Aquí voy con todo, Presidente

Vayan por la verdad! Critiquen al Gobierno, critiquen a Chávez, critiquen a los ministros (...)

Aquí voy con todo, Presidente, obedeciendo su mandato.

El Estado está fallando terriblemente en la comunicación. En el programa de mayor sintonía: aló Presidente, se ven los errores, desorganización, el mal manejo de las cámaras, las personas se atraviesan frente a ellas sin ningún control. Los grandes de la televisión, Renny Otolina, por ejemplo, decía y con razón que no se puede improvisar frente al televisor. Esto es lo que se hace en su programa “Aló Presidente”. Los mensajes no llegan al colectivo, porque se están violentando todas las normas de cómo hacer una buena televisión. Cierta vez, el número uno, como lo conocía el pueblo Venezolano, estaba a punto de realizar un programa donde actuarían también otros artistas Venezolanos y de una manera gratuita, para una labor social que siempre realizaba. Antes de comenzar, Renny dijo: “quiten ese decorado, es un desastre presentar eso por televisión”, decía señalando hacia su espalda. “Así no trabajo yo, el hecho que actúe gratis no indica que deba hacer una mala televisión”. Esa lección debe tomarla, Presidente. No se debe improvisar frente a las cámaras de televisión, los mensajes que se mandan al ciudadano cuando se hace de esa manera son de caos, de incertidumbre. Se puede, incluso, mandar mensajes inconscientes de temor, generar miedo, ansiedad, y todo eso cuando se pretende improvisar frente a las cámaras. Nuestro miedo e inseguridad, y en general todas nuestras emociones son transmisibles por televisión, utilizando el verbo y el accionar de nuestro cuerpo. Saber utilizar las manos. Además se debe tener un proyecto de programa coherente desde que comienza hasta que termine, se deben respetar las pautas y los tiempos. Un programa tiene su tiempo y tiene su ritmo. Un buen conductor debe saber eso, cuando el programa está saliéndose de su tiempo y ritmo para nuevamente encausarlo. Se deben intercalar conjuntos musicales, mostrar artistas, artesanos, pintores etc, para hacer la otra parte de la televisión que es un complemento: el entretenimiento. Esta educación al ciudadano es vital, aquí está el secreto de los cambios culturales, realizados mediante ese encuentro semanal entre el Presidente y el pueblo, pero debe trabajarse mejor. Educar políticamente con entretenimiento. Esa es la clave que no le han dicho y que debe reforzar.

Sabemos que la Economía de un país tiene muchos elementos psicológicos, necesita seguridad, estabilidad. A través de “Aló Presidente” se puede generar una crisis de grandes proporciones en el país, si se utiliza mal la televisión, así como se puede educar políticamente al ciudadano, como lo ha venido haciendo. Pero este trabajo se puede potenciar al máximo, cuidando su edición y siendo más creativos.

Este gobierno suyo ha sido de mucha improvisación y cero Rectificación. No se debe improvisar tampoco en la política de un país. De esta manera se parecen bastante la televisión y la forma de dirigir las políticas de la Nación. Presidente, por favor, rectifique cuando deba hacerlo, consulte con expertos, asesórese con especialistas en la Economía, en Comunicación y televisión, si tiene que cambiar algunos conceptos económicos y políticos, hágalo y rápido. ¿Cuál es el problema de rectificar? ¿Sus Ministros ya están subiendo cerros?, ¿están escuchando a las comunidades o están saliendo por las cámaras de televisión haciendo algo nefasto, realizar su trabajo frente a las cámaras?. Cada vez que hace un cambio Ministerial, viene con él, la inercia en el Estado, es como si se detuviera en el tiempo y en el espacio, como volver a comenzar de nuevo, otras políticas, otros formatos. ¿Qué cambia?, nada. Porque no es el cambio de Ministros lo que hace avanzar un país y ponerlo a funcionar, es mejorar la producción, hacernos más productivos a los Venezolanos, estar estimulados en nuestro trabajo, que exista seguridad social y política. Quitar el exceso de trabas burocráticas para realizar cualquier tarea. Ya está bueno de tanta improvisación en la política, lo único que ha funcionado en la improvisación es el Jazz.

Sergio Delgado

sedelu@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3472 veces.



Sergio Delgado


Visite el perfil de Sergio Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Sergio Delgado

Sergio Delgado

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social