In Memoriam de Silvia Sandoval y Rafael Sandoval

Debemos confesar que hay informaciones que impactan o causan un sensible asombro, aunque éstas puedan tener carácter recurrente en espacios y tiempos determinados.

Lo anterior viene a colación a raíz de una información publicada recientemente en el portal aporrea.org, referente al fallecimiento de dos ancianos en la ciudad de Caracas, presuntamente por desnutrición. Silvia Margarita Sandoval Armas, de 72 años de edad, y Rafael David Sandoval Armas, de 73 años. Ambos residenciados en la ciudad de Caracas, en el barrio Puente Hierro y al parecer subsistían con la pensión de la anciana.

En este momento no interesa si estos compatriotas eran o no eran chavistas o de oposición. Interesa si, poner de manifiesto nuestra preocupación por hechos que vienen ocurriendo de forma reiterada en contra de nuestra Patria Bolivariana y en donde los sectores más vulnerables del pueblo venezolano son los más afectados. Eran dos ciudadanos venezolanos que quizás decidieron llevar una vida determinada; con hijos, hijas, hermanos, hermanas, nietos, nietas y amistades que probablemente hoy los estarán recordando y llorando.

Para nadie es un secreto el saboteo, ataque, bloqueo y guerra económica que el imperio norteamericano declaró al proceso de cambio social, político cultural que inició el Comandante Hugo Chávez Frías. Luego de su desaparición física esta guerra se ha hecho más aguda y más cruel. Los halcones imperialistas pensaban que sus acciones afectarían sólo al Presidente Nicolás Maduro Moros, ministros, directores de instituciones y líderes cercanos al gobierno. Igual pensaron Julio Borges, Antonio Ledezma, Juan Guaidó, María Corina Machado, Leopoldo López y demás esperpentos de esa oposición mediocre.

Organismos internacionales, que nada tienen que ver con el chavismo, han reconocido el efecto que en el pueblo venezolano han tenido las acciones criminales del imperio norteamericano. La Oficina Washington para Asuntos Latinoamericanos (WALO) en un informe publicado recientemente señala: "… el impacto de las sanciones del gobierno de EE.UU contra el gobierno venezolano con efecto en áreas claves de la economía: la industria petrolera, las importaciones de alimentos, medicinas, combustibles,… contribuyeron al descenso grave y a la deterioración más extensa de la calidad de vida de los venezolanos."

Por otro lado debemos hacer la consideración respecto al nivel de responsabilidad que el gobierno nacional, organismos, instituciones, misiones y la Revolución Bolivariana misma tiene respecto a hechos tan lamentables. No es posible que a dos décadas de haber proclamado constitucionalmente derechos inherentes a la protección del pueblo venezolano, sobre todo de aquellos sectores más vulnerables, atendiendo a principios de igualdad y equidad, seamos testigos de hechos como lo sucedido con estos compatriotas de la tercera edad. ¿En dónde estuvo la responsabilidad?¿quién tenía que dar el alerta sobre la situación de esos dos compatriotas fallecidos?¿allí en ese barrio no existe un consejo comunal o un clap o una ubch?¿no había conocimiento previo de la situación de esas dos personas? ¿O es que el asunto del Poder Popular es una morisqueta o simple escenografía para el show? El mismo Presidente Nicolás Maduro hace pocas semanas emplazaba a la dirigencia del partido de gobierno y a personas con responsabilidades gubernamentales en el sentido de no estarle adjudicando todas nuestras debilidades o fallas al imperio o a Donald Trump.

Hay hechos sucedidos tanto en el pasado reciente como en el presente que resultan preocupante por lo poco ejemplarizante del castigo, o porque no hay una solución efectiva: varios centenares de campesinos asesinados, comuneros detenidos o perseguidos, el asesinato del cacique Sabino Romero y el ataque hacia los hermanos indígenas, la muerte de dos comunicadores populares de la emisora Guacamaya Tv en el estado Zulia por efectivos del FAES, desapariciones como las de los hermanos Vergel, Alcedo Mora, la detención de los jóvenes Aryenis Torrealba y Alfredo Chirinos y la desaparición del profesor Carlos Lanz Rodríguez, obligan a una reflexión sobre quién realmente está meciendo la cuna y cuáles son sus propósitos. Esto quizás resulte exagerado o descabellado para ciertos y determinados personajes que gustan de cuidar su zona de confort, y por supuesto, sus negocios. Pero no deja de ser una preocupación para quienes desde siempre hemos creído y apostado por la dignidad humana, por la felicidad del pueblo y por la verdadera transformación revolucionaria de la sociedad.

Como lo hemos indicado en otros momentos y en otros espacios, vivimos un momento difícil. Esta guerra direccionada por el imperio norteamericano se ha venido llevando a mucha gente, los niveles de acceso a los alimentos y a las medicinas son cada vez más limitados. Sin embargo, no es un secreto para nadie que hay funcionarios que se han venido prestando y confabulando para ponerle el asunto más difícil al pueblo y allí la efectividad de la Revolución Bolivariana ha sido puesta en entredicho.

Esperamos que quienes vayan a asumir sus responsabilidades como diputados a la Asamblea Nacional en calidad de revolucionarios y revolucionarias, lo hagan teniendo presente el ideal del Comandante Hugo Chávez plasmado en discursos, documentos y diversos textos. Todos de cara al pueblo. Ojalá y mañana no se den más casos como lo ocurrido con los hermanos Silvia y Rafael Sandoval.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 826 veces.



Mervin José Rodríguez López

Docente. Productor Radial. Miembro fundador del Colectivo de Comunicación Alternativa “Voces Urgentes”.

 rolomejo1957@gmail.com

Visite el perfil de Mervin José Rodríguez López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: