Acabar con la impunidad

En este país, al igual que ha ocurrido en muchas otras latitudes, una rancia oligarquía se ha dado el tupé de dar un golpe de Estado y disfruta de total impunidad para seguir arremetiendo contra el pueblo y las instituciones democráticas.

El pasado lunes 13 de abril se cumplieron siete años de la heroica gesta de un pueblo que, armado de constitución y coraje, bajó de los cerros y de las zonas populares para deponer al tirano Pedro Carmona Estanga y restituir, junto a la Fuerza Armada, al presidente Comandante Hugo Chávez en el poder.

Casi una década ha transcurrido y a pesar de la desvergüenza de unos medios de comunicación que no escarmientan, cada vez está más meridianamente claro que aquí se planificó con premeditación y alevosía un golpe de Estado; sí un golpe de Estado con todas sus letras, para derrocar al presidente constitucional, arremeter contra el pueblo y truncar violentamente el proceso de cambios.

Por más que se tongoneen cada vez se les ve más claro el bojote del fascismo y la intolerancia. El documental Puente Llaguno: Claves de una masacre, constituye una pieza de factura magistral para comprender qué ocurrió aquella fatídica jornada y cómo los asesinos, criminales e inescrupulosos, que hoy piden clemencia, fueron verdugos implacables del pueblo inerme.

Con dinero y diligente asesoría yanqui estos vándalos sacaron a relucir su cara más oscura, dando rienda suelta a todo el odio que les carcome las entrañas. No obstante, los dueños de medios también implicados hasta el cuello en la felonía, pretenden seguir invisibilizando a las verdaderas víctimas y hacernos tragar la burda patraña del vacío de poder y de los militares “preñados de buenas intenciones”.

Además del documental de marras han surgido diversos textos, realizados por intelectuales y periodistas serios que aportan elementos probatorios e investigaciones rigurosas y bien fundamentadas sobre la loca aventura golpista encabezada por la cúpula empresarial, la inefable CTV y la otra cúpula tecnocrática de la vieja Pdvsa.

Entre los textos que han surgido a lo largo de estos siete años, podemos mencionar la selección realizada por el profesor Eleazar Díaz Rangel, en su columna del diario Últimas Noticias del pasado domingo 12 de abril, a saber: “Investigación de unos medios por encima de toda sospecha” de Luís Britto García; “Dilemas del movimiento popular, luego de la rebelión del 13 de abril”, de Roland Denis; “El 11 de abril palabra por palabra”, de Mylene Cegarra; “Caballos de abril con narraciones de la resistencia en la Refinería El Palito”; Varios autores: Pdvsa y el Golpe; “El golpe fascista contra Venezuela”, Hugo Chávez, discursos e intervenciones, editado en la Habana; “Todo Chávez de Sabaneta al golpe de Estado”, de Eleazar Díaz Rangel y Los documentos del golpe, con reproducciones de prensa de la fundación Defensoría del Pueblo.

Todos estos materiales abundan en pruebas, análisis, investigaciones hemerográficas y declaraciones de viva voz de los principales protagonistas, que comprueban con contundencia irrebatible que lo ocurrido el 11 de abril fue un vulgar y vil golpe de Estado; tramado de manera maquiavélica e irresponsable por una dirigencia opositora sencillamente asquerosa, que repta y es capaz de cualquier bajeza.

Al que no quiera entenderlo así, por ignorancia o disociación psicótica, se puede hacer muy poco por ayudarle. Los documentos, las pruebas están allí a la luz pública y al alcance de todos. Negarse a ver esta realidad, es tan estéril como pretender tapar el sol con un dedo o evitar que todos los días amanezca. En este caso en particular no hay cabida para verdades relativas y sujetas a análisis y/o disquisiciones. Hay sólo una verdad: aquí en Venezuela se cometió un golpe de Estado criminal contra el pueblo.

La reciente sentencia condenatoria contra Simonovis, Vivas y Forero, aunque tardía enciende una luz de esperanza para que la ignominia de abril no quede impune. Es una oportunidad dorada para que el Ministerio Público asuma su responsabilidad y lleve al banquillo de los acusados a unos dueños de medios que actuaron y siguen actuando como ratas genocidas en un golpe continuado.

Hay que acabar con la impunidad. La pelota esta en la cancha de la Fiscalía, vamos a ver si de una buena vez tocamos a los autores intelectuales de toda esta mierda.

dcordovaster@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1518 veces.



Daniel Córdova Z.


Visite el perfil de Daniel Córdova Zerpa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Daniel Córdova Zerpa

Daniel Córdova Zerpa

Más artículos de este autor