Insectos y revolución

De cara a los diversos, complejos y altos desafiaos que nos exige construir colectiva y protagónicamente un proceso revolucionario nuestro-americano, socialista del siglo XXI, hecho de democracia radical, herencia histórica neo-Bolivariana, sentido antiimperialista, vocación de ruptura anti-capitalista, anti-imperialista y anti-consumista.

Además, de cara a tantos y tan poderosos enemigos, y camaradas teóricamente perezosos, anti-solidarios, muchas veces blandengues pero qué buenos armadores y multiplicadores de pretextos, y coeficientes de trabas y dificultades que imposibilitan participar, contribuir, instituir rupturas, defender y fortalecer el proceso en su coyuntura siempre dialéctica…

Esto es edificar consciencia des-alienada y levantar hegemonía brindando lo mejor de cada uno y cada una para hacer realidad esta necesaria y urgente utopía se me ocurre sentirme hoy (y tal vez no sólo yo) un poco como aquel extraño insecto afanoso pero desorientado y poco prevenido que figuró para la historia de la veleidad humana nuestra el cuentista guatemalteco Augusto Monterroso, acaso partidario socialista nuestro.

El relato se titula: “La mosca que soñaba que era un águila” y reza así:

“Había una vez una Mosca que todas las noches soñaba que era un Águila y que se encontraba volando por los Alpes y por los Andes.

En los primeros momentos esto la volvía loca de felicidad; pero pasado un tiempo le causaba una sensación de angustia, pues hallaba las alas demasiado grandes, el cuerpo demasiado pesado, el pico demasiado duro y las garras demasiado fuertes; bueno, que todo ese gran aparato le impedía posarse a gusto sobre los ricos pasteles o sobre las inmundicias humanas, así como sufrir a conciencia dándose topes contra los vidrios de su cuarto.

En realidad no quería andar en las grandes alturas o en los espacios libres, ni mucho menos.

Pero cuando volvía en sí lamentaba con toda el alma no ser un Águila para remontar montañas, y se sentía tristísima de ser una Mosca, y por eso volaba tanto, y estaba tan inquieta, y daba tantas vueltas, hasta que lentamente, por la noche, volvía a poner las sienes en la almohada”.


delgadoluiss@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1527 veces.



Luis Delgado Arria


Visite el perfil de Luis Delgado Arria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: