Los Agujeros Negros "revolucionarios"

Hace decenas de años que la “izquierda revolucionaria”, “radicales” y “anarquistas” trabajan para el imperialismo y sus lacayos locales, gratis, sin pago y con gran eficiencia. Connotados “espacios” de lucha social revolucionaria no son otra cosa que: Agujeros Negros(1). Construidos por los propios “revolucionarios”. Agujeros negros permitidos, publicitados e incentivados por los reaccionarios.

"Los gobiernos, inclusive el brasileño, tienen dos constituciones: la de su pueblo y la de los inversionistas internacionales. Y generalmente es la segunda la que prevalece, porque los inversionistas amenazan al gobierno, debilitan la moneda, dictan políticas públicas. Ellos tienen el poder de destruir un gobierno. Todos los elementos del paquete neoliberal fueron pensados para restringir la democracia. Cuando Brasil, por ejemplo, privatiza una institución, privatiza una parte de su economía y de su política. Reduce su arena pública y debilita su democracia. Lo mismo ocurre con la privatización de servicios, como educación, salud, seguridad y jubilación. La vida y la ciudadanía son transformadas en asuntos privados y puestos a la venta. Eso elimina la arena pública casi integralmente y vacía la democracia y la libertad..." (2)

Noam Chomsky

En el párrafo anterior, fragmento de una de las últimas entrevistas realizadas al investigador y luchador social estadounidense Noam Chomsky, se concentran sin ambages ni grandilocuencia intelectual el significado práctico de lo que significa el neoliberalismo, la expresión actual del capitalismo. Esta es una confirmación contundente, una muestra de que las enseñanzas recibidas en las aulas de las academias de la dependencia y la dominación, en todo el mundo, en su gran mayoría son falsas. Los contenidos académicos de las facultades de economía no son más que propaganda capitalista y desinformación sistemática planificada disfrazadas de teoría económica científica; una política que tuvo en sus inicios como máximo representante al célebre "economista" del imperialismo inglés, Adam Smith. Este teólogo del capitalismo, hizo del mercado un templo para el sermón de la liturgia de la "libre" competencia. Libre competencia que en Inglaterra, hasta el día de hoy, nunca ha existido.

De nada sirvió que Carlos Marx se reventara los sesos trabajando para develar el funcionamiento del capitalismo y sus lógicas de reproducción. La incapacidad intelectual de la mayoría de sus seguidores, sumada a la ignorancia acumulada existente en el seno de las llamadas organizaciones "marxistas", (incluyendo a casi la totalidad de los "cerebros" e "intelectuales" de los partidos comunistas y socialistas del fenecido bloque de Europa Oriental) llenas de la propaganda del poder del empresariado privado, más la cultura de la colonización (dominante durante los últimos dos siglos) practicada de manera ciega por una izquierda que la asimiló de manera natural social, tras siglo y medio de lucha contra la explotación y por el socialismo, consiguió como uno de sus mayores logros, que entre la masa de explotados y oprimidos de todo el mundo, aún hoy ¡la inmensa mayoría desconoce que empresariado privado y burguesía capitalista son una misma cosa! En Latinoamérica se enfatiza la lucha contra la burguesía oligárquica, y se busca "apoyo" entre los empresarios privados. El ciervo que huye del león busca refugio en la cueva del puma.

El gran problema de los pueblos es el desconocimiento sistémico acumulado. En los EE.UU., por ejemplo, la mitad de la población pelea contra la otra mitad afirmando que el planeta tierra tiene 6.000 años de antigüedad, defendiendo de manera feroz la verdad de la palabra bíblica en contra de la ciencia. Los luchadores contra la explotación, dominación y enajenación, están afectados por alejarse de la senda de búsqueda del conocimiento científico para abordar un complejo problema: acabar de manera definitiva el sufrimiento que genera la salvaje explotación de la humanidad. Entrar a la lucha social por la edificación de una nueva sociedad humana, es tropezar con gigantescos diques y laberintos construidos con paneles de elucubraciones teóricas (narraciones y ensayos literarios), ciencia-ficción (el neoliberalismo), el "conocimiento" académico de la burguesía (desinformación, modelaje y adiestramiento) y un bíblico listado de divagaciones místicas, religiosas y estéticas, usadas por el poder de turno para calmar el dolor espiritual que produce la explotación de l@s human@s por l@s human@s.

¿Por qué es tan difícil lograr que en un mundo lleno de atrocidades, explotación y abusos de todo tipo, la población mundial actúe en masa, para salir de una vez para siempre de aquellos que la someten y depredan? A nuestro modo de ver, el problema radica en que, si se continúan aceptando los discursos "liberadores" recomendados por los enemigos de la humanidad, aquellos que circulan en los mass medias y "academias" de la modernidad y posmodernidad, cuyos contenidos "críticos" cuentan con el respeto y la defensa de los enemigos de la revolución, aseguramos de antemano que: la explotación, dominación y enajenación futura de la humanidad está más que asegurada.
Hace decenas de años que la "izquierda revolucionaria", "radicales" y "anarquistas" trabajan para el imperialismo y sus lacayos locales, gratis, sin pago y con gran eficiencia. Connotados "espacios" de lucha social revolucionaria no son otra cosa que: Agujeros Negros(1). Construidos por los propios "revolucionarios". Agujeros negros permitidos, publicitados e incentivados por los reaccionarios.

A la CIA, MOSAD y demás agencias del imperio, hace mucho tiempo que los explotados mismos le hacen su trabajo, gratis, sin ningún costo. Los agujeros negros "revolucionarios" son lo suficientemente potentes para que no haya que invertir en una lucha contra ellos, se autoconsumen. Estos, se tragan la energía, voluntad y necesidad de liberación de explotad@s y oprimid@s del planeta. Quien entra allí retrasa la liberación humana y alarga la vida del régimen de explotación. Un trabajo revolucionario es señalarlos, poner carteles de advertencia en cada agujero negro "revolucionario" existente. Este es un importante trabajo revolucionario a realizar.

Hay que impedir que todo aquel que entre en contradicción con el sistema capitalista, en lugar de pasar a luchar por la liberación de la humanidad, caiga en los diversos agujeros negros "revolucionarios" existentes; trampas cazabob@s para los nuev@s revolucionari@s empíric@s que, entran a la arena de la lucha social, llenos de los contenidos de la propaganda de la desinformación académica y repletos de la propaganda de la ignorancia de la "teoría revolucionaria".
Los discursos más críticos, por lo general, están muy lejos de ser subversiv@s. Subversiv@ no es igual a revoltos@, insubordinad@ o terrorista. Ser subversiv@ es una cualidad necesaria para cultivar el cómo resolver los problemas del conocimiento que se presentan en el camino para liberar a la humanidad de la explotación, dominación y enajenación. Cualidad requerida para construir e impulsar una organización y un plan de lucha que dirija la revolución social global que conceda justicia a la humanidad. Es de todos conocido que la ciencia es lo más subversivo que existe.

El principal escollo a salvar por los revolucionarios del siglo XXI es salir de la explotación de l@s human@s por l@s human@s, antes que las transnacionales colonicen el sistema solar. Si esto último lo consiguen hacer ¡¡nos explotaran sin piedad por los siglos de los siglos amenazados de destrucción con armas espaciales!! La liberación de la humanidad de la dominación, enajenación y explotación es aquí y ahora, mañana será tarde. Los revolucionari@s del siglo XXI no tenemos un mañana de libertad asegurado que nos espere. Si el mañana llega y consigue en pie al propietariado privado neoliberal transnacional global, será el anuncio del triunfo de la explotación de l@s human@s por l@s human@s, y con ello, la llegada de una nueva era de esclavitud que, esta vez, apoyada en el conocimiento científico y en el desconocimiento cultivado por l@s "revolucionari@s" místic@s modern@s y posmodern@s, pudiera llegar a ser eterna.

La realidad actual que vive la humanidad permite como nunca generar una sinergia revolucionaria global que una vez puesta en marcha no podrá detenerse. La revolución social global tendrá que impedir una acción del fascismo global que nos someta a la disyuntiva explotación u holocausto. Los medios tecnológicos del neoliberalismo y el mercado, permiten como nunca antes en la historia de la humanidad, realizar actividades globales coordinadas en tiempo real, al margen de los controles del poder; éste, incapaz por ahora de impedirlo.

El gran problema para iniciar la revolución social global está en la organización y el plan de liberación. Y allí es donde debemos trabajar, algo que la intelectualidad "revolucionaria" hace decenios dejó de hacer, para convertirse en chapucer@s, narrador@s, payas@s y en corsari@s inductor@s de explotad@s y oprimid@s hacia los agujeros negros "revolucionarios", permitidos o construidos por la explotación global en todo el orbe; oscuros espacios que no son otra cosa que sutiles trampas cazabob@s, puestas para que caigan tod@s aquell@s que, cargad@s de desconocimiento y necesidades abracen ideas de libertad y justicia social.

Sometemos al debate político estar en desacuerdo con el camino de la diversidad y la horizontalidad, practicada por el movimiento social y político contemporáneo, como alternativas metodológicas para resolver el problema de la organización, construcción y dirección del plan de lucha global para salir de la explotación de l@s human@s por l@s human@s. La realidad indica que es una metodología de dudosa eficacia. La dinámica del fascismo global del siglo XXI muestra que: combatir por la sociedad sin clases tratando de construirla en espacios locales, para que una vez lograda su sustentabilidad, las soluciones allí encontradas, masificadas, pasen de subsistema local a convertirse en el sistema principal de la humanidad, no es más que una quimera ideal, un constructo teórico perteneciente al dry wall discursivo de la filosofía mística posmoderna, o por los menos contaminado por ella.

La guerra preventiva del fascismo global no permitirá el desarrollo de ningún experimento, por mínimo o muy local que este sea, que ponga en riesgo la explotación a escala planetaria. Sarajevo, Afganistán, Irak, Chechenia. Nicaragua, Grenada, Panamá, Chile, Venezuela, etc., muestran el camino que nos espera al primer indicio de amenaza a los intereses del propietariado privado neoliberal transnacional global. Aquellos espacios locales publicitados como "revolucionarios" o "alternativos" son: Agujeros Negros. Oscuros espacios de autoconsumo de parte de la energía, recursos, tiempo y esperanzas que requiere la revolución social global, elementos difíciles de reunir en todo momento.

La teoría de sistemas es un cuerpo de ideas bastante sólido; pero le hacemos una acotación. La aplicación de lo apreciado a través de ella, en el mundo astrofísico y en el campo de las demás ciencias, a la sociedad, de manera mecánica, no tomando en cuenta que, el individuo que concibió la teoría, de acuerdo con ésta, es un sistema (human@) portador de intereses y/o necesidades que, genera subjetividad en el momento de la aplicación de la teoría de sistemas a la totalidad de lo que es o significa ser human@, no toma en cuenta o a menudo se olvida, que: ser human@ es mucho más que la totalidad de los elementos que l@ integran, convierten en un sistema o permiten verl@ como tal.

Lo anterior no niega lo sólida que pueda ser la teoría de sistemas como herramienta de primer orden para desarrollar el conocimiento científico actual; pero, confrontamos las directrices para la acción lanzadas por revolucionari@s contemporáne@s de grandes aportes críticos sobre el neoliberalismo y la praxis de la izquierda y el movimiento social, porque consideramos que de este error metodológico, derivan alternativas de desarrollo orgánico y lucha social, políticamente inviables para confrontar al imperio y sus lacayos.

Si bien es cierto que la comunidad virtual del hacking ha logrado realizar mediante un trabajo cooperativo, una revolución informática de gran dimensión, al construir un sistema operativo alternativo eficaz, no derrochador de recursos, materializado en el proyecto GNU/linux, aplicando el modelo bazar al margen del mercado, la propiedad intelectual y las ganancias de la empresa privada; no es menos cierto que la administración virtual no vertical, presenta dificultades de orden jerárquico. El desarrollo del mando bajo orden, control y autoridad del colectivo (mando gobernado), presenta innumerables deficiencias en muchos campos. Se requiere más tiempo aún, para resolver los problemas encontrados o cambiar la metodología de administración de un colectivo horizontal virtual, entre cuyos problemas no resueltos está el incumplimiento de los compromisos adquiridos por sus miembros.

El problema del vector tiempo y el costo de oportunidad, son elementos importantes a considerar en cualquier plan de liberación humana. No se pueden obviar los problemas que enfrenta la práctica de la horizontalidad y diversidad, en las tareas de los colectivos virtuales de mayor eficacia; colectivos que cuentan con la ventaja de no enfrentarse a los rechazos culturales establecidos a priori por la estética y posición social, entre otras muchas dificultades que presenta la articulación y el trabajo social presencial. La tarea es gigantesca, posible de realizar sólo con el concurso de la lucha global de los pueblos. Una lucha que requiere un plan y una organización capaz de llevarla adelante hasta lograr el objetivo: liberar a la sociedad humana de la explotación privada transnacional global.

La toma de decisiones en torno a la aplicación de la metodología científica está llena de intereses human@s. La objetividad tiene su límite en l@s human@s mism@s. Aceptamos que es posible obtener un conocimiento objetivo dentro de los límites de un espacio de tiempo. Pero a la vez, reconocemos que la objetividad transita entre el espacio de tiempo donde existe como verdad absoluta, y el espacio de tiempo donde se convierte y existe como verdad relativa; en muchos casos, a la objetividad le llega el espacio de tiempo donde la espera su completa negación; la objetividad también perece. Como todo lo existente en el universo algún día se transforma, y como sistema de ideas, la objetividad deja de existir.
El término absoluto utilizado en este trabajo no significa absolutismo medieval, verdad inmanente, ni mucho menos dios. Su uso lo consideramos pertinente para dar contenido específico a la necesidad de liberación de la enajenación, dominación y la explotación de l@s human@s por l@s human@s, necesidad cuyo tránsito ocurre por un espacio de tiempo que supera la vida de muchos hombres y mujeres. Aunque en términos cosmogónicos o astrofísicos la verdad científica haya demostrado que el universo es una constante acción y reacción de todos los elementos que lo integran, que lo inmanente o lo absoluto en el universo no existe, que la forma que el universo adopte es también relativa y dará paso a nuevas formas y estados del cosmos; y más aún, que el hombre no es más que una manifestación momentánea del universo en el tiempo, o un instante de tiempo del universo. El término absoluto nos permite dar solidez al significado de todo aquello que está presente, como algo material o inmaterial, más allá de los límites de existencia de muchos human@s, cuyo ejemplo más palpable es la explotación, dominación y enajenación de hombres y mujeres por milenios a escala planetaria. Nuestras verdades absolutas no son otra cosa que nuestras más sentidas y duraderas preocupaciones y necesidades. La más grande verdad absoluta de l@s human@s del siglo XXI es la necesidad de liberarnos de la explotación, dominación y enajenación a la que estamos sometid@s.


Regresando al centro del tema que nos ocupa, luego de la necesaria explicación anterior, afirmamos que uno de los grandes diques que impiden obtener el conocimiento requerido para una organización revolucionaria global, construir o aceptar un plan de lucha global existente, es la relativización de la vida humana realizada por el neoliberalismo como parte de su plan político, al invadir y colonizar todos los espacios de reproducción de la cultura, incluyendo el cerebro de la "izquierda" y el de los "revolucionarios", "radicales" y "anarquistas". Desde los medios de comunicación, escuelas públicas y academias universitarias, durante más de medio siglo, una propaganda sistemática masiva, ha convertido el pensamiento revolucionario y el de los colectivos de explotad@s y oprimid@s, en una variedad infinita de intereses y verdades relativas, incapaces de articular y confrontar de manera eficaz el poder y la unidad absoluta de la explotación del propietariado global neoliberal actual.

Es absolutamente necesario recuperar el uso racional del concepto de lo absoluto, recobrar la verdad absoluta de l@s explotad@s y oprimid@s del mundo. Tenemos que abrazar nuestra razón absoluta para realizar la revolución social global, abandonando las verdades de la razón relativa que impiden sacudirnos de las garras de nuestr@s esclavistas. Luchar bajo la bandera del plan de liberación global absoluto de l@s explotad@s y oprimid@s, permitirá sacudirnos para siempre de la explotación que hoy ejerce el propietariado privado neoliberal transnacional global contra la humanidad.

Luego de realizada la revolución social global, nadie podrá impedir a un ser humano o colectivo ser diverso y practicar la horizontalidad ¡no habrán explotadores que lo impidan! Tras la derrota de la explotación y la clase explotadora, la diversidad y horizontalidad se practicará de manera natural.
Hoy se requiere articulación bajo mando jerárquico, autoridad, capacidad, conocimientos, habilidades y destrezas, experiencia, recursos e ideas; todo organizado bajo la bandera de la necesidad absoluta de los explotad@s y oprimid@s: la lucha de liberación de la sociedad humana. No es posible liberarnos de las garras de la explotación global con un pensamiento popular global lleno de verdades e intereses de liberación relativas. Esta tarea requiere la cooperación absoluta, y no relativa, de todos los interesados en acabar con la explotación, dominación y enajenación presentes en un mundo colmado de injusticias.
Si no cambiamos las metodologías hasta ahora empleadas para realizar la revolución social global, nunca ganaremos la guerra contra la explotación de un propietariado privado capitalista transnacional organizado de manera jerárquica. Este, apoyado en la ciencia, sus recursos económicos, su cultura, sus mass medias, su control social, el Estado y el poder de las armas, bajo la dirección de su verdad absoluta, de manera feroz, con una violencia brutal defiende sus intereses: La necesidad de mantener la explotación, dominación y enajenación de hombres y mujeres a escala planetaria, de manera permanente. La explotación del capital, neoliberal o no, nunca ha sido relativa, su razón hoy es más absoluta que nunca. Es necesario oponerle la razón absoluta de nuestras necesidades: la revolución social global.

El discurso de la relatividad, lo alternativo, la diversidad y la organización social colectiva bajo el principio de la horizontalidad, etc., practicados en la era del fascismo global, y además, de manera radical irracional, trabajan como armas del neoliberalismo para consolidar la esclavitud de la humanidad por los siglos de los siglos. Por otro lado, l@s revolucionari@s del siglo XXI tienen que dejar de tomar a los viejos líderes intelectuales como guías para la acción, y a la vez, alejarse de la propaganda mística posmoderna expandida desde las academias universitarias, confrontando de manera radical la cultura que siembran la desinformación e incomunicación científica desde los mass medias. No hacerlo, es facilitar el camino de la explotación y esclavitud de la inmensa mayoría de la sociedad humana de manera eterna

Una manera de ayudar a resolver los problemas que presenta el movimiento revolucionario global, es enseñar lo básico necesario para que se generen sinergias sustentables de auto aprendizajes significativos, aquellos que permitirán avanzar a la revolución global. Estos no se encuentran en las escuelas públicas, academias universitarias, la etnografía de izquierda superviviente, ni mucho menos en todos los espacios que se autodenominan "alternativos".

Aquí se presenta otro gran problema que confrontan los revolucionarios: la formación. Superar el desconocimiento general y la mala y escasa formación política, está relacionado directamente con la calidad de los argumentos e informaciones que se enseñan, adquieren y transmiten. La inmensa mayoría de los combatientes que se baten en la arena de la lucha social, porta conocimientos y enseñanzas inútiles para construir algo que sirva a la revolución social global ¡y éstos desconocen ese hecho! Aún discuten entre ellos sobre situaciones vividas por los revolucionarios del siglo pasado que copan toda la discusión "política"; que si Lenin no hubiera hecho .... si Stalin tampoco hubiera .... si Trosky hubiera .... si Mao no hubiera .... si el Che no hubiera .... si Allende no hubiera ....que si patatín patatán, etc., etc., etc. Discusiones y tertulias inútiles e inservibles hasta como historietas.

Por otro lado, si bien es cierto que la superstición, la mística y la religión condujeron por milenios la conducta social de hombres y mujeres a lo largo del curso de la producción y reproducción de sus vidas, no es menos cierto que con la llegada de la ciencia y el método científico, la humanidad ha realizado las más grandes y asombrosas tareas que se ha planteado. Entre muchas otros logros, salir al espacio exterior, fabricar robots inteligentes, clonar especies biológicas, y miles de objetos y herramientas con que reproducimos nuestras vidas.
Sería ocioso ponernos a pensar que sería de la humanidad si aún gobernara la superstición y la religión el desarrollo de la vida social. No hay que devanarse los sesos para imaginarnos viviendo en chozas, pilando a mano trigo y maíz, hilando con ruecas, criando los niños rodeados de letrinas, cocinando con leña y la mierda corriendo por veredas y calles como en la Francia de Víctor Hugo y los pueblos de Bolivia, Centro América, y África. Con nuestra salud atacada como en los tiempos medievales, pestes, ratas y plagas mantendrían famélica a la población, cuyo nivel promedio de vida no llegaría más lejos que la de Inglaterra del inicio del período industrial: 30 años para el capitalista y 17 años para el trabajador.

Tétrico panorama el que traería a los países pobres el uso masivo de metodologías superadas por la ciencia, recomendadas hoy por la filosofía mística y la desinformación sistemática planificada de los explotadores de turno, cuyo objetivo no es otro que detener la lucha de liberación de los explotad@s y oprimid@s del siglo XXI. Las metodologías de la edad media fueron superadas por caducas e inservibles, en un proceso que transcurrió desde antes de La Reforma y se consolidó con La Toma de la Bastilla y la llegada de la República. El pueblo y La Revolución Francesa las enterraron para siempre. Las metodologías recomendadas por la mística posmoderna y las Agencias de desinformación del imperio, pertenecen a la época oscura de la sociedad humana.

No es de extrañar que a partir del momento de la recomendación masiva del uso de metodologías medievales, el aumento de la explotación, opresión y represión de los pueblos ha pasado sin respuestas; respuestas que hace medio siglo atrás, por acciones de represión de tan solo un pequeño porcentaje de la violencia que hoy ejerce el imperio, desataron miles de huelgas, paros, movilizaciones y marchas de protestas de los pueblos de todo el mundo. Necesitamos que los explotad@s y oprimid@s de hoy recuperemos y superemos la conciencia política y capacidad orgánica de nuestros padres, madres y abuel@s. Con ello, la respuesta popular global a la represión del imperio conmocionará el planeta, derribando parlamentos y gobiernos. Así, la lucha popular global, esta vez, quizás cambie el rostro de la sociedad humana y tengamos un nuevo amanecer. Un amanecer que de llegar, esta vez nos traerá de manera definitiva la paz, justicia y felicidad global; paz, justicia y felicidad que redimirá las esperanzas de los pueblos, lo merecemos.

Nuestro futuro, el de la revolución social global, dependerá en gran medida de la capacidad subversiva para crear las nuevas condiciones subjetivas necesarias para la acción popular revolucionaria global. La tarea nos espera, no tenemos tiempo para esperar, nuestros enemigos no harán por nosotros el trabajo que muchos de nosotros hacemos por ellos, podemos perder lo que podría ser la última oportunidad de liberarnos de la explotación, dominación y enajenación.

Caracas, 08 de febrero de 2004

Notas.-

1.- Agujeros Negros: Cuerpos celestes de materia oscura. La enorme fuerza de atracción gravitatoria que genera su centro, no permite salir de él a ningún elemento que cae dentro de su campo de fuerza, ni siquiera deja escapar tan solo un débil rayo de luz. Todo lo que cae dentro de un agujero negro desaparece. Nacen tras la explosión de una estrella, luego que ésta se consume hasta su extinción.

2.- Entrevista a Noam Chomsky publicada en www.rebelion.org/040129chom.htm





Esta nota ha sido leída aproximadamente 2339 veces.



Guayú De Falkón

Sujeto social latinoamerícano en rebeldía permanente contra la injusticia y la explotación de los pueblos, promotor del conocimiento crítico subversivo, de la ciencia y tecnología liberadora y de la ética transformadora.
http://geocities.ws/guayu

 guayudefalkon@riseup.net

Visite el perfil de Guayú de Falkón para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas