Diagnóstico de los sistemas educativos de Venezuela

"La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos". C. S. Lewis

"La educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo". Mandela

Este artículo no pretende ser una exhaustiva disertación sobre los sistemas educativos en Venezuela. Nuestra intención es presentar algunas ideas sobre las condiciones necesarias, posibles éxitos, así como las fallas y carencias de los sistemas educativos primario, secundario, público y privado, responsables de la formación básica de los aspirantes a ingresar al sistema universitario. A lo largo de esta somera crítica, confiamos dejar establecido las carencias de los sistemas educativos vigentes y algunos de los cambios indispensables de los mismos.

Observarán que no incluyo en mi análisis el nivel universitario público y privado. Todos conocemos la extensa politización de las universidades públicas y su actual marcado deterioro. La denominada autonomía universitaria ha permitido a sus autoridades manejarlas a su antojo. Hoy en día, con muy pocos recursos presupuestarios, la crisis es notoria. Las universidades privadas son un mundo aparte, solo pueden estudiar en ellas los hijos de familias pudientes.

¿Cómo influye la educación en el desarrollo de un país?

La educación es necesaria en todos los sentidos. Toda nación necesita y debe apostar por la educación, es un plan a largo plazo pero será 100% efectivo, ya que la educación es la única herramienta capaz de lograr sociedades más éticas, justas, productivas y equitativas. Es un bien social que hace más libres a los seres humanos. Con un sistema educativo anacrónico, deficiente o simplemente desfasado, un país no tiene posibilidades de progresar hacia un desarrollo diversificado, innovador y culturalmente equilibrado.

La educación contribuye al crecimiento económico de diferentes maneras: favoreciendo la productividad laboral al generar capital humano preparado, aumentando la innovación mediante la creación de nuevos conocimientos sobre nuevas tecnologías, procesos y productos.

Para ello, un sistema educativo bien estructurado, requiere de varias condiciones, entre ellas, infraestructuras idóneas, amplias y ventiladas, seguras, recursos educativos actualizados y completos, sistemas auxiliares de apoyo a la salud y alimentación de los estudiantes (en particular primaria y secundaria), cuerpo docente bien remunerado, preparado y actualizado, consciente de su role de formadores de ciudadanos responsables, libres, educados, productivos para su familia y la nación.

¿Cuál es la importancia del sistema educativo?

En definitiva, la educación es uno de los factores que más influye en el avance y progreso de personas y sociedades. Además de proveer conocimientos, estimula el pensamiento crítico, enriquece la cultura, el espíritu, los valores y todo aquello que nos caracteriza como seres humanos. La educación es condición necesaria para el progreso de los países. Sin un sistema educativo actualizado y completo, los países están condenados al subdesarrollo.

Entre los numerosos e importantes objetivos del sistema educativo, destacamos:

  • Desarrollar las habilidades cognitivas, intelectuales y físicas de las personas.

  • Propiciar el pensamiento crítico.

  • Evaluar la compresión de los contenidos impartidos.

  • Formar seres humanos libres de pensamiento y opinión.

  • Fundamentar los valores éticos, morales, intelectuales, sociales, culturales, humanos, entre otros.

  • Afianzar sociedades justas y equilibradas en las que se respeten la diversidad en general.

  • Preservar las expresiones y tradiciones culturales, así como la historia.

  • Incentivar el continuo desarrollo científico- tecnológico y las investigaciones en diversas áreas.

  • Formar profesionales en diferentes áreas del desarrollo humano.

  • Coadyuvar al desarrollo integral del país.

Habiendo sintetizado algunos de los objetivos y requerimientos de un sistema educativo actualizado para un país, preguntémonos:

¿Reúne el sistema educativo de primaria, secundaria (público y privado) de Venezuela las condiciones necesarias y suficientes para cumplir satisfactoriamente con los objetivos enumerados anteriormente?

Estamos conscientes que las sanciones, junto con el COVID-19, dificultan tremendamente la función educativa actual a todos los niveles. Sin embargo, el objetivo de estas líneas no se limita a comentar el presente.

Las afirmaciones presentadas sintetizan nuestro punto de vista sobre los sistemas educacionales primario y secundario en uso en Venezuela desde hace varias décadas, agravadas desde el año 2019.

Condiciones mínimas necesarias para que sistema educativo pueda lograr sus objetivos:

  1. Hábitat adecuado.

  2. Familias bien estructuradas.

  3. Ingresos familiares suficientes.

  4. Infraestructuras educativas seguras, modernas, completas y en buenas condiciones.

  5. Material didáctico y apoyo actualizado.

  6. Conectividad actualizada a los estándares actuales, asequible, y confiable.

  7. Comedores saludables y balanceados.

  8. Cuerpo docente calificado, concientizado y bien remunerado.

  9. Pensa (planes de estudios) actualizados, útiles, relevantes y en concordancia con los conocimientos fundamentales y las necesidades del país.

  10. Educación gratuita para los niveles considerados necesarios para el país.

  11. Adicionalmente, debería permitir el acceso gratuito a todos los niveles para aquellos ciudadanos con aptitudes cognitivas sobresalientes.

  12. Disponer de institutos especializados de investigación e innovación a nivel de postgrado y doctorado en áreas vitales para el desarrollo del país. Ejemplos: petróleo, minas, agricultura, medicina, derecho marítimo e internacional, etc., etc.

  13. Me parece insólito que siendo Venezuela un país petrolero y habiendo recibido miles de millones de dólares por la venta de hidrocarburos, los gobiernos de turno no se han preocupado por poner en funcionamiento más de un instituto especializado (a nivel de postgrado, doctorado e investigación) en todos los temas relacionados con el petróleo. Lo mismo aplicaría para el agro, la minería, el transporte, la salud, etc. Ciertamente, han sido demasiado irresponsables y unos pésimos gerentes y administradores. Con una pequeña fracción de lo desviado por corrupción, pudiéramos tener todos esos institutos y muchísimas infraestructuras de primer orden para servicios útiles a todos.

¿Cumplen los sistemas educativos vigentes con las condiciones indicadas?

Lamentablemente, la respuesta tiene que ser un rotundo no! Estamos muy lejos de cumplir con estas y otras condiciones. Con los hábitats que tenemos es prácticamente imposible criar una familia bien estructurada. Que le podemos pedir a un niño criado en un rancho, muy poco. Imaginemos el ambiente escolar en una institución pública con niños desnutridos y con experiencias indeseables para su adecuada formación. Esa mezcla hace prácticamente imposible un proceso de enseñanza provechoso.

La segunda condición es altamente incumplida. Tristemente, conocemos el gran número de familias con fallas estructurales fundamentales, especialmente en los sectores mayoritarios y con menos recursos. Podemos seguir analizando las demás condiciones, todas ellas, en mayor o menor grado, son flagrantemente incumplidas, en particular en los sistemas de primaria y secundaria públicos.

Los sistemas privados de primaria y secundaria fallan en varias de las condiciones enumeradas.

Entre las más notables, destacaría las siguientes: quinta, sexta, séptima, octava y novena (falla evidente). El alcance y actualización de los pensa es responsabilidad del Ministerio de Educación o quien esté a su cargo. A mi entender los pensa de primaria y secundaria requieren una revisión y actualización a fondo, debería ser muy completa.

En este momento muchos de ellos son anacrónicos y muchos de sus contenidos deberían ser eliminados o totalmente cambiados. Sobran contenidos inútiles para la vida en perjuicio de los realmente necesarios, tanto a nivel personal como del país. Adicionalmente, el sistema de evaluación permite a numerosos alumnos pasar al grado superior sin merecerlo, el sistema así lo permite. Suele decirse, el sistema los aprueba pero los conocimientos no.

El suscrito es un producto de la educación pública, a nivel de primaria, secundaria y universitaria. Estudié bachillerato de noche en el liceo Juan Vicente González (Andrés Bello de noche) con un programa igual al diurno. Luego me gradué de ingeniero en la UCV cuando la exigencia de la UCV era realmente demandante. En ese sentido, la educación de los años 60 a 80 funcionaba muchísimo mejor que la actual. La mayoría de mis profesores de bachillerato eran graduados del Instituto Pedagógico de Caracas, varios de ellos autores de libros de texto e inclusive graduados de la UCV (Leandro Mattei, Mary Luz Carrero, Pedro Luis Díaz García, etc.).

En cuanto a los contenidos, a mi entender, entre otras fallas, también tenían temas innecesarios en perjuicio de otros no incluidos. Ahora bien, las exigencias para pasar de año eran muy estrictas, mucho más que las actuales.

La mayor parte de nuestros sistemas educativos son anacrónicos, están desactualizados y desfasados. Nuestros modelos educativos están basados en la producción y no en la creación. La educación actual es estandarizada y lineal, sin matices ni acordes, estimulando una educación descolorida, memorística y sin motivación.

El funcionamiento de los sistemas de primaria y secundaria actuales no está ofreciendo una educación actualizada y completa. No están formando las personas a la altura de las necesidades del siglo XXI ni para la vida. Al igual que en otros aspectos, los cambios a fondo de ambos sistemas son una necesidad vital para el país y todos los venezolanos.

Higinio J. Esparis

Ing. Mecánico. M. Sc.

higiniojesus@gmail.com








 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 342 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter