Rechaza el montaje de esta operación por EE.UU y los seguidores de Guaidó

Marea Socialista califica el operativo de "ayuda humanitaria" del 23 F como "intervencionismo camuflado"

Caracas, 22 de febrero, 2019.- La organización Marea Socialista emitió una declaración a través de su Web en la que alerta y fija posición frente a lo que califica como una "operación intervencionista camuflada" anunciada por Guaidó y sus seguidores para el 23 de febrero en la frontera colombo-venezolana. MS advierte que ante la incertidumbre sobre los posibles acontecimientos que podrían ocurrir el 23 frebrero, manifiesta su "rechazo al intervencionismo imperialista promovido por Juan Guaidó como instrumento deTrump y a la amenaza de una agresión armada contra Venezuela". La declaración afirma que esta corriente política se mantiene firmemente en una postura de defensa de la soberanía nacional, de la autodeterminación de los pueblos y de "repudio a toda forma de interferencia imperialista". Para Marea Socialista, "ningún presidente autoproclamado puede decidir traer una supuesta “ayuda humanitaria” como camuflaje para la penetración en territorio venezolano o como señuelo de una provocación que podría derivar en una confrontación militar".

MS expresa que detrás de la "supuesta ayuda humanitaria" hay una forma de "injerencia imperialista con pretensiones neocoloniales" y en el mismo comunicado dice que aboga por la "cooperación internacional solidaria" debidamente concertada con el Estado venezolano, "bajo los términos convenidos internacionalmente para brindar asistencia a los pueblos en situaciones de emergencia, sin manipulaciones de ninguna especie".

Marcando distancia tanto de Guaidó como de Maduro, la agrupación política, que años atrás fue una corriente crítica dentro del PSUV y del chavismo, denuncia "la aberración de querer hacer pagar con muertos del pueblo, y con destrucción de la infraestructura del país, las disputas entre los sectores políticos y económicos dominantes", pero cree que "detrás del enfrentamiento entre Maduro y Guaidó están los apetitos de distintos factores del capitalismo global, principalmente de Estados Unidos, China y Rusia, así como la pelea de la burguesía tradicional venezolana por la retoma del Estado hoy manejado por la burocracia corrupta y neo-burguesa del gobierno de Maduro-Militares-PSUV". Con ello toma distancia tanto de Guaidó como con el gobierno de Nicolás Maduro, desde una postura de izquierda.

Desde esta ubicación política por fuera de la polarización, Marea Socialista llama a la "independencia política" de la clase trabajadora y los sectores populares, y dice estar buscando una manera de ayudar a que el pueblo se zafe de "las garras de la polarización" que, desde su punto de vista, somete a los trabajadores y al movimiento popular al "control de las expresiones políticas de la burocracia y del capital", del cual serían expresión tanto Maduro como Guaidó. 

"Maduro representa al gobierno de una casta de nuevos burgueses, funcionarios y militares corruptos que han venido desfalcando al país y le hacen pagar al pueblo las consecuencias de la traición al proceso de la revolución bolivariana", aseguran los dirigentes de MS. A lo que agregan que "Guaidó, por su parte es la punta de lanza del intervencionismo gringo", "operador de un golpe de Estado". Tacjhan de "anticosnstitucional" el Estatuto de la Asamblea Nacional para la "Transición" y el "plan antiobrero y antinacional de reciclaje neoliberal, conocido como Plan País" que promueve Guaidó, como "figura visible de una gran operación de recaptura del Estado por la burguesía tradicional venezolana", y "marioneta puesta por el gobierno de Trump para restaurar la dominación semicolonial norteamericana en Venezuela". 

Para a la vez, dice que el gobierno de Maduro es el ejecutor de una "contrarrevolución", con la "imposición de políticas regresivas y muy contrarias a los intereses del pueblo". 

Frente a esto, Marea Socialista insiste en la independencia de clase y dice: "¡Ni Maduro, ni Guaidó! A Maduro el pueblo no lo quiere y a Guaidó nadie lo eligió". También dice no querer que "otro presidente" venga "de la mano del imperialismo norteamericano a imponer políticas tan dolorosas para nuestro pueblo como las que ha venido instrumentando Maduro".

En el comunicado llama a "hacer todos los esfuerzos posibles por evitar, en primer lugar, la intervención y la guerra, que sería como tomarse un veneno letal para combatir la enfermendad". Y afirma que "ninguna solución puede venir de la imposición y de componendas entre las cúpulas". Por eso, "ante lo que se presenta como la disputa entre dos gobiernos y dos supuestos presidentes sin legitimidad, en violación de la Constitución", plantea que "la única opción democrática es la consulta al pueblo soberano, para lo cual existe la figura del Referendo Consultivo, basado en el Art 5, 70 y 71 de la Constitución (y en correspondencia con el 333), que le daría la palabra y poder de decisión al pueblo, para que diga si está de acuerdo con la relegitimación de todos los poderes mediante elecciones generales, lo cual pasaría por la conformación de un nuevo CNE confiable y plural, con participación social e independiente".

Para lograrlo se hizo parte de la creación de la Alianza Por el Referendo Consultivo, que reúne a corrientes políticas y luchadores sociales promotores de un acuerdo para la realización del referendo y con la disposición de ir a una campaña de recolección del 10 % de firmas de electores que dispone la CRBV para la activación de la consulta, y con la finalidad de que esto también sirva para reagrupar al pueblo para la lucha por sus propios intereses y objetivos.

Sin embargo, reconoce que los problemas de la nación y del pueblo venezolano no van a resolverse simplemente con unas elecciones, pero cree que "al menos evitaríamos la guerra y restableceríamos el marco constitucional democrático dentro del cual podríamos seguir luchando".

No descarta que en algún momento la profundidad de la crisis plantee de nuevo la necesidad de "ir a una nueva Constituyente de carácter verdaderamente popular, democrático y soberano", porque "habrá que reestructurar y refundar de alguna manera un país que ha sido destruido". Pero lamenta el "daño hecho por la “Constituchimba” del PSUV". De todos modos, opina que "la clave es que la clase trabajadora y los sectores populares tengamos herramientas propias de participación política, porque si no, cualquier elección a la que vayamos va a servir para que se impongan de nuevo los factores de la burocracia y de la burguesía".

Dice estar trabajando para "construir, a partir de Marea Socialista, un partido propio de la clase trabajadora y el pueblo, que luche por una sociedad en la que impere un verdadero poder popular democrático y se gobierne para las grandes mayorías, desmontando la explotación y toda forma de opresión, en lugar de que sigamos sometidos a gobiernos autoritarios, a élites económicas y al capitalismo internacional".

Hace una evaluación crítica del surgimiento de la Intersectorial de Trabajadores de Venezuela (ITV) y reivindica que inicialmente fuese una "instancia para la articulación de nuestras luchas", pero lamenta que "sectores de la dirigencia sindical adopten posiciones que nos llevan a perder una vez más la independencia de clase, al poner la agenda de la ITV al servicio de la estrategia de Guaidó, como una forma de “salir de Maduro”, sin reparar en que se coloca a la clase trabajadora tras el carro de los políticos patronales y proimperialistas que no le pueden ofrecer otra cosa que más explotación e incluso nos ponen al borde de la guerra".

Descarta como organización sindical obrera a la CSBT porque, según MS, "le dió la espalda a los intereses de clase de los trabajadores y se puso al servicio de la burocracia corrupta y el aparato patronal estatal".

Marea Socialista, dice estar articulada con otras organizaciones socialistas revolucionarias a escala internacional, que se relacionan con Anticapitalistas en Red, y que están en una campaña internacional contra el intervencionismo de Trump y los EE.UU en Venezuela, pero desde la independencia política frente a Maduro y frente a Guaidó, "en favor de una salida democrática y sin guerra, con la que el pueblo venezolano pueda decidir su destino".

Finalizan su declaración con un conjunto de consignas que marcan su política:

¡No a la guerra! ¡No al intervencionismo imperialista en Venezuela! ¡Ni Maduro, ni Guaidó! ¡Que el pueblo soberano decida en referendo consultivo! ¡Elecciones generales para relegitimar todos los poderes! ¡Cooperación internacional solidaria sí, manipulación intervencionista de la “ayuda humanitaria” no! ¡Fin de todas las sanciones y formas de bloqueo que sacrifican al pueblo venezolano! ¡Por un Plan de Emergencia Económica y Social que restituya el valor del salario y recupere la producción al servicio del pueblo! ¡Por la independencia política de la clase trabajadora! ¡Ni burocracia ni capital!

 

 

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5091 veces.


La fuente original de este documento es:
Marea Socialista (http://mareasocialista.org/2019/02/23/23f-operacion-intervencionista-camuflada-de-ayuda-humanitaria/)



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/n338722.htmlCd0NV CAC = Y co = US