¡Discapacidad mitológica!

Son las 3.30 de la TARDE, voy con mi bastón de rastreo guiándome por el Boulevard de Sabana Grande en Caracas, se me acerca un señor y me entrega un billete de 10 mil Bolívares Soberanos, lo rechazo indicándole que no soy de los que piden que voy es al Metro, el insiste en dármelo y me dice "ustedes son muy inteligentes desarrollan un sexto sentido, siempre saben para donde van, reconocen el dinero, son buenos músicos ¿tu cantas? Todos los que son como tu o cantan o tocan". Le indico: yo no soy músico nada de eso y sigo mi camino.

Posteriormente, llegando a la estación del Metro de Caracas, soy abordado por una señora que me expresa: "pobrecito tu no ves seguro no tienes familia ahora si se ven menos validos en la calle antes no se veían, las madres tienen hijos incapacitados y los mandan a pedir y ellas en la casa esperando el botín, yo no te puedo dar porque tengo es un billete de 20 dólares pegado bueno ya vendrá otro y te dará", le indico: en primer lugar que si tengo familia, que mi madre no vive, que nunca e pedido pues soy profesional y trabajo y que soy es Ciego no invalido ni incapacitado. La ciudadana me responde: "hasta grosero eres después uno le mete su solo golpe y dicen que están salados, tu eso lo sueñas es imposible que un incapacitado estudie yo nunca había escuchado mayor bobada jajaja chueco trabajando ¿y qué estudiaste pedir en el Metro? ¿O me vas a decir qué eres médico? Jajaja".

En la sociedad actual, persisten corrientes promotoras de la Utopía de "LA INCAPACIDAD" como elemento de descalificación social de las personas con discapacidad ocasionando la exclusión de este importante sector de la población. Según la Organización Mundial de la Salud, las personas con discapacidad son el 15% de los habitantes del mundo quienes apesar de los desarrollos aún sufren la discriminación aludiendo su falta de destreza para ejecutar las diversas actividades; que van desde las cotidianas como ir de compras al mercado o a una tienda de ropa o zapatos, hasta estudiar o trabajar.

Igualmente, existe el "CAPACITISMO" que consiste en creer que las personas con discapacidad son seres "supremamente dotados" ejemplo: se especula que los ciegos son excelentes músicos natos, buenos bailarines, excelentes cocineros, entre otros dones superiores que erróneamente se le atribuyen por el simple hecho de ser ciegas/ciegos. La realidad, nos indica que un músico es excelente por sus habilidades para dicho oficio lo cual nada tiene que ver con si tiene o no una discapacidad. Frecuentemente, escucho a los ciudadanos decir los ciegos son: "muy inteligentes, ellos desarrollan un sexto y hasta un séptimo sentido, tienen una capacidad gustativa, olfativa y perceptiva más potente que los otros seres humanos por poseer la discapacidad, escuchan mejor tienen un oído más agudo por no ver". (¿Y cómo es que existen sordos/ciegos?).

Lo antes descrito forma parte de la "DISCAPACIDAD MITOLÓGICA", existente en la sociedad que genera estos patrones de discriminación al individuo con discapacidad. Desde estas dos perspectivas: la primera vertiente (la incapacidad), es manifestada por el desconocimiento de la discapacidad que produce temor, a lo ignorado. La segunda corriente, (el capacitismo), es promovida principalmente por familiares de personas con discapacidad que intentan cubrir su negación psicológica de tener una persona con discapacidad en el núcleo familiar. Ambas corrientes finalmente ocasionan discriminación en direcciones distintas pero siempre exclusión. Pues el tener una condición de discapacidad no lo hace ni un ser incapaz ni un individuo supremo.

¿Y adonde quedaron los Artículos 19, 20, 21, 81, de la Constitución de la República?

En los cuales se establece: el goce de los derechos humanos de manera plena, la oportunidad de desarrollar la vida usando todos sus derechos sin más restricciones que las establecidas por la ley, que todos somos iguales ante la ley, y que no se permitirá ninguna forma de discriminación y la equiparación de oportunidades para las personas con discapacidad. Otros artículos que se quedan en el papel, pues la deuda SIGUE vigente.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 698 veces.



Moisés Quintero

Lic. en Comunicación Social. Productor radial

 atodacapacidad@gmail.com

Visite el perfil de Moisés Quintero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: