¿Por qué tanto odio y desprecio a las maestras de este país, Sr. Alcalde?

"Un docente o maestro de los de más alto nivel en la Venezuela de hoy no llega a ganar, por lo menos con el Estado, en un país donde la matrícula escolar es determinantemente pública por las conquistas alcanzadas por el pueblo en sus luchas, incluyendo particularmente a los mismos maestros, 10 dólares mensuales. Lo que significa que un ingreso diario, si a eso se le puede llamar de esa manera, de 0,33 dólares diarios…"

"Maestro que no esté con el gobierno que renuncie… Eligio Damas, maestro jubilado

¿Por qué el Alcalde de Caripito hace una declaración pública que, a todas luces, violenta derechos de los trabajadores y trabajadores de la educación en nuestro país y el Ministerio de Educación y, más específicamente, el Ministro Aristóbulo Istúriz no se pronuncia al respecto?

¿Será que lo que ese alcalde provinciano, quien después de sus nefastas declaraciones pasará a los anales de la historia, hizo fue una innoble tarea encomendada por el Ministro de Educación y por eso el inquilino de Salas no ha declarado nada respecto a la desfachatez declarada por el burgomaestre oriental? Quien calla otorga reza el dicho popular.

Las políticas educativas en Venezuela son competencia exclusiva del Ministerio del Poder Popular para la Educación, por eso se le llama "ente rector", ¿quién es responsable entonces de la política de abandono sistemático de la educación pública y del inocultable estado de deterioro de las condiciones laborales de quienes se desempeñan en el sector de la educación?.

Quienes vimos y vivimos el renacer de la educación pública después de la llegada de Hugo Chávez a Miraflores, más allá de nuestras convicciones ideológicas, no podemos entender cómo no haciendo nada en favor de los trabajadores el Ministerio de Educación se pretende que las maestras y maestros y docentes de cualquier nivel y modalidad estén satisfechos con la realidad educativa existente hoy día.

Un gobierno que repite insistentemente que estamos asediados y acosados por el imperio más poderoso de nuestros días, ¿por qué deja en tal estado de indefensión y de abandono a quienes tienen una tarea tan noble como lo es la de "educar" a las nuevas generaciones?

Ese alcalde provinciano que, en el Día Mundial de los Educadores, no tuvo empacho en denigrar a los docentes de este país, seguro que nunca ha respetado a quienes han ejercido ese noble oficio. No sería difícil ubicar en su historial el trato que en su niñez dio a las maestras que en su tiempo seguro que con muchos esfuerzos lograron enseñarle sus primeras letras, lastimosamente no pudieron, a pesar de los esfuerzos y el empeño enseñarle el valor del respeto, ni el de la gratitud ni el de la generosidad. A las pruebas me remito.

Estamos claro que Trump y sus políticas intervencionistas que promueven el bloqueo y las sanciones económicas y comerciales a Venezuela le están haciendo un daño descomunal a nuestro país. Pero posturas como las del alcalde de Caripito, vienen a acrecentar los males que padecemos.

El hecho de que el Ministerio de Educación no fije una postura que le salga al paso a las declaraciones del alcalde quiere decir que las convalida. Muchos dirán que hace mucho el Ministerio ha dejado claro la postura de desprecio a los trabajadores de la educación, esto sería otra comprobación más de los hechos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 719 veces.



Juan González


Visite el perfil de Juan González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación