El llamado debería de ser, llamar a los docentes a preparar la huelga nacional

Nuevamente se difunde el llamado a paro nacional del magisterio, nos parece que los más correcto es, persuadir a los profesores primeramente a organizarse , a unificar sus fuerzas y debatir en las bases una convención colectiva justa para luego poder convocar  la huelga general. Y no por oportunismos de las cúpulas sindicaleras estar llamando a los docentes a paros que no ha sido preparado, cuando lo más seguro es que resulte en que el gobierno vuelva a derrotar al movimiento. Ciertamente, el gobierno neoliberal de maduro no está dejando a los trabajadores de la educación y a las clases trabajadoras venezolana en general otra opción que la de recurrir a una huelga nacional de todo el pueblo para desalojarlo del poder, porque éste ha abandonado todas sus obligaciones con la educación y con el bienestar del pueblo, cerrado, además, todos los mecanismos democráticos hundiendo al pueblo en la pobreza, y todo por obedecer las ordenes e intereses de los más ricos.  Pero no menos cierto, es que  llamar a un paro o a una huelga nacional sin que haya habido una intensa preparación, una organización detallada, sin antes haber conseguido unificar toda la fuerza del magisterio y definir una dirección responsable con una ética incuestionable, sería una gran irresponsabilidad. 

Pero, al parecer hay sectores demagógicos, también los hay de buenas intenciones pero anárquicos, dentro del mundo sindical, que dejaron hace tiempo de tener conexión con la vida cotidiana de los trabajadores de la educación, y desde sus cómodas y descuidadas posiciones hacen llamados a los maestros a un paro nacional. Y el resultado de esas voces fantasmales, de convocatorias irresponsables, no cabe ninguna duda que acabarían en otra derrota que conducirá a mayores niveles de frustración y desmovilización, y el gobierno se volvería a salir con la suya.

El gobierno sabe perfectamente que en el gremio docente no existe hoy ninguna organización sindical que lo pueda retar. Conoce la debilidad política del gremio. Tiene medido el desanimo y la desmoralización del cuerpo docente producto del abandono de sus líderes. El mismo gobierno montó un parapeto de mercenarios que se llama Sinafum que le ha servido para sustituir al resto de las demás federaciones acostumbradas a que los gobiernos les mojaran la mano, que se daban vida con las cotas sindicales, es decir con el salario de los maestros, gozaban un puyero que el gobierno los comprara con dadivas, whisky y la respectiva foto.

Por supuesto que estamos de acuerdo con llamar a una huelga nacional pero bien organizada y pensada colectivamente y no la necesidad politiquera de unos oportunistas. Esta acción debe ser la decisión de las bases del magisterio, esta debe ser el resultado de la incorporación de las madres, padres y representantes en coordinación con el movimiento obrero nacional, todo el pueblo debe conocer que se está demandando con una huelga de los educadores ya que no es solamente un problema de conquistar la indexación salarial de los educadores, porque lo que está esencialmente en juego es la existencia del sistema público de educación que de hecho viene siendo sustituido por la educación privada, es decir, en pocos años de seguir maduro en el poder, lo que habrá son empresas de educación regidas por las lógicas del mercado. 

En resumen, hay que empezar a preparar y organizar la huelga general con todo el pueblo venezolano como protagonista, con una sola consigna: “Indexación salarial y por la defensa del sistema público de educación”. Si el cuerpo docente nacionalmente se unifica y coordina todas sus acciones y demandas con el pueblo trabajador, tengamos la plena seguridad que la huelga nacional derrotaría al gobierno en 72 horas. 

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2624 veces.



Arnaldo Aguilar Dorta


Visite el perfil de Arnaldo Aguilar Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación