Colombia no esta lista para la paz

Hoy, son sobre todo los sabios de la política, de la planificación de la guerra y su solución restableciendo relaciones con Ecuador y Venezuela, listos para representar su papel títere de Washington: Sergio Fajardo, Gustavo Petro, Rafael Pardo, Germán Vargas Lleras, Antana Mockus, Noemí Sanín, Álvaro Lyva, Juan Manuel Santos y dos candidatos mas, excepto Santos y Sanín, los otros candidatos o no tienen votos suficientes para pasar a la segunda vuelta o no están en la estrategia de llevar a Juan Manuel Santos a la presidencia.

Ya todo se prepara para que Noemí acompañe a Santos en la segunda vuelta. Festival de teatro en las presidenciales de mayo para que sea una mujer quien pase a la segunda vuelta, ayudara a que se hable bien de la “democracia colombiana”, y, es que Noemí Sanín no deja de repetir cada vez que puede el éxito y su agradecimiento para Álvaro Uribe por los 28 millones de pobres y los 4 millones de desplazados de extensas áreas geográficas que a los paramilitares no les interesa cubrir por ahora.

Andrés Felipe Arias, “alias” Uribito, derrotado en las primarias conservadoras por Noemí, ya tomó postura:”Santos tiene la capacidad para conducir a Colombia” manifestó, después de declarar que no estaba de acuerdo con la “disciplina para perros” tras la resolución del partido conservador de que todos deberían dar su apoyo a Sanín, después declaro que ese, era un comentario interno. Elecciones parlamentarias en donde participaron 13 millones de colombianos de 29 millones inscritos en el registro. Abstención cultural e indiferencia socio política de un pueblo cansado de la para y narco política que seguirá gobernando Colombia con la ayuda de Estados Unidos por mucho, mucho tiempo más con la alcahuetería de los partidos de izquierda Polo Democrático y comunista contentos con hacer presencia en algún sindicato u asociación. Comunismo light, junto al Polo perdieron Nariño invaluable e histórico bastión de la izquierda gracias al cansancio de Antonio Navarro y la demagogia de Gustavo Petro. La culpa no es del partido (polo) como tal, es una cuestión estructural de la izquierda que incluye a las Farc, no multiplican restan.

Los años 2007 y 2008. Álvaro Uribe y Manuel Santos, entonces ministro de defensa anunciaban los golpes más cruentos contra las FARC, por la muerte del Negro Acacio, Martín Caballero, JJ, Carlos Antonio Losada, Raúl Reyes e Iván Ríos, el rescate de Ingrid con los 3 gringos junto a un grupo de soldados y senadores secuestrados por las FARC, la posterior muerte de Tiro Fijo. Y, decían que, los desmovilizados de la guerrilla, representa un duro golpe para la guerrilla, quienes estaban al borde del aniquilamiento.

Dos años después los desmovilizados no tiene la acción psicológica, política y militar que esperaban. Las fuerzas especiales del ejercito colombiano, norteamericano e israelí, han roto el equilibrio militar con la guerrilla reduciéndolas a puntos geográficos inaccesibles para las tropas en donde la aviación asume un papel importante gracias a una mejor gestión de la CIA, MOSAD, DAS e inteligencia militar, ayudados con tecnología de punta arrinconaron en la selva a la guerrilla. Hecho, posteriormente traducido en logro político del partido de la U-Washington, que respalda a Manuel Santos cuyo resultado se reflejo en las elecciones parlamentarias, ensayo previsto en alianza con el partido Conservador.

Los combates continúan con bajas de parte y parte. La liberación de dos soldados por parte de las FARC se da por estos días con la eterna colaboración de la senadora Piedad Córdova, es decir, las mismas circunstancias históricas entre el gobierno y la guerrilla como si no hubiera muerto tiro fijo y miembros del secretariado. No hay una fase final para este conflicto con aniquilamiento militar por ser una guerrilla móvil y estar desplegada por toda Colombia, también, por la falta de Estado que se vive en Colombia y por un movimiento de izquierda que no supera el folklor representativo. Se requiere con mucha urgencia un nuevo movimiento de izquierda que aglutine a la sociedad. Hay que volver a empezar, no queda de otra para Colombia.

El narcotráfico es el mayor impedimento para una paz duradera, porque no solo permite que la guerrilla sobreviva sino al mismo gobierno, dinero con el que EEUU alimenta en parte los conflictos en Afganistán y Colombia, con efectos colaterales para sus vecinos: Pakistán, Venezuela, Ecuador. La presencia militar estadounidense en las capitales mundiales de la droga no es ninguna casualidad, son los 800000 millones a 1 billón de dólares que el FMI asegura, se lavan anualmente en el sistema financiero mundial por el negocio del narcotráfico, hace que los EEUU, este en esos países.

Esfuerzo económico que requiere Colombia en estos momentos, pues, no puede desprenderse así por así de la “ayuda” norteamericana, a más que, a la misma Colombia: a su banca, sus industrias, su comercio, su ejército, su guerrilla y su para militarismo, no les interesa dejar el negocio de la cocaína ¿de que vivirían fácilmente?

Santos garantiza la continuidad del circulante paramilitar en un gobierno narco militar. Las bases militares son el mayor indicador junto al incremento de los nuevos grupos paramilitares con incidencia en más de 300 municipios según la defensoria del pueblo; la cantidad de armas incautadas y las que no se ven, pero se traducen en la violencia de pandillas armadas, hacen presumir que los paras se están armando y organizando abiertamente desde el acuerdo Bogota-Washington para la instalación de las bases militares norteamericanas.

“Los rastrojos, nueva generación, los pepes, los boyados, los pulpos, son los nuevos grupos, quienes junto a las águilas negras” operan en: Uraba, Meta, Vichada, Guaviare, El Pacifico en Nariño, Santander Norte, Sucre, Cundinamarca, Putumayo, todos con un mismo denominador: el ejercito y la guerrilla como aliados para el narcotráfico. Líderes comunitarios de los consejos comunales de Álvaro Uribe dicen: “el bono del gobierno por la desmovilización es de 358000 pesos, la otra paga supera el millón y si tienes experiencia y puedes reclutar y armar a un grupo de 10 personas, el pago supera los 6 millones de pesos”.

Esto es posible con la corrupción de la fuerza militar y policial, como lo de la brigada en Ocaña, Norte de Santander, o los más de 30 congresistas presos en la Picota por sus relaciones con el paramilitarismo. Otro nuevo Senado en la cárcel de la Picota junto a los más de 7000 paras ya operando al servicio de la cocaína y la desestabilización social en las fronteras de Ecuador y Venezuela.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3340 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: