El convenio gasífero con Trinidad. El contexto internacional

Un elemento a considerar y que debe reflejarse en los convenios que firme Venezuela, es que más tarde o más temprano el imperialismo lleva a todos esos países a crisis impredecibles motivadas a cambios radicales derechistas en la gestión de gobierno y precipitadas en el momento más conveniente para los Estados Unidos generando resultados totalmente inesperados, que harán inútiles cualquier convenio que se firme, por lo que los convenios deben considerar esa posibilidad y proteger los bienes y riqueza que Venezuela entrega con tanto desprendimiento.

Creo que esas son circunstancias de fuerza mayor en el contexto político de los convenios y que deben considerarse para proteger los intereses venezolanos, porque más allá de las declaraciones de hermandad, nosotros también tenemos intereses nacionales y revolucionarios claro pero al final intereses, debiendo estas situaciones de cambio en el contexto, a la suspensión inmediata del convenio o por lo menos a su revisión. En el caso del convenio con Trinidad este contexto político no se tomó en cuenta.

Venezuela y su proceso bolivariano, ha adquirido experiencia en este aspecto por las malas, cuando en convenios que se firmaron con las mejores intenciones de solidaridad e integracionismo, la otra parte se ha negado y se niegan a pagar la deuda correspondiente la cual asciende siempre a varios cientos de millones de dólares, como en el caso de Uruguay donde se hicieron grandes descuentos y con Paraguay que se niega a pagar. ¿No deben tomarse en cuenta y reflejarse estas situaciones y experiencias en la firma de los nuevos convenios?

El aspecto central en esta cuestión del convenio con Trinidad y Tobago es que el presidente Trump, previsto como inevitable ganador de las próximas elecciones de Estados Unidos, prohibió a cualquier individuo o corporación en los Estados Unidos o sujeta a la jurisdicción de EE.UU. establecer relaciones financieras con nuestro país quedando a discreción de ese país cuando y como podrán restablecerse estas relaciones, como ha sido en caso del convenio comentado el cual se pudo firmar por una exención de los Estados Unidos a sus prohibiciones imperialistas, el cual en el momento en que le parezca podrá restablecerlas. ¿Este aspecto se tomó en cuenta? ¿Cómo se protegió al país de casos como este? ¿Estamos indefensos? Dios nos proteja ¡¡¡¡.

Al declararnos como un país que transita hacia el socialismo debe reflejarse en nuestro accionar que nos diferenciamos de los escenarios neoliberales o capitalistas puros, pues en el caso del convenio con Trinidad lo establecimos en los términos tradicionales sin tomar en cuenta condiciones nacionales que en un nuevo modelo socialista son inherentes como son la planificación, el desarrollo de nuestro mercado interno como proveedor, impulso tecnológico, etc... Es tan hegemónico el contexto imperialista del convenio que este se establece POR 30 AÑOS, tiempo en el cual ya el yacimiento debe estar agotado o a punto de hacerlo. Creo que no hemos aprendido nada.

Negociar en términos imperialistas significa que se pierde prácticamente la propiedad de tus bienes. Ya no puede ejercer plenamente el derecho de propiedad, como pienso que pasa en este caso del convenio con Trinidad y Tobago.

Estamos viviendo en un mundo de competencia, no en un mundo de hermandad, y se nos trata con las leyes de la competencia, Trinidad incluida por lo que debemos maximizar, si era tan necesario establecer ese convenio, todas las medidas de protección las lógicas y tradicionales y las excepcionales que nos impone el imperialismo con su agresión permanente. Esto no se consideró y creo que no se va a considerar para replantear el convenio.

El gobierno venezolano ha firmado varios acuerdos con países aliados en la región y más allá, con la intención de fortalecer lazos diplomáticos y solidaridad entre las naciones aunque, muchos de estos convenios han resultado en desventajas para Venezuela, con condiciones desfavorables que han llevado a pérdidas económicas profundas.

Para salir adelante en su camino hacia la prosperidad y el socialismo propio, Venezuela debe revisar su participación en sus convenios y asegurarse de que sean justos y beneficiosos para el país en los términos que consideremos que son tales. Por 100 millones de dólares anuales creo que estamos dando demasiado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 695 veces.



Oscar Rodríguez E


Visite el perfil de Oscar Rodríguez E para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: