Tres tips y 3 lecciones sobre la muerte de Ezequiel Zamora

El 10 de diciembre se obtiene la victoria en Santa Inés. Exactamente un mes después (el 10 de enero de 1860), a los 42 años de edad, cae víctima de un balazo traidor cuando hacía los preparativos para tomar San Carlos, Estado Cojedes.

La bala que segó la vida del prócer salió del propio bando zamorano, del Coronel Morón, por una conspiración de su cuñado Juan Crisóstomo Falcón, y Antonio Guzmán Blanco.

Su inesperado deceso cambió el rumbo positivo que llevaba la guerra para los federalistas y produjo la pérdida del más importante líder popular del siglo XIX en Venezuela.

3 lecciones de la Historia:

1) Proteger a nuestro líder: Eliminar física o moralmente a lo que Karl Marx denominaba “el elemento subjetivo histórico”, al líder de un proceso político de liberación, ha sido un tradicional y aberrado expediente utilizado por las oligarquías apátridas. Por eso hoy más que nunca el pueblo debe cerrar filas en torno a nuestro Comandante Presidente, con una unidad monolítica a prueba de personalismos, para proteger su integridad física y asegurar el desarrollo de las operaciones de liberación que comanda.

“¡Unidad, unidad, unidad! Esa debe ser nuestra divisa”, nos ordena el Libertador Simón Bolívar desde el Discurso de Angostura. Y es sólo el Comandante Presidente Chávez quien asegura el cumplimiento del mandato revolucionario que como pueblo le encomendamos. Por eso debemos estar claros en que es la disciplina el requisito esencial e imprescindible para resistir y vencer los embates del imperialismo y sus lacayos.

2) Vacunarnos contra la traición desde nuestras propias filas: documenta la historia que fueron insidias desde el seno mismo del movimiento de Zamora las que operaron para que fuera asesinado. Cuando entramos en el 2010, Año de la Radicalización, de la Campaña Admirable, de la Unidad y de la Consolidación del Poder Popular, debemos estar con los ojos muy abiertos para derrotar a los enemigos que potenciando interesadas “disidencias” pretenden dar al traste con la seguidilla de victorias populares de la Revolución. Debemos ser radicales, como lo pregona el Apóstol José Martí, para ir al fondo, a las raíces de las cosas, y tomar posiciones inequívocas y comprometidas al lado del pueblo. Hoy la oposición fascista está clara en que sus escuálidos liderazgos no serán nunca apoyados por el pueblo, por eso el patrón de erosionar la base ética de algunos militantes es una estrategia que ya tienen en marcha para socavarnos mediante disidencias. Con unidad, ética y compromiso revolucionario venceremos todos los obstáculos que interpongan los enemigos del pueblo.

3) Desarrollar el legado zamorano, que es robinsoniano y bolivariano:

Zamora significa la guerra popular por la igualdad y la justicia. Fiel a Bolívar, abrevó de sus enseñanzas y las aplicó a la redención y liberación de los más desposeídos. Igual su imaginación y creatividad hecha praxis bélica en Santa Inés y otras batallas hace justicia a los mandatos a la creatividad y a la construcción “de sistemas político propios a nuestra idiosincrasia” del maestro Simón Rodríguez, conocido para la posteridad como Samuel Robinson. No en vano el General Ezequiel Zamora, junto al Libertador Simón Bolívar y Simón Rodríguez, conforman el Árbol de la Tres Raíces, núcleo ideopolítico generador de la Revolución Bolivariana y Socialista que lidera nuestro Comandante Presidente Hugo Chávez Frías.

pegenie@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2722 veces.



Pedro Gerardo Nieves

Autodidacta. Comunicador popular, coordinador de la Brigada de Agitación, Propaganda y Comunicación Florentino del PSUV Barinas, vocero de la Guerrilla Comunicacional Florentino, delegado de formación de la Escuela Nacional de Formación Socialista "Hugo Chávez" del PSUV.

 pegenie@hotmail.com

Visite el perfil de Pedro Gerardo Nieves para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Gerardo Nieves

Pedro Gerardo Nieves

Más artículos de este autor