Por una nueva OPEP

La organización de países exportadores de petróleo, OPEP está próxima a cumplir 55 años de existencia y es un momento propicio para replantear no solo la funcionabilidad sino su estructura para adecuarla a los nuevos tiempos y las nuevas realidades. Durante todo este tiempo la OPEP se encargó e influyo en la fijación de los precios de crudo. En el mundo actual ya no es el único actor, también se encuentran los EEUU y Rusia cuyo papel ha sido determinante en la geopolítica petrolera mundial. Es indispensable que la OPEP se “reinvente” y que nuevamente vuelva a asumir su  rol protagónico para que con nuevos lineamientos de sus miembros contribuya a estabilizar los precios del crudo. El actual esquema de precios a afectados sensiblemente a sus miembros. De allí que exista una desconfianza generalizada en la actuación de la organización en esta crisis. Muchos se preguntan si la OPEP no fue partícipe de ella por inoperancia o complicidad para la búsqueda de una reducción de las cuotas de producción. Pero lo real es, que de llegar a un colapso total del precio del petróleo también arrastraría a la OPEP. Tal vez la OPEP no ofrezca la confianza necesaria y habría que buscar otros mecanismos. O tal vez como lo dio el Presidente Maduro, la OPEP tiene que asumir su papel de nuevo motor capaz de dinamizar la conformación de una alianza energética con los países que no pertenecen a la organización. Para ello la política petrolera de la Revolución Bolivariana en primer término se ha propuesto que se realice una reunión extraordinaria donde asistan los jefes de estado para tomar decisiones trascendentales. Esta propuesta es bien vista por el ministro de petróleo iraquí Bijan Zanganeh, país que esta desacuerdo con una reducción de la producción para estabilizar los precios.

Para los iraníes cuya producción para el primer trimestre de 2015 se ubica en 3.017.000 barriles diarios, es vital que el precio del barril de crudo se ubique entre los 70 y 80 dólares. Venezuela por su parte arrojo una producción de 2.729.000 barriles diarios durante el lapso mencionado. El país ocupa el sexto lugar en producción de los 12 países miembros de la OPEP y representa el 8,86% de una producción conjunta de 30.800.000 barriles diarios de petróleo. Venezuela también comparte la propuesta de un barril de petróleo en 80 dólares como base y además que este se adapte en función del área geográfica de la que forme parte el país integrante del cartel.  Es un inicio para replantear el papel mundial de la OPEP en el siglo XXI teniendo en cuenta la nueva geopolítica mundial y las regiones donde se desenvuelve. Con una demanda mundial de petróleo en 2015 es de 95.500.000 barriles diarios, es decir, 1.200.000 barriles más que el monto del año pasado, por otro lado se estima una producción que promediará 29,21 millones de barriles por día en el 2015, es decir 430.000 barriles diarios más que su cifra previa, por lo que se hace necesario que se analice y se le dé un real valor al barril de petróleo.

Pero existen numerosos obstáculos que sortear para lograr una reducción de la producción que impacte positivamente en los precios. En primer lugar esta Arabia Saudita, el miembro más poderoso de la OPEP basa su estrategia en mantener los precios bajos para impulsar la desaceleración de la extracción de petróleo de esquisto (fracking)  en EEUU. Con respecto a este método la tecnología ha reducido los días para perforar un pozo de 22 a 9, con lo que se ha mejorado también la productividad de los pozos hasta en un 50% con lo que ha demostrado mayor fortaleza de la esperada y se requiere entonces un cambio de estrategia por parte de los saudíes. Sin embargo la situación de la producción en los EEUU para 2015 será de 170.000 bpd, después de haber recortado en 100.000 bpd a principios de año, por ello muchos hablan de un retroceso en esta técnica depredadora del medioambiente. La desaceleración de la economía china también es un factor que afecta la estabilidad de los precios del petróleo. China ha pasado de un crecimiento sostenido del 10% a 7% anual. Teniendo en cuenta que es el segundo consumidor mundial de petróleo con un promedio de 11 millones de barriles diarios.

Como podemos ver hoy más que nunca  la necesidad de una nueva OPEP es un requisito indispensable en una nueva y cambiante geopolítica del petróleo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1342 veces.



Hugbel Roa

Ministro para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología

 @hugbelpsuv

Visite el perfil de Hugbel Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugbel Roa

Hugbel Roa

Más artículos de este autor