Privados de libertad

Justicia antisocialista y su influencia en la sociedad

Saludos libertarios, para todos los ciudadanos de esta noble nación, disculpándome con quienes me leen por mi ausencia, hoy  tuve una interesante conversación con uno de mis lectores, un joven estudiante de psicología de una universidad larense.  El joven Juan me preguntaba sobre ese fenómeno, que tratamos en un artículo anterior: Admisión coaccionada o forzosa y él de manera inteligente  disertaba sobre los aspectos psicológicos de este fenómeno hoy por hoy muy común en los procesos judiciales en nuestra querida Venezuela.  Le explicaba al joven, que la incidencia es trágica por cuanto habiéndose convertido la presunción de culpabilidad y la privativa de libertad en la regla y no en la excepción, como ordena la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la declaración universal de los derechos humanos y demás estatutos del orden jurídico interno, pues justos y pecadores van a parar al manantial de tristezas y sepulcro de alegrías que tristemente es la cárcel.  Un inframundo penitente, que si bien hoy cambia gracias a los titánicos esfuerzos que realiza la camarada iris Varela y su equipo, aún queda mucho trecho por recorrer, trecho que se hace aún más borrascoso con este comportamiento judicial y fiscal: algo que ya se ha convertido en un hecho público y suficientemente notorio.  Pero retomando el tema le explicaba yo al joven que hoy,  si cualquier fémina va a una fiscalía y dice que usted la violó, usted va preso, pasan los años, muchas veces hasta cinco o más y luego de llevar ese tiempo de incertidumbre llega el abogado, normalmente público,  a estas alturas ya descapitalizado y lo convence de que si asume la culpa con lo que ya lleva sale más rápido apelanado a algun beneficio: el ciudadano aun siendo inocente asume un hecho que no cometió, producto de su incertidumbre, desespero y estado de indefensión.  Y así sucede con cualquier delito, pues las garantías de presunción de inocencia y de juicio en libertad son nada ante el dicho de una presunta víctima o de un policía corrupto que te sembró por que le gustaba tu novia, porque no le diste dinero, porque le dio la gana o porque se lo encargaron, y peor aún, quien debe ser garante de estos derechos y garantías, que es el fiscal del ministerio público de acuerdo al artículo 285 constitucional, muy por el contrario se percibe en muchos casos como un acusador de oficio pero, por otra parte, quien debe tutelar conforme le ordena el artículo 26 de nuestra constitución patria, que es el juez, tampoco tutela sino que vulnera en un nutrido número de casos el legítimo derecho a ser presumido inocente y ser tratado como tal.

De alli, que se viole lo que ordena el ordinal dos del artículo 49 constitucional y el 11 de la declaración universal de los derechos humanos, así como el no menos legítimo derecho a ser juzgado en libertad que consagra el artículo 44 constitucional y los artículos 3-5 y 9 de la declaración universal de los derechos humanos, incurriendo estos funcionarios no solo en violación flagrante del artículo 25 de nuestra constitución, pasando por su comportamiento anti jurídico y poco respetuoso de los derechos humanos que compromete seriamente al estado venezolano conforme a los postulados suscritos en el estatuto de roma, para terminar con un daño sustantivamente lesivo a la estructura de pensamiento, comportamiento y socialización de la sociedad venezolana, pues al enviar ciudadanos inocentes, o enfermos de la adicción, o por delitos menores no solo se destruye la estructura vivencial, de comportamiento, de pensamiento y de socialización de este ciudadano, sino también de su núcleo familiar, contribuyendo así al incremento acelerado de los índices de criminalidad y de violencia.

Consideramos que estos ciudadanos podrían ser sujetos de trabajo social, de multas, fianzas, supervisión por los consejos comunales de su sector, obligatoriedad de trabajo comunitario , llevados a centros de rehabilitación antinarcóticos, alternativas todas que contribuirían con la merma en los costos en pintar escuelas, mantenimiento de plazas, y otras muchas actividades para bien de la sociedad.  Una nueva orientación que ayudaría a que muchos jóvenes se recuperen y no se degeneren mas, es decir,  para evitar que se conviertan en un mal peor especializado y socializado en delitos.   Reflexionesmos también sobre que el peor de los delincuentes alguna vez fue un neo-nato, si un recién nacido que al igual que un CD virgen posee cero información y si en este CD grabamos a Mozart pues seguramente vamos a escuchar una exquisita música de altura, pero si grabas un raspa canilla eso es lo que vas a escuchar; pues bien, lo mismo ocurre con la mente de este niño, él se formó en el ambiente, en el ecosistema social que le previeron los gerentes del estado durante la ignominia cuarto republicana, las verdaderas personalidades anti sociales que en puestos de poder usufrutuaron los recursos con los que este ciudadano siendo niño pudo permitirle tener un mejor habitad en donde mimetizar su conducir en la sociedad, es decir, el estado los degeneró y ahora los mete presos por degenerados.  

Hay que decirlo:  que torpeza y que distanciado este comportamiento de los postulados que nos son debidos como socialistas y conforme al ideal libertario de nuestro libertador y de nuestro comandante supremo el inmortal líder del amor y la libertad del pueblo  MI COMANDANTE CHAVEZ.  Es importante y es un llamado a todas las organizaciones sociales paridas por nuestro proceso revolucionario a ejercer la contraloría social en los tribunales, fiscalías y cuerpos de seguridad del estado.  Nuestro comandante nos heredó el poder popular: no lo desperdiciemos y actuemos antes de que sea tarde y nos  terminen de arrebatar el protagonismo que estamos obligados a activar.,

Nosotros desde la ONG CONCIENCIA Y DIGNIDAD, organización social que tengo el honor de presidir, estamos impulsando los comités pro defensa de los privados de libertad con los familiares y abogados de sentir socialistas a nivel nacional con el grato apoyo de la Subcomisión del Poder Popular de la Asamblea Nacional, pues consideramos que solo el pueblo salva al pueblo y que es con la contraloría social y el despertar de la conciencia jurídica del poder popular organizado, como vamos a poder hacer que se respeten de forma adecuada y verdaderamente socialista los derechos humanos, constitucionales y ciudadanos de absolutamente todos los venezolanos y no solo los de los privilegiados, Venezuela cuenta con el apoyo colectivo de los hombres y mujeres de bien.    Patria, socialismo, vida y libertad       



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2181 veces.



H. Roberts

Presidente de la ONG Conciencia y Dignidad. Asesor de asuntos penitenciarios.

 concienciaydignidad@gmail.com      @conydignidad

Visite el perfil de Henry Roberts para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: