que no se había visto en décadas.

Las condiciones objetivas para un mundo socialista existen, están allí. La tecnología, la productividad, el conocimiento y las materias primas están presentes para una reorganización radical de la sociedad. Al poner en común los recursos del mundo en un plan racional y democrático de producción, distribución e intercambio, en armonía con el medio ambiente, podemos alimentar, vestir, alojar, educar, generar trabajo y brindar atención médica de alta calidad a todos en el planeta.

Solo 85 personas poseen más riqueza que los 3,000 millones de personas más pobres del planeta. Esta es una contradicción absurda y criminal. La clase trabajadora es la mayoría de la población mundial y está buscando desesperadamente una salida al estancamiento del sistema. Sin embargo, la voluntad de luchar y sacrificar no es suficiente para completar con éxito la revolución socialista. Como explicó León Trotsky, lo que falta es el liderazgo revolucionario, que no se puede improvisar una vez que estalla una revolución.

Cada vez está más claro que el capitalismo ha agotado su potencial progresivo. En lugar de desarrollar la industria, la ciencia y la tecnología, constantemente los está socavando. Nadie más cree en las constantes garantías de que estamos al borde de una recuperación económica. Las fuerzas productivas se estancan o disminuyen, las fábricas se cierran como si fueran cajas de fósforos, y millones se dejan sin trabajo.

La necesidad de armonizar los vastos recursos de nuestro planeta a través de un plan racional de producción se ha convertido en una necesidad absoluta. El sistema capitalista es un sistema anárquico, basado en la codicia y la búsqueda constante de nuevas formas de explotar y violar el planeta para aumentar la riqueza y el poder de unos pocos. Las grandes corporaciones han demostrado una despreocupación irresponsable por el medio ambiente. En su frenética búsqueda de ganancias, han destruido las selvas tropicales, envenenado los mares, exterminado especies de plantas y animales y contaminado el aire que respiramos, el agua que bebemos y los alimentos que comemos. La continuación del sistema capitalista constituye una amenaza mortal para el planeta en el que vivimos y para la existencia futura de la raza humana.

Objetivamente hablando, todas las condiciones existen para resolver cada uno de los problemas que enfrentamos. La humanidad tiene en sus manos todos los medios tecnológicos y científicos necesarios para erradicar la pobreza, la enfermedad, el desempleo, el hambre, la falta de vivienda y todos los demás males que causan sufrimientos, guerras y conflictos sin fin. Si esto no se hace, no es porque no se pueda hacer, sino porque nos hemos topado con las limitaciones de un sistema económico basado puramente en las ganancias, en el afán de lucro y las ansias de poder.

Debe entenderse milimétricamente que las necesidades de la humanidad no entran en los serios cálculos de los banqueros y de los capitalistas que gobiernan el planeta. Este es el planteamiento central, cuya respuesta determinará el futuro de toda forma de vida. La corporación inglesa Oxfam que aglutina una sátira de países imperialistas llama a un nuevo modelo económico para revertir la tendencia inexorable hacia la desigualdad. Pero lo que se necesita no es manipular el sistema sino su completo derrocamiento.

Esta ha sido la tarea histórica de la burguesía barrer todas las barreras que impedían el desarrollo de las fuerzas productivas bajo el feudalismo: los impuestos locales, las monedas y las barreras arancelarias, los interminables peajes que obstaculizaban el libre desarrollo del comercio, la estrechez parroquial y la idiotez de la vida rural. La gran conquista de la burguesía fue el establecimiento del mercado nacional y, sobre esa base, el estado nación en el sentido moderno de la palabra.

Pero el desarrollo de las fuerzas productivas bajo el capitalismo ha trascendido hace mucho tiempo los estrechos límites del mercado nacional, que ahora se ha transformado en una barrera para el desarrollo económico, tal como lo fueron los viejos particularismos locales del feudalismo en el pasado. El advenimiento de la globalización es simplemente una expresión del hecho de que el estado nación ha sobrevivido a su utilidad y se ha convertido en un obstáculo en el camino del progreso humano.

Las dos principales barreras para el desarrollo de la humanidad son: por un lado, la propiedad privada de los medios de producción y, por otro lado, ese remanente obsoleto de la barbarie, el estado nación. La tarea histórica del proletariado es derribar estas barreras al progreso de la civilización. La propiedad privada será reemplazada por un plan de producción democrático. Y el estado burgués será enviado a la hoguera de la historia como en efecto está transitando.

La revolución socialista barrerá todas las barreras impuestas por el capitalismo salvaje y liberará el vasto potencial para el desarrollo de las fuerzas productivas que unirá los recursos ilimitados de nuestro planeta de una manera planificada y armoniosa para satisfacer las necesidades de toda la humanidad, no la codicia de unos pocos parásitos súper ricos.

El materialismo histórico nos enseña que las condiciones determinan la conciencia. Los idealistas bajo el manto de las mezquindades siempre han presentado la conciencia como la fuerza motriz de todo progreso humano. Pero incluso el estudio más superficial de la historia muestra que la conciencia humana siempre tiende a retrasarse con respecto a los acontecimientos. Lejos de ser revolucionario, es innato y profundamente conservador.

A la mayoría de las personas no les gusta la idea de cambio y menos aún una agitación violenta que transforma las condiciones existentes. Tienden a aferrarse a las ideas familiares, las instituciones conocidas, la moral tradicional, la religión y los valores del orden social existente. Pero dialécticamente, las cosas cambian en su opuesto. Tarde o temprano, la conciencia se alineará con la realidad de una manera explosiva. Eso es precisamente lo que es una revolución y es lo que está ocurriendo ante las nefastas condiciones materiales que aúpa el capitalismo salvaje.

El enfoque idealista que se basa en la idea de que para cambiar a la sociedad, primero se necesita cambiar los puntos de vista de las personas, o incluso peor, que al cambiar el "discurso" se puede transformar la realidad. La verdad es que la ideología dominante en una sociedad de clases es la de la clase dominante. La ideología de las personas que llevan a cabo las revoluciones, las masas explotadas y oprimidas, está imbuida de todas las ideas y prejuicios reaccionarios impuestos por la clase dominante. Es en el curso de la lucha para transformar la sociedad que las personas (en grandes cantidades) se transforman y cambian (en gran medida) sus puntos de vista.

El marxismo explica que, en el análisis final, la clave de todo desarrollo social es el desarrollo de las fuerzas productivas. Mientras la sociedad avance, es decir, mientras sea capaz de desarrollar la industria, la agricultura, la ciencia y la tecnología, la gran mayoría de las personas lo ve viable. Bajo tales condiciones, los hombres y las mujeres generalmente no cuestionan la sociedad existente, su moralidad y leyes. Por el contrario, son vistos como algo natural e inevitable: tan natural e inevitable como el surgimiento y la puesta del sol.

Se necesitan grandes eventos para permitir a las masas deshacerse de la pesada carga de la tradición, el hábito y la rutina y adoptar nuevas ideas. Tal es la posición adoptada por la concepción materialista de la historia, expresada brillantemente por Marx en la célebre frase "el ser social determina la conciencia". Se necesitan grandes eventos para exponer la falta de solidez del viejo orden y convencer a las masas de la necesidad de su completo derrocamiento. Este proceso no es automático y lleva tiempo.

En el período pasado, parecía que la lucha de clases en Europa era cosa del pasado. Pero ahora todas las contradicciones acumuladas están saliendo a la superficie, preparando el camino para una explosión de la lucha de clases en todas partes. En todas partes, incluso en los Estados Unidos, se preparan eventos tormentosos. Los cambios agudos y repentinos están implícitos.

Estamos entrando en un período muy convulsivo. Habrá derrotas y retrocesos, pero en estas condiciones las masas aprenderán muy rápido. Por supuesto, todavía estamos en los comienzos de un proceso de radicalización. Pero es muy claro aquí que estamos presenciando el comienzo de un cambio de conciencia de las masas. Un número creciente de personas cuestiona el capitalismo. Están abiertos a las ideas del marxismo de una manera que no era el caso antes. En el próximo período, las ideas que se limitaron a pequeños grupos de revolucionarios serán seguidas con entusiasmo por millones.

La condición previa para alcanzar un mayor nivel de desarrollo humano es el fin de la anarquía generada por el capitalismo salvaje y el establecimiento de un plan de producción racional y democrática en el que los hombres y las mujeres puedan tomar sus vidas y destinos en sus propias manos.

"¡Esta es una utopía imposible!", Nos dicen los "realistas" autodenominados. Pero lo que es completamente irreal es imaginar que los problemas a los que se enfrenta la humanidad pueden resolverse sobre la base del sistema actual que ha llevado al mundo a una crisis sin precedentes galopante. Decir que la humanidad es incapaz de encontrar una mejor alternativa a las leyes de la jungla es una difamación monstruosa contra las mujeres y los hombres de nuestra agraciada Tierra.

Al aprovechar el potencial colosal de la ciencia y la tecnología, liberándolos de los abominables grilletes de la propiedad privada y la opresión omnipresente que no la vemos pera ahí está, será posible resolver todos los problemas que oprimen nuestro mundo y amenazan con la destrucción de toda forma de vida. La verdadera historia humana solo comenzará cuando hombres y mujeres hayan puesto fin a la esclavitud capitalista y hayan dado los primeros pasos hacia el reino de la libertad acompañado por una vida digna. Somos optimistas y sostenemos que hacia allá vamos. He allí el materialismo histórico.

En este proceso de alumbramiento que trae a la luz justamente el capitalismo salvaje encontramos escenarios como que millones de personas en los Estados Unidos están buscando una salida al estancamiento del sistema capitalista, en tal sentido arraigarnos en los sólidos cimientos de la teoría marxista nunca ha sido más importante. Hace diez años, pocos estadounidenses se consideraban socialistas, y aún menos eran abiertos sobre el particular. Pero la vida enseña y las condiciones determinan la conciencia. Una década de crisis, la campaña y la elección de Trump han llevado a millones de personas a buscar una salida al socialismo. El crecimiento vertiginoso de las ideas socialistas en el hemisferio latinoamericano es solo un ejemplo de los cambios dramáticos en la conciencia que se desarrollan a nuestro alrededor, en un proceso que aún está en pañales, y sin embargo, está en marcha.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1661 veces.



Alberto Vargas

Abogado y periodista, egresado de la UCV, con posgrado en Derecho Tributario y Derecho Penal. Profesor universitario en la cátedra de Derechos Humanos

 albertovargas30@hotmail.com

Visite el perfil de Alberto Vargas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: