Honor y Gloria a 1118 docentes venezolanos

Víctimas de la ambiguedad de la universidad del magisterio

"Así de grandes son las ideas"

René, calle trece

Cuando se constata eventos extremos, como el hecho de que nos encontremos dentro de la sexta extinción en masa a consecuencias de las lógicas depredadoras del capitaloceno, entonces es como si un mismo hilo mezclara haciendo más dramática, narraciones obstinadas e infatigables como esta, que refiere a ese ya largo y complejo proceso de acumulación de pruebas y argumentos a favor de la defensa del cómo una miríada de trabajador@s de la educación en Venezuela no se desorientaron en su afán por lograr darle vida a una epistemología parda de la educación, a pesar de las limitaciones y presiones que significó el haber labrado tamaña hazaña pedagógica en los mismos predios del bosque sagrado del eurocentrismo con su tara colonial, lo cual le otorga más valor histórico en los registros historiográficos de la educación en Venezuela y latinoaméricana.

Es decir, el relato deja al descubierto, como el mainstream academicista, lleno de desprecio, más que de la poco practicada y manoseada pedagogía del amor, por no poder invisibilizar el acierto de una obra que tiende al infinito hecha por el proletariado docente, ahora pretende llevar a cabo "un crimen perfecto" instrumentando y oponiéndole toda suerte de obstáculos administrativos, tecnicistas, ontologicos, axiologicos y no se sabe cuántas otras cosas raras sin mencionar las inexactitudes y extrañas cuentas "disque" dan parte de nuestras actividades pedagógicas.

Aquí lo que queda en evidencia es la dificultad que implica entender y explicar que este afortunado resultado, conseguido por los trabajadores de la educación, sea imposible reducirse a una simple ocurrencia llevada a cabo por unos docentes. De no partirse en el análisis por comprender las circunstancias históricas que prevalecían en el 2013 en Venezuela en su sistema educativo por supuesto que nada podrá entenderse y nada se lograría explicar haciendo alarde con tal mezcla de soberbia, ceguera e ignorancia.

La educación en Venezuela era un terreno minado de ausencias en la época a la cual nos estamos refiriendo y cuando decidimos enfrentar la guerra epistémica (abril 2013) lo hicimos para remediar esas carencias pero pensando en hacerlo de otra manera y rompiendo con las armas melladas de la educación eucéntrica. Y al llamado que hiciera el movimiento pedagógico Frente de Trabajadores de la Enseñanza Samuel Robinson (FTESR) acudieron, para aquel entonces, más de 3200 docentes de los estados Carabobo, Cojedes y Aragua, aunque el último parte de guerra nos revela que de esa cantidad han sobrevivido 1118. Sin lugar a dudas, el costo que el movimiento pedagógico Frente de Trabajadores de la Enseñanza Samuel Robinson ha tenido que pagar en la guerra contra el eurocentrismo propietario de la academia fue altísimo. Sin embargo, tantas fueron las lecciones aprendidas, que hoy basándonos en las potentes luces de esta experiencia podemos entender con total claridad, cómo es que funcionan los mecanismos contrarrevolucionarios que van asesinando desde adentro a la Revolución Bolivariana y su educación emancipadora (veáse el avance de la contrarrevolución en Barinas, Cojedes, Zulia y Nueva Esparta, además del centenar de alcaldías).

Logramos descifrar que el régimen capitalista subdesarrollado y dependiente es una lógica que donde detecta confusión, debilidad e inconsecuencia en las prácticas transformadoras y en la ética, aprovecha esas grietas para meterse y desatar toda su anárquica furia para imponer su reproducción ampliada. De tal manera, que estas indefiniciones, falta de empuje y energía moral e impertinencias son las que en la actualidad le está permitiendo al "capital de bodegón" imponerse con todas sus fuerzas y se le impone al pueblo venezolano generando dramáticos niveles de pobreza y desigualdad, trayendo, también consigo, la reivindicación de un modelo educacionista -que se suponía debía ser superado con la revolución bolivariana- que mira al pueblo y sus poderes creadores como un terreno yermo.

Tal "racismo de la inteligencia" o blanquitud, se ha mantenido agazapado en la estructuras del estado venezolano y en la actual coyuntura recobra fuerza camuflado en las instituciones educativas bajo el discurso de la nueva escuela. Por tanto, es lógico que esto esté sucediendo así, ya que la nueva ofensiva del capital que busca someter a Venezuela, y ha logrado detener, momentáneamente, el desarrollo histórico de la tan necesaria transición hacia la construcción de una sociedad de bienestar común, por consiguiente, obviamente requiere mantener un modelo conservador de educación para que reproduzca los valores del individualismo, afiance la mercantilización y la alienación que al fin y al cabo son los que le dan sentido a las clases capitalistas rentistas y explotadoras y justifican ideológicamente el orden social a través de la escuela, inculcando las coordenadas que corresponden a sus relaciones de dominación.

Por eso el espíritu que recorre todo este trabajo, se centra en dejar constancia pública, una vez más, de cómo el pueblo pardo ha forjado su propia filosofía radical de hacer educación con las luces prendidas, fundamentando la organización de una " nueva región media cognitiva" que despliega una racionalidad insurgente que avanza dándole sentido decolonial a la transformación y emancipación social en conexión real con los problemas locales y nacionales. Que esta creación popular tiene un carácter inconcluso, que adolece de un montón de defectos y errores, es bien sabido, y también es inocultable que este fenómeno emergente, con todos sus defectos, no puede ser comprendido haciendo uso de visiones ambiguas y con enfoques reduccionistas-analíticos ¿hasta cuando se lo vamos a decir?.

Ciertamente, al llevar a cabo nuestro propio "Paso de los Andes Pedagógico" brotamos desafiando los límites impuestos, más fortalecidos y dignos y nos sentimos moral y concientemente obligados a cuestionar sin darle tregua a la ideología colonizadora eurocéntrica, la misma que se le inoculó al sistema educativo venezolano para socavar las posibilidades de construir un estilo cognitivo nacional de producción de ciencia, tecnología y arte independiente y soberano y, por consiguiente, destruir el desarrollo de un cerebro social con pensamiento propio y emancipador.

No obstante estos planes de dominación, la historia es terca y los pueblos construyen sus propios instrumentos de liberación y no aceptan que ninguna autoridad cognitiva asimétrica y discriminatoria, les arrebate su soberano derecho a existir, porque la esencia de la historia del Frente de Trabajadores de la Enseñanza Samuel Robinson (FTESR) y su Programa Robinsoniano de Estudios Libres, Abiertos y Avanzados (PRELAA), no es una teoría mediatizada que se incline ante los dioses eurocéntricos, ni una entelequia especulativa, más bien es una filosofía de educación popular de su tiempo, una manifestación y continuidad de la batalla política por la emancipación por otros medios, o sea, un pensamiento pedagógico transformador -y lo volvemos a recalcal, con un millón de defectos pero son nuestros defectos- que fue llevado a la superficie de la sociedad venezolana la cual también se ve afectada por la contradicción moderna centro/periferia consecuencia de la ley de la acumulación a escala mundial hoy rumbo a expandise a otros planetas. En este sentido, la epistemología parda de la educación se adecúa a nuestras realidades sociales y nacionales, Lo decimos sin vacilar y además queriendo ser puntillosos: "este es uno de los modelos pedagógicos de carácter popular nacional con mirada, estética y cultura propia y se adecúa en función de alcanzar el objetivo histórico de edificar una sociedad venezolana con mayor igualdad y libertad".

Por regla general se sabe, que en política - la educación es un problema político-hay dos maneras de decir las cosas, una es, la usada por los oportunistas y camaleones, que hablan acariciándole los oídos al gobernante para luego sacarle algún rédito y provechos individuales, la otra forma, es decir las cosas con verdad y gallardía a sabiendas de provocar molestia y perturbar el confort y tranquilidad del poder, y se corra el riesgo, por ello, de pagar un alto precio, no obstante, en el Frente de Trabajadores de la Enseñanza Samuel Robinson aprendimos a asumir la soledad con dignidad, escogemos esta última para decir, que en la Venezuela actual, educación, es una palabra que se percibe cansada, o, para decirlo con Julio Cortázar, es una de esas palabras violadas, como resultado de prácticas eurocéntricas que dominan en la rectoría del sistema educativo obstaculizando la libre creación y el libre desarrollo de la personalidad del colectivo nacional. Entonces es una tarea impostergable, si de verdad estamos convencidos en lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y en el Plan de la Patria, en lo referente a la educación, empezar por descolonizar el cerebro de quienes tienen la responsabilidad de administrar la institución educativa para poder construir un sistema emancipado de enseñanza aprendizaje.

Asímísmo, el Estado venezolano está obligado por la Constitución a tomar la decisión de invertir más y todo lo que se pueda y en este sentido siempre avanzar más allá por mejorar integralmente las condiciones de trabajo del docente y el proceso de aprendizaje de los estudiantes. Y aquí proponemos tres, aunque no las únicas, son las vías administrativas para conseguir esos recursos, son eliminando los groseros privilegios a la clase política y al capital y recuperando lo robado a los bienes públicos por parte de un grupo de pseudodirigentes tanto del gobierno como de la oposición (revísese lo ocurrido con ex alcaldes de las principales ciudades infiltrados en el proceso revolucionario al igual que Julio Borges, Leopoldo López, Juan Guaidó con las Empresas Monómeros y Citgo por sólo mencionar casos recientes y de manejo público). Es decir, la humanidad pensante venezolana, no puede seguir aceptando que mientras millones de personas hacen diariamente valiosos esfuerzos por mantener la existencia y el bienestar de la República, otros, un puñado de delincuentes, todos los días la destruyen en provecho personal.

Y con la misma onda de destrucción ocurrió, que a falta de una interpretación racional y de no tener la atención puesta en donde debían tenerla los burócratas positivistas del sistema educativo pero también presas de misoneísmo, fue que el movimiento de la educación popular en estudios avanzados, les pasó frente a sus narices, como lo hizo Cristo frente a las de Pilatos, y no tuvieron la sensibilidad de captar la silueta, de observar ni interpretar lo que estaba pasando ni siquiera olfatearon, lo que es su mayor habilidad. Pero, la única reacción de la que fueron capaces, en vez de enmendar la plana, lo que hizo fue empeorar agrandando la embarrada. Los agentes del eurocentrismo instalados en el aparato burocrático del sistema educativo del estado burgués, tal cual lo definió Chávez en el Plan de la Patria 2013 - 2019, tan sólo les quedó, fue articular con descargas de epítetos inútiles o grotescos cierres de escuelas al igual que otros disparates para intentar destruir una inédita experiencia de educación popular avanzada construida por el pobretariado docente y que ahora un grupúsculo pretente validar a partir de pararametros eurocéntricos.

Estos actores, jamás han podido entender nada con respecto a que los educadores y las educadoras, al producir conceptos, y no leyes, como artefactos subjetivos para describir la realidad que abordan, están descubriendo que existe un mundo de probabilidades en sus generalizaciones y la epistemología parda que dieron a luz miles de docentes pertenecientes al PRELAA administrado por el FTESR, es una de esas muchas praxis educativas que el pobretariado docente pudiere crear siempre soportándolo en un único fundamento filosófico; buscarle sentido a su proyecto popular nacional de vida.

Por tanto, resultado de la ceguera que les producía las matrices y patrones legitimadores de su ideología eurocéntrica, nunca se percataron del alumbramiento del Programa Robinsoniano de Estudios Libres, Abiertos y Avanzados (PRELAA). Este experimento no está bajo la sombra de un relato oficial, es más bien un fenómeno emergente en circunstancias que permitieron pensar las cosas de otra manera, que logró ampliar su comprensión del mundo más allá de los bordes y la oscuridad que ha dejado tras de sí el "oxidentalismo", y que ahora se encuentra atravesando la fase más crítica de cualquier organismo que emerge en un medio tan hostil y ácido como el positivista, y de sobra sabe, que tendrá que darle la batalla a los eurocéntricos en el campo de las ideas para luego transformarla en una victoria política, porque nos demos o no cuenta, aquí lo que está en juego son dos modelos de sociedad, ya que no puede existir educación sin sociedad y esta última sin que no esté atravesada por la actividad política, por eso son concretamente dos modelos en pugna: de cómo aprender a conocer, cómo aprender a hacer, cómo aprender a vivir juntos y cómo aprender a ser. Y para la epistemología parda es vital construir una correlación de fuerzas favorable, para poder liberarse de esas viejas ergástulas epistemológicas con las cuales las clases dominantes encarcelan espiritualmente al conjunto de los conocimientos y saberes populares y que tanto daño le están produciendo al mundo y a la educación nacional. En este sentido, el PRELAA al ser una estrategia pedagógica comprometida con la realidad para transformarla, hace hincapié en el trazado de su propio mapa para contar su propia historia que contiene un universo específico de significados culturales y apunta a la edificación de un modo nuevo de producción de conocimiento.

Pero a pesar de todo esto, hemos tenido también muchos momentos de agrado y satisfacción en el proceso de formación de nuestra línea de pensamiento, por ejemplo, el placer de encontrarnos entre el universo de libros consultados, con uno que pareciera estar relatando nuestros orígenes, hablamos concretamente del primer párrafo del excelente libro de Carl Sagan: Un Punto azul pálido. Les invitamos a darse un gustazo con esta hermosura que dice:

"FUIMOS NÓMADAS DESDE LOS COMIENZOS. Conocíamos la posición de cada árbol en cien millas a la redonda. Cuando sus frutos o nueces habían madurado, estábamos allí. Seguíamos a los rebaños en sus migraciones anuales. Disfrutábamos con la carne fresca, con sigilo, haciendo amagos, organizando emboscadas y asaltos a fuerza viva, cooperando unos cuantos conseguíamos lo que muchos de nosotros, cazando por separado, nunca habríamos logrado. Dependíamos los unos de los otros. Actuar de forma individual resultaba tan grotesco de imaginar como establecernos en lugar fijo. Trabajando juntos protegíamos a nuestros hijos de los leones y las hienas".

Tomando en cuenta todo lo antes dicho, es que le reiteramos el llamado a los amigos de la universidad del magisterio, por favor, no sigan inventando más requisitos y construyendo más obstáculos administrativos para impedir nuestro propio y merecido acto de graduación porque 1) cada vez que ustedes nos han exigido evidencias se las hemos presentado, 2) cada vez que nos han puesto un reto como fue la realización de los seminarios el 14 de agosto, se lo hemos llevado a cabo y con éxito, como fue el Encuentro Para Tejer y Cantar por una Educación Nueva y un Mundo Mejor, por cierto, evento al cual ustedes no asistieron y que tres meses después propusieron evaluar pero pretendiendo decir con cifras inexactas que fue un evento chucuto, 3) cada vez que nos han pedido que mostremos a los participantes les hemos llenado el ministerio, cada vez que nos pidieron documentación les hemos llenado control de estudio con sacofolios diseñados elegantemente como saben hacerlo los docentes, 4) cada vez que nos han pedido la socialización de los trabajos de grado les hemos explicado una y otra vez que la defensa de nuestros trabajos de investigación tuvo un alto grado de exigencia ya que fueron expuestos al escrutinio público en la Feria Robinsoniana del Conocimiento, donde asistieron más de 15 mil personas de las comunidades y sectores laborales, académicos, universitarios y creadores populares, preguntando, cuestionando y valorando nuestros trabajos de grado, 5) cada vez que nos preguntaron que cómo fueron nuestras actividades pedagógicas les hemos igualmente explicado orgullosos que eso lo hicimos a través de Comunidades de Aprendizaje e Investigación, que fueron nuestros Pesebres donde nos alimentamos del cultivo de la cooperación y la solidaridad en la construcción del conocimiento, en donde a nadie se le irrespetó por su color político o formas de pensar, al contrario, nuestro programa a pesar de los disgustos, diferencias, desencuentros y arrecheritas, siempre predominó como un espacio de alegría, respeto y placer, de ternura y cuidado, de encuentro con las comunidades pero sobre todo nuestro programa demostró y lo continúa haciendo que fue y sigue siendo un proyecto, aunque defectuoso como los primeros pasos que dan un niño o niña cuando empiezan a caminar, es verdad, que en sus genes yace la intención de construir una nueva sociedad y 6) si van a hablar de comunalización y lugarización de la educación sean entonces coherentes y no pretendan evaluar una experiencia extraordinaria de educación popular con los mismos esquemas mellados y rígidos de la academia fundada hace siglos por el capitalismo para formar mano de obra asalaria." A otro perro con ese hueso".

. Por eso, le pedimos, o más dignamente, le exigimos, porque también esa universidad es nuestra, ya no sigan colocándonos más trabas, no le echen más leña al fuego porque la masa no esta pa´ bollos.

https://www.bing.com/videos/search?q=Calle+13+Canciones&&view=detail&mid=4FA8AB210932EA309F194FA8AB210932EA309F19&&FORM=VRDGAR&ru=%2Fvideos%2Fsearch%3Fq%3DCalle%2B13%2BCanciones%26FORM%3DVDMHRS


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1003 veces.



Arnaldo Aguilar / Victoria Echeverría


Visite el perfil de Arnaldo Aguilar Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: