Salir o mal atender, a la razón de ser del sector universitario

El sistema universitario venezolano, cuenta con personas anegada, felices, con sentido de pertenencia, generadoras de conocimientos por medio de investigaciones científicas pertinentes, oportunas, personal siempre atento de estimular y fortalecer las competencias del estudiante y la sociedad venezolana. Todo lo anterior, es una realidad palpable, a pesar de que el sistema administrativo y de gestión universitario nacional genera precariedad, teniendo la capacidad de evitarla y de revertir está contradicción del sector.

Es una precariedad, originada entre otros factores por las formas de contratación y asignación de responsabilidades del personal docente universitario. Desde hace años, se viene desarrollando un cambio de modelo que lleva a aumentar las actividades asignadas a este, fuera del proceso investigación-enseñanza-aprendizaje-investigación, aumentando al grupo docente de actividades ajenas al campo que le compete en el sector universitario.

También responden a un cambio de modelo que ha llevado, entre otras cosas, a un aumento de las matrícula estudiantil atendida por el personal docente y administrativos, matrícula superior a la capacidad instalada en la infraestructura de los centros de estudio, y de la infraestructura asignada al apoyo del proceso de investigación- enseñanza-aprendizaje-investigación en el subsistema universitario. Incluyendo la poca o ninguna herramientas disponible y en poder del profesor universitario.

Así mismo, la asignación, al profesorado universitario de salario y beneficios efectivos-reales-palpables, son muy bajos desde los últimos 25 años en Venezuela. Convirtiéndose en obstáculo y dificultad para hacer carrera académica. Obliga a realizar diferentes trabajos simultáneamente para poder llegar a un sueldo mínimo con el que se pueda cubrir necesidades mínimas de supervivencia individual y familiar. Situación irregular de acuerdo al artículo 91 y otros de la constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

El profesor universitario no fue pensado por la sociedad actual para que esté en estas condiciones, fue pensado para que aporte, acompañe, divulgue, enseñe; genere conocimiento, distinto, innovador, reforzador, motivador, contradictorio… de los que se desarrollan en el ámbito académico-cultural-tecnológico-científico del país; la región y en el mundo. Personas que pueden aportar su especialización laborar a la formación y consolidación universitaria. Cuando el fin se cumple, es una buena herramienta para la universidad y la sociedad.

Pero la infrafinanciación de las universidades públicas, con desconocimiento o no de todos los involucrados y responsables de la administración del sector, muchos formados en las universidades públicas, muchos hijos, sobrinos, nietos, hermanos... del personal docente del sistema universitario público, otros productos, graduados exitosos del esfuerzo de los profesores universitarios co-ayudadores de los conocimiento que implementan en las tareas y responsabilidades asignadas, han dado larga desde hace años, a la precarización del profesorado que debería estar haciendo carrera académica.

El profesorado universitario venezolano, vive unas condiciones que convierten la estabilidad y la excelencia en un sueño imposible de alcanzar, a pesar de los grandes esfuerzo realizado por el gremio en las actuales circunstancia y tiempo que están inmersos. La realidad actual también ha tenido graves efectos en el personal de obrero-administrativo, otros servicios, y en el conjunto de la población que debería poder acceder a la universidad pública.

La cantidad de estudiantes inscritos en pregrado como en posgrado ha subido sustancialmente, se aprecia en los informes del Estado Venezolano, sin embargo, si la gerencia-administración no mejora las condiciones materiales-financieras necesarias para las personas docentes, para las personas obreras, para las personas administrativas del sistema universitario, implicaría a mi juicio, que se ha decidido salir o mal atender, a la razón de ser del sector universitario, que son los jóvenes, los adultos, las mujeres, los hombres, las comunidades, las empresas, los entes públicos locales, regionales, nacionales, todos usuarios del sistema educativo venezolano.

luisj.gonzalez13@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 683 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Economía