Con el queda preso también un pájaro y su trino...

Manifiesto de la Guitarra Triste

Son más de100 días ya los que se cuentan de la injusta, arbitraria y alcahueta detención de Julián Conrado. Esa detención nos encarcela también  a nosotros y nos dice desgarrándonos que todavía padecemos de la maldición de la malinche. De haber caído en Guantanamo no nos hubiese sorprendido la saña criminal con la que se embosca, primero al cantor y segundo a la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela para consumar un secuestro atípico para satisfacción de Juan Manuel Santos.

     Lo doloroso de todo esto y es lo que incendia  nuestros corazones es que se trate como un criminal de la peor calaña a alguien como Julián Conrado (aliprimerista y grancolombiano), que de seguro nuestro Ali- semeruco nos envió desde su pedazo de cielo  para probar si de verdad andamos en el camino o simplemente andamos pero todavía sin tener claro el camino. Si esto es así, entonces empecemos a desconfiar no de los pasos, sino de algunos que quieren señalarnos los caminos por esa propiedad que se engendra “por estar cerca” del comandante – presidente.

     Se puede tener vendado a un poeta por 168 horas pero allí es cuando más claro VE su corazón. Se puede incomunicar a un cantor y es allí cuando miles de soledades se juntan en una infinita multitud de silencios elocuentes que rabian una especie de rocío regando la rosa con el permiso de la espina y marcando en un recodo del alma nuestra a una vieja wurlitzer que deja gritar a Julio Jaramillo: Llora guitarra porque eres mi voz de dolor grita de nuevo su nombre si no te escucho (…),guitarra tu que interpretas en tu vibrar mi quebranto tu que recibes en tu madero mi llanto llora conmigo ... Si esto no se entiende entonces solo anda - mos pero sin tener claro los caminos y entonces es el momento para que aguanten carajo el regaño de Ali, ya no hoy por Benjo Cruz, sino por Julián Conrado: Su sangre era un poema y abrazó su corazón, como parainvocarel parafraseo y gritar desde adentro; Su sangre ES un poema y somos nosotros hoy los que tenemos que abrazarnos a su corazón porque para el revolucionario el corazón de uno es el corazón de todos. No olvidemos aquello que luce como una sentencia porque nosotros los hombres hoy somos mañana no. Seamos hoy, lo que tenemos que SER, lo que es necesario ser. Y es que no se trata de asumir responsabilidades de otros, porque la práctica de algunos que discursean el socialismo nos está demostrando que no esperan el mañana, sencillamente hoy tampoco son lo que dicen ser. Lo otro es que en la mejor de las hipocresías, ejerzamos el internacionalismo proletario o la solidaridad del carajo aquel que fue hijo de un carpintero en Nazareth…pero sin que se entere Santos allá en Colombia.

     Nuestra mayor riqueza es el petróleo, eso dicen algunos, no hay duda de eso por sus reservas probadas de  petróleo que son tantas pero no son nada cuando la otra reserva la del amor probado se desestima y se encarcela al cantor, a  su pájaro cruzando el pecho y a su trino invocando tempestades. Y eso se hace hoy con Julián, porque tanto silencio, porque dejamos en ridículo a la mejor constitución del mundo en una prisión  sin sentido donde se echa al poeta que tiene grandes reservas  probadas de amor por la patria nuestramericana en una especie de carraca hecha  por nosotros -con el mejor espíritu realista o mantuano reaccionario-. Cuando diablos nos vamos a dar cuentas que  no existen fronteras más que estas de  huesos y piel que nos aprisionan  cuando aporrean  la ternura.  No podemos darnos cuenta  que estamos limitando por el norte con Julián, por el sur con Julián, por el este por Julián y por el oeste con Julián. Si no hay reservas probadas del amor militante, si son escasas ellas, entonces el socialismo se nos va a poner difícil. Lo estamos haciendo difícil con este amor de tan poquito que muchos están demostrando.

     Y esto es lo que hace aparecer  como manifiesto a una guitarra triste rebelándose en dolor mayor con notas arrechas y lagrimas de aserrín: -. Yo, de verdad no sé  si este mi cuerpo de madera pueda aguantar tanta tristeza. Si cantar  o llorar por una pena  que me derrumba la ternura de estos adentros de ecos armónicos  al no tener  conmigo al guitarrero, al cantor que le prohiben el amor, que no son otros que aquellos que confunden amor con la caricia y se han hecho adictos a la genuflexión y al silencio complaciente. Traste al traste la tristeza me desafina el cariño cada vez que canta la mentira.

     .- Ya son más de 100 días y de tanto silencio el alma  de mis cuerdas nobles rabian las notas de un amor sostenido que tiene pendiente la tierra de Bolívar con Julián. Entonces, cuánto tiempo esperar más para que estas seis larguiruchas muchachas de nylon griten su alegría por ver libre al ave y libre también a su canto de liberación, a su trino rebelde por la vida y la libertad nuestramericana.

     .- Cuanta espera tiene a la mayor de ellas al borde de un grito de rabia de amor, al anhelo del beso que se concreta en  los dedos del cantor. Dedos para fusil – por no ser bueno el pecado-, asumiendo que el que tiene vida, pues debe darla y dedos para la guitarra para que a tracción de notas  hablen de un cariño estropeao que vive su mal de ausencia.

     .- Yo, de verdad no sé si este mi cuerpo de madera pueda aguantar más esta tristeza que se prolonga por la injusta prisión. Que brote a borbotones el trino del cantor para que se concrete la fiesta esperada de tus mozuelas  de nylon.  Que la gente  de Julián aquí en  nuestras plazas empiecen  la comunión con los negros luises y que se eleven palabras de arrechera tierna a través de los colectivos Que no se calle el cantor, que demos todos el mejor ejemplo de lo que es una intervención humanitaria (para devolverle el sentido a la frase después de Tripoli) por Julián Conrado para que el mismo kairos defina: o Santos o Julián, que es como decir o la muerte o la vida. Que las manos de Víctor Jara afinen las cuerdas bien afinaitas y nos terminen de decir en la mejor de las cuecas, donde queda el amor no fingido.

     Ojala que estas palabras puedan traspasar barrotes y llegar hasta el cantor prisionero para decirles que miles de guitarras preparan un plan de fuga para que de su garganta salga libre el canto. Que lleguen hasta el cantor para servir de alimento al ave que cruza su pecho y anima su canto de verde selva. Que se entienda que el desespero no puede tomar ventajas, que quizá hoy sean pocos los que griten  un Julián Libre, pero mañana seremos muchos, seremos muchos

     Con Hugo Chávez padecimos el cáncer y lo estamos venciendo. Con Julián Conrado somos prisioneros pero vamos a liberarnos para continuar amando. Se Es, siendo. Se vive viviendo. Se ama amando. Amando venceremos. 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2089 veces.



Nelson España

Miembro del Frente Antiimperialista de la Zona Sur - Anzoátegui

 espanel7@gmail.com

Visite el perfil de Nelson España para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Nelson España

Nelson España

Más artículos de este autor