2014 Desde Abajo y desde Adentro

La promesa donde la humanidad debe enrumbarse hacia un mundo nuevo donde reine la justicia, la libertad, la solidaridad, la felicidad, la calidad de vida, vivir viviendo…, no ha sido, no es y no será posible con el sistema capitalista, como muy bien lo dijo Carlos Marx “No se trata de interpretar de diversos modos el mundo, de lo que se trata es de transformarlo”. El compatriota Jesús Martínez en un prefacio venezolano del Manifiesto Comunista, escribe ¡Que lejos estaban Marx y Engels de imaginarse que habían develado el programa de la humanidad oprimida, el programa del pueblo, el programa de la clase obrera!, en esa misma línea de reflexión encontramos al pensador Británico Eric Hobsbbamw, citado por Domingo Alberto Rangel en su obra, Un Socialismo para el Siglo Veintiuno, lo cita textualmente “El Manifiesto tiene todavía mucho que decir al mundo en vísperas del siglo XXI”. Hacemos estas reflexiones ya que dentro del proceso revolucionario bolivariano y socialista, hay un intento de encubrir la lucha de clases, por el estado de bienestar, al que “todos somos beneficiarios” de las políticas sociales, posición ésta mantenida por el sector reformista del proceso, y como muy bien lo dijo Carlos Marx: “La historia de todas las sociedades que han existido hasta nuestros días, es la historia de las luchas de clases. Hombres libres y esclavos, patricios y plebeyos, señores y siervos, maestros y oficiales, en una palabra: opresores y oprimidos, se enfrentaron siempre, mantuvieron una lucha constante, veladas unas veces y otras franca y abierta; lucha que terminó siempre con la transformación revolucionaria de toda la sociedad o el hundimiento de las clases beligerantes”. Que no es más, que la apropiación de los medios de producción – Dominación, en una clase y la relación de –explotación en la producción, de la otra clase.

Ahora bien, lo que pretendemos es dilucidar el momento histórico en el que nos encontramos, los avances, las luchas dadas y por dar, pero también las contradicciones y desviaciones que se han dado, preguntas como ¿con qué herramienta política e ideológica contamos?, y como lo expresó Franz Lee “es el marxismo obsoleto, o demuestra lo vivo que sigue estando hoy por hoy y lo difícil que es mantener la negación dialéctica del capitalismo”.

Como podemos ver, la crisis mundial se profundiza y los competidores por la hegemonía mundial se desesperan cada vez más. El capitalismo e imperialismo muestran su verdadera realidad, su rostro fascista, en nuestro país lo vivimos en carne propia, con el golpe mediático en Abril del año 2002, recordemos el oprobioso presentador televisivo; “gracias Venevisión, gracias Televen, gracias Globovisión, gracias Radio Caracas, gracias medios de comunicación…, ahora tenemos nuevo presidente”…, luego con el golpe económico y petrolero de diciembre 2002 y enero 2003, y lo más reciente, luego del triunfo electoral del 14 de abril 2013, donde el fascismo con su golpe mediático demuestran que aún permanecen inmune por la defensa de sus intereses, la clase dominante explotadora, que no va dar descanso a su espíritu depredador, con sus instrumentos económicos para recuperar al país como un botín, para mantener sus privilegios y perpetuarlos, de ello debemos estar conscientes.

Actualmente en nuestro país se vive un proceso de profunda transformación política, económica, social, y cultural planteado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999), gracias al pensamiento y obra política de nuestro Comandante Eterno Hugo Rafael Chávez Frías, (Diciembre 1998 – Marzo 2013), allí comienza la valoración de la política como herramienta para las grandes transformaciones demandadas, pero queremos destacar lo relacionado a la democracia representativa a la que estábamos acostumbrados, ejercida cada cinco años a través de los procesos electorales, en el caso presidencial, donde la clase política dominante del momento decidía los destinos de nuestra patria, el país se lo repartían como un botín, doblegados a los intereses imperialistas y a espaldas del pueblo, vaya política saqueadora…, en contraposición a la democracia participativa, protagónica y corresponsable que como precepto contiene nuestra nueva constitución, pero lo más resaltante es la construcción colectiva e individual de ese derecho para la transformación y construcción de la nueva patria, a través de la gestión pública,a partir de allí se han generado una serie de organizaciones de base para asumir esos retos, comenzando por los Círculos Bolivarianos, estructura de base para promover la organización social y así accionar en conjunto con el estado soluciones demandadas por las comunidades, luego más tarde Mesas Técnicas de Energía y de Agua, organizaciones pioneras de carácter voluntario y democrático creadas para resolver necesidades en ambos servicios públicos vitales para la vida individual y comunitaria, Comités de Salud, organizaciones sociales de carácter comunitario que promueven el derecho y la apertura de espacios de participación al sistema de salud pública, iniciadas para el apoyo de la Misión Barrio Adentro en el año 2003, Comités de Tierras Urbanas, creados en el 2002, a través del decreto presidencial 1666, para abordar la regularización de la propiedad de tierra en los asentamientos urbanos, paralelamente en lo económico se fomentó y crearon las cooperativas, luego más tarde con base jurídica los Consejos Comunales, Bancos Comunales y en los últimos seis años, las Comunas en Construcción.

Queremos hacer este recuento, porque la derecha ha promovido, fomentado, y alimentado, que la verdadera participación se ha logrado es con la democracia representativa, con la descentralización hacia las gobernaciones y hacia los municipios, éstos últimos por estar más cerca del ciudadano, pero sabemos que en esa estructura aún pervive la clase dominante-económica, por contar con un estado burgués, al servicio del capitalismo, por lo que sabemos perfectamente que no ha sido, ni será, el espacio como estructura del cambio, ya que allí sólo se plantea es la descentralización administrativa y presupuestaria, como proyecto descentralizador neoliberal, pero es importante aclarar para aquellos compatriotas que se lo han creído y lo creen, inclusive sustentan con argumentos dicho planteamiento, haciéndole un favor a la clase dominante.

Pero también es importante reconocer los avances del proceso revolucionario (1998 – 2004) en las reivindicaciones sociales e inclusión de nuestro pueblo, con la implementación de las diferentes misiones; en especial las dirigidas a los sectores de educación, salud, alimentación, deporte y recreación, pero gracias a la preclaridad política de nuestro comandante al entender que “…con un estado capitalista a pesar de contar con cuantiosos recursos económicos, nunca podría saldar la deuda histórica acumulada, ya que el capitalismo no permitiría suprimir la pobreza y la desigualdad”…, así lo manifestó nuestro presidente Hugo Rafael Chávez Frías, en el Foro Social Mundial, El Sur, Norte de Nuestros Pueblos, el 30 de Enero de 2005, en Porto Alegre, Brasil.

Nuestro presidente insistió“…en que, a pesar de que los movimientos antiimperialistas habían despertado nuevamente en el Norte, el Sur tenía mayor conciencia y fuerza revolucionarias, ya que éste había soportado durante siglos los atropellos de los imperios del Norte. Agregó que no había asistido al Foro Social Mundial como jefe de Estado sino como un hombre comprometido con un proyecto para construir un mundo mejor, como un militante de la causa revolucionaria. Manifestó su certeza de que sólo era posible trascender el capitalismo por la vía del socialismo, la igualdad, la justicia y la democracia, pero no la democracia que desde Washington se quería imponer al resto del mundo”.

Luego ese mismo año el 25 febrero de 2005, en la ciudad de Caracas, asiste a la IV Cumbre de la Deuda Social, allí“reconoció con satisfacción que la Cumbre de la Deuda Social se había convertido en un espacio para el debate, la reflexión y la batalla ideológica. Aseveró que el debate era parte esencial de la batalla por construir un mundo mejor y que esa meta era necesaria e imprescindible para la vida y el futuro”.

Además manifestó “su desconfianza en conceptos como la Tercera Vía o capitalismo con rostro humano, ya que, a su entender aunque el capitalismo usara una máscara muy amable, esta caería destrozada por la realidad. Afirmó que tampoco le daba crédito a un concepto como el desarrollo sustentable, porque el modelo de desarrollo capitalista no era sustentable: el recalentamiento global y la desaparición de la capa de ozono eran evidencias de que el capitalismo también amenazaba la vida del planeta”.

A partir de esos dos momentos se da un giro de 180 grados, sobre los nuevos encauces políticos, ideológicos y filosóficos del proceso revolucionario, aportando un contenido programático a desarrollar a través del Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2007 – 2013, conocido como el 1er Plan Socialista de la Nación, Simón Bolívar, para el periodo presidencial 2007 - 2012 y el presentado como propuesta del candidato de la patria el 11 de Junio de 2012, para la Gestión Bolivariana Socialista 2013 – 2019.

Con la perdida física de nuestro hermano presidente (05 de Marzo, 2013), nos queda un legado, un compromiso, una batalla, una lucha y una victoria popular a construir colectivamente, la Patria Socialista, la creación de un nuevo estado y una nueva sociedad para la nueva República, la formación de un nuevo ciudadano que construya las bases del nuevo estado y la nueva sociedad. Para ello, el pueblo organizado como el nuevo sujeto revolucionario la Comuna, debe generar políticas y acciones para desmontar el poder constituido al servicio de la burguesía y el imperialismo, refundar un poder radicalmente distinto, al servicio del pueblo venezolano, latinoamericano y demás pueblos del mundo, destinados a la creación y fortalecimiento del nuevo estado comunal socialista, que profundice el paso de una democracia política y representativa a una democracia social –directa – real - participativa y protagónica, de un estado de derecho a un estado de justicia, todo esto concatenado con la revolución económica-productiva que permita transformar un país rentista a un país productivo y soberano., donde se establezca un modelo productivo comunal socialista, con formas de generación y apropiación de los medios de producción y una distribución económica creada por el pueblo y al servicio del pueblo, ello demanda cambios transcendentales que ameritan esfuerzos sistemáticos tanto de orden teórico, como operativo y normativo, para lograrlo, la transformación de un proceso político, social, dinámico, integral y descentralizado comunalmente, que permita planificar, ejecutar, controlar y evaluar el quehacer político, socio-económico, para agilizar la toma de decisiones, la comunicación efectiva, el uso eficiente de los recursos. En consecuencia, lograr los fines políticos, económicos, sociales y culturales planteados, se requiere además la construcción de una conciencia revolucionaria, la refundación ética de la política para forjar una nueva cultura política sustentada en nuevas prácticas sociales basadas en valores revolucionarios, ésta es nuestra gran tarea como militantes de la revolución, trabajemos permanentemente, es una demanda histórica y un compromiso revolucionario por la vida.

 

 

Viviremos y Venceremos…

Ahora más que nunca con CHAVEZ POR SIEMPRE…

 

nestorhred@gmail.com

COMUNA F-27 LOS CUROS

 

Tomado de: COMUNA, construcción del socialismo desde abajo y desde adentro.

En proceso de edición, coautoría: Néstor Hugo Angulo & Yonny Carrero.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1673 veces.



Néstor Hugo Angulo


Visite el perfil de Néstor Hugo Angulo Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: