(VIDEO) Al menos 145 muertos en el mayor campo de refugiados de Gaza tras bombardeo de Israel

Credito: Web

01-11-23.-Han bastado cuatro días de ofensiva terrestre de una guerra que Israel anuncia “larga” para que Oriente Medio se aproxime al desbordamiento del conflicto ante la imposibilidad de minimizar las bajas civiles y al mismo tiempo descabezar a Hamas preservando el máximo de vidas de soldados israelíes.

Este martes, Israel bombardeó el mayor campo de refugiados de Gaza, Yabaliya, con 116.000 pobladores, con la justificación de acabar con un comandante de Hamas, objetivo logrado al precio de al menos 145 muertos y decenas de heridos, según fuentes hospitalarias de Gaza. Al menos 90 fallecidos fueron llevados al hospital Indonesio de la franja y otros 55 fueron trasladados al centro Kamal Adwan, ambos en el norte del enclave.

El bombardeo del campo de Yabaliya ejemplifica el drama de esta guerra envenenada y pone en duda que la estabilidad regional pueda ser mantenida a este ritmo, con todas las acciones “retransmitidas” en directo y los ojos del mundo puestos en los horrores de Gaza.

Las Fuerzas de Defensa israelíes asumieron la acción abiertamente y cargaron los muertos a Hamas, por establecer sus comandos en zonas pobladas de civiles a los que utilizan como “escudos humanos”.

Hamas ha negado que el militar estuviese siquiera en el campo de refugiados. Lo cierto es que la bomba destruyó 23 edificios y docenas de cuerpos sin vida se alineaban en los pasillos del hospital Indonesio mientras un número elevado de heridos aguardaba para ser intervenidos en condiciones precarias, como todo en esta ratonera.

Israel insiste en que los gazatíes abandonen el norte y se trasladen a la mitad sur de la franja, donde no ha habido ataques. Ochocientos mil palestinos han seguido el consejo y se han desplazado al sur, pero resta casi un millón de personas que no quieren o no pueden dejarlo todo, sobre todo cuando las condiciones en el sur son deficientes y nadie tiene garantizada la supervivencia.

Israel reconoció este martes por vez primera bajas en la guerra terrestre –dos soldados muertos– y describió los combates como “feroces”, mientras que la población de Gaza sigue poniendo los muertos a granel –8.485, según Hamas– y una capacidad de supervivencia remarcable.

Israel admite que bombardeó el campo de refugiados para eliminar a un mando militar de Hamas

La guerra empieza a manifestarse en toda su extensión, y con ella, la imposibilidad de compaginar la salvaguarda de la población civil y el descabezamiento de Hamas quien ha tenido también dos años para fortificar la franja.

Las organizaciones humanitarias y las Naciones Unidas se desgañitan para frenar la guerra y parar los ataques, pero el primer ministro de Israel, Beniamin Netanyahu, dejó clarísimo anteanoche que tal tregua no existirá porque sería dar ventaja a Hamas, los únicos responsables –al decir de Israel– de que sus bombas alcancen a la población civil.

Una de las pocas notas “positivas” del panorama de sufrimientos fue el anuncio de que Egipto aceptará hoy la entrada en su territorio de 81 “heridos de gravedad” y, quizás, palestinos con doble nacionalidad. Egipto, como Jordania, no ha variado un milímetro su negativa a acoger a palestinos, por agónica que sea su vida en estos tiempos de guerra, una negativa que muchos israelíes destacan en la hora de repartir responsabilidades y certificados de bondad.

Asimismo, 66 camiones con ayuda humanitaria entraron por el paso fronterizo de Rafah, según la Casa Blanca, que trata de modular una guerra y el ardor guerrero israelí, consciente de los riesgos de un desbordamiento regional y el temor a la irrupción de atentados en cualquier parte del mundo. Egipto fue de los primeros países en condenar este martes la carnicería del campo de refugiados de Yabaliya, que demuestra “el trato inhumano” que Israel inflige a todos los palestinos.

En apenas cuatro días de guerra terrestre se hace obvio que acabar con Hamas pasa por las matanzas de civiles

Ya antes del bombardeo, el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Hosein Amir Abdolahian, avisó que “es normal que los grupos y los movimientos de resistencia no permanezcan silenciosos ante los crímenes de los israelíes”, en alusión a Hizbulah, la milicia chií que depende de Teherán y se deja sentir en la frontera de Israel con Líbano. El ministro persa se reunió este martes en Doha, la capital de Qatar, con el líder político de Hamas, Ismael Haniye, por segunda vez desde que comenzó la guerra. Un curtido negociador regional, bajo condición de anonimato, nos decía este martes en Tel Aviv que “la tragedia es que ni Hamas ni Israel tienen clara la salida. La guerra depende y está en manos de Estados Unidos e Irán”.

Otro foco de alarma es la frontera con Siria, “en el punto más peligroso en mucho tiempo”, según el representante de las Naciones Unidas. Y por si fuera poco, las milicias proiraníes ­hutíes lanzaron este martes desde su feudo en Yemen varios misiles, interceptados sobre la ciudad costera de Eilat, un punto turístico de Israel en las aguas del mar Rojo que, como todo aquí, ha conocido días más optimistas.

*Con información de la Vanguardia.com y RTVE







Esta nota ha sido leída aproximadamente 2988 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter