(VIDEO) Jorge Glas denuncia tortura en su detención

El exvicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, denunció que fue sometido a tortura durante su detención en la Embajada de México en Quito, donde se encontraba refugiado desde diciembre de 2023.

Durante su comparecencia en línea desde la cárcel La Roca durante la audiencia del recurso de ‘habeas corpus’ solicitado en su favor, Glas contó lo sucedido en la noche del 5 de abril, cuando la policía entró a la fuerza a la sede diplomática sin su autorización.

Me tiraron contra la pared, me golpeé la cabeza, me dieron puntapiés y rodillazos en las caderas, me pisaron el cuello, narró el exfuncionario que describió como tortura los métodos utilizados.

Uno de los enmascarados me dijo: «Para que te acuerdes de mí» y me dislocó un dedo, continuó Glas y dijo que le tomaron fotos e hicieron videos «como si fuera un trofeo».

El exvicepresidente, que actualmente se encuentra en huelga de hambre, mencionó que le patearon las costillas y le dislocaron los pulgares.

"Más temprano que tarde se hará justicia", afirmó.

Según el exvicepresidente a la sede diplomática entraron entre 10 y 15 personas armadas.

«Me esposaron y estaba colgado con las manos hacia atrás, en una clara posición de tortura», declaró, agregando que, para sacarlo de la embajada, los uniformados lo cargaron «como trofeo de guerra, como que fuera una vaca», relató.

En la audiencia, el abogado de la defensa, Andrés Villegas, pidió que se declare como ilegal y arbitraria la captura y sugirió como medida de reparación que se disponga el traslado del detenido a una oficina consular de México o a la embajada de otro país.

Glas también acusó al comandante del Grupo de Intervención y Rescate de Ecuador de mentir «flagrantemente» en su testimonio ante el Tribunal, pues asegura que su detención tuvo lugar en las inmediaciones de la Embajada y no en la Unidad de Flagrancia.

De igual manera, Glas intuye que los agentes que lo detuvieron sabían que estaban cometiendo una ilegalidad, pues al salir lo festejaron afirmando que «ya estaban afuera de la embajada» y que «eso es lo importante».

Glas agregó que los agentes también usaron la fuerza contra el diplomático mexicano Roberto Canseco, que trató de impedir su entrada a la embajada y la captura de Glas.

El exvicepresidente reafirmó su inocencia frente a los cargos y sus dos sentencias previas y pidió ser devuelto a la sede diplomática, donde había sido acogido como asilado, además de solicitar un salvoconducto.

Glas también habló sobre su traslado a La Roca, donde lleva tres días en huelga de hambre y aseguró que no ha dormido desde que llegó, denunció que no le han proporcionado los medicamentos que requiere para el dolor y que está encerrado en una habitación sin luz las 24 horas del día.

Igualmente dijo que el jueves fue atendido por un psiquiatra, que «están armando» un informe, si bien no sabe cómo van a presentarlo en tan poco tiempo.

Posición del Gobierno de Ecuador sobre caso Glas

Entretanto, la secretaria jurídica de la presidencia, Mishel Mancheno, y la ministra de Gobierno, Mónica Palencia, justificaron ante el tribunal de la Corte Nacional de Justicia el accionar de las autoridades.

Mancheno solicitó la negativa del habeas corpus porque Glas «tiene un pasado corrupto» y señaló que «el asilo irregular no impide una orden de detención».

La representante de la presidencia rechazó que se busque culpar al mandatario, Daniel Noboa, quien según se informó en la propia audiencia fue el que dio la orden de allanar la embajada mexicana.

La ministra Palencia, de nacionalidad mexicana y ecuatoriana, hizo un relato de las acusaciones legales que pesan sobre Glas y agregó que mantuvo una conducta antisocial contra los bienes de los ecuatorianos.

«No se podía decirle una vez más sí a la impunidad y había que actuar", aseveró la titular.

El político, militante del movimiento Revolución Ciudadana, recibió de forma temporal el beneficio de la prelibertad el 28 de noviembre de 2022, luego de la unificación de dos penas de cárcel de seis y ocho años por los casos Odebrecht y Sobornos; sin embargo, la medida fue revocada.

A inicios de este año, la justicia ordenó la captura del exfuncionario por presunto peculado en el caso denominado Reconstrucción de Manabí, que investiga una supuesta malversación en obras públicas tras el terremoto de 2016.

México le otorgó asilo político por considerarlo un perseguido y víctima del denominado «lawfare«.

Por su parte, los abogados de la Policía y de las Fuerzas Armadas negaron que Glas fuera torturado durante su detención y pidieron que se revisen los certificados médicos del exvicepresidente.

En cuanto a las acusaciones contra los uniformados por agarrar a Glas por las manos y pies, como se vio en videos, la Policía aseveró que esto se apega al Código Orgánico del Uso de la Fuerza.

«Cuando las personas que son intervenidas presentan una resistencia a la actuación policial, entonces la Policía tiene que actuar con base en esta resistencia. Eso no quiere decir que se haya torturado o que se hayan realizado tratos crueles o denigrantes», afirmó el cuerpo.

Mientras, las Fuerzas Armadas aseguraron que el día de los hechos realizaron un operativo de control de armas en el exterior de la Embajada y, posteriormente, custodiaron a Glas en el camino a la Unidad de Flagrancia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4445 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter