Necesidades de Nuestra América

Necesitamos libros, no explosivos.

Bases nuestras, de Paz, para la liberación y el desarrollo sustentable. No bases ajenas, de guerra y para nuestro propio sometimiento.

Comida y agua para todos. No aviones de avance para incinerar campos y contaminar embalses.

Centros de estudio de lo nuestro. No plataformas militares a cargo de extranjeros.

Necesitamos pacifistas, no mercenarios.

Soldados-Pueblo, no gorilas indignos ni vende-patrias ni para-militares.

Necesitamos intelectuales-Pueblo, no vedettes.

Educadores para la dignidad y la emancipación permanente. No instructores permanentes, ilustrados por la Escuela de las Américas en toda suerte de coacciones, carnicerías y torturas.

Necesitamos líderes en el compromiso de clase, no blandengues, deshonestos, pitiyanquis, petulantes o lumpen-proletarios.

Jóvenes estudiosos, consecuentes, humildes, críticos, orgullosos, no reses (y perdón a las pacíficas reses).

Hombres amorosos, respetuosos de la mujer, de los niños, de la naturaleza. No bestias machistas, resentidas y egoístas.

Mujeres amorosas, respetuosas del hombre, de los niños, de la naturaleza. No falsas feministas, revanchistas y egoístas.

Necesitamos de ti como un ser más sensitivo, más brillante, más creativo, más perspicaz, más digno.

Bien decía Martí: “Para los niños trabajamos, porque ellos son los que saben querer”.

Necesitamos de ti más protagonista de las más altas misiones para derrotar a cada minuto esas bestias mutantes que son la alienación, el consumismo, el individualismo, el culto a Holywood y el aburguesamiento.

Necesitamos cuadros socio-políticos y culturales más preparados. Cuadros preparándose más y re-politizándose más a cada minuto. No simples prosélitos o burócratas.

Necesitamos de traductores de lo que fue el socialismo real, histórico, pasado, ya cancelado. Y visionarios y constructores de lo que puede y debe ser el socialismo nuestro, hoy y mañana, en cada contexto y de la mano de todos nuestros hermanos de lucha de clase del mundo.

Para controlar el narcotráfico y la narco-dependencia necesitamos más poesía. Más musa para encantar el mundo y más claridad histórica e ideológica para dar sentido a la vida y a nuestros proyectos. No más acorazados, portaviones, bombarderos y factorías de pertrechos.

Necesitamos inventar la religión de la solidaridad. Y huir de todas aquellas que glorifican el fanatismo, la cultura del odio y la apología de la muerte.

Requerimos que tú y cada uno de nosotros lleguemos a realmente ser en democracia, a inventar en democracia, a equivocarnos en democracia, a enmendar en democracia, pero unidos. Unidos así, con mayúsculas… Es decir, Unidos —pero no por los Estados Unidos—.

Advertía Bolívar: “De la paz se debe esperar todo, de la guerra nada más que desastre”.

En este delicado contexto todos los patriotas y pacifistas (y no sólo los revolucionarios) estamos en la obligación de preguntarnos: ¿Cómo prepararnos para evitar la guerra?

“Haga cada uno su parte de deber —nos requería Martí— y nada podrá vencernos”.


delgadoluiss@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1294 veces.



Luis Delgado Arria


Visite el perfil de Luis Delgado Arria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: