¿Es Chávez un político audaz o un sobreviviente?

Son muchas las victorias del Presidente Chávez dentro y fuera de Venezuela. En los últimos años Chávez ha demostrado manejar información privilegiada que le ha permitido desarrollar tácticas que han roto con los planes del Imperialismo Norteamericano-Israelí dentro y fuera de Venezuela.

Es un hecho notorio que la crisis económica norteamericana ha vuelto más virulento al imperio. Cualquier obstáculo a su estrategia hegemónica es combatido con todo su poder militar, mediático y económico. Y este poder involucra la utilización de todos sus “aliados” (o países esclavos).

En este contexto, la crisis del capitalismo mundial ha tenido importantes consecuencias para países como Venezuela. A finales de los años 90, del siglo pasado, la acumulación de capital dentro de los países en desarrollo, había precipitado la crisis de los modelos políticos representativos. Y esta crisis dio paso al nacimiento de propuestas políticas que rescataban modelos populistas cuyos planteamientos progresivamente han reivindicado ideas socialistas.

Por otra parte, la crisis del capital internacional le ha impone a estos países en desarrollo la tarea de conformar una alianza de pueblos latinoamericanos que le permita a los nuevos actores negociar condiciones mas favorables con el imperio.

En este contexto, Chávez ha sabido emplear políticamente la mano derecha y la mano izquierda: ha sabido emplear el discurso de izquierda para continuar con el capitalismo. Pero también ha sabido ganarle tiempo al imperialismo para profundizar la conciencia de los pueblos y fortalecer las fuerzas espirituales de una izquierda alicaída y desorientada.

La flexibilidad ha sido su gran virtud. Su habilidad ha consistido en representa los sueños de unos y los intereses de otros. Desorientar las posicione rígidas de la izquierda y de la derecha. Su definición indefinida (más bien militar) le permite crear expectativas a ambas partes respecto a los beneficios futuros que puedan obtener de él.

Chávez conoce muy bien del pragmatismo del imperialismo norteamericano-británico- israelí. Lo vio y lo vivió el 11 y 12 de abril del 2002. Sabe que estos hombres creen únicamente en sus ganancias y que pagaran muy bien (así sea con tiempo) a aquel hombre o mujer (de izquierda, centro o derecha) que sea capaz de garantizarle el adormecimiento de los pueblos para que ellos obtengan los beneficios que previamente han calculado.

También conoce de los sueños y de la esperanza de quienes no tienen nada; así como de quienes sueñan con un socialismo. Conoce de la bondad, de las ganas de creer, de la entrega y de la esperanza de un pueblo (con corazón de libertador) cuya autoestima ha sido mil veces golpeada por el imperialismo. Sabe de la emoción de un pueblo que ha sido tomado en cuenta; pero que ha sido mil veces engañado. Que de tanto engaño se ha vuelto irresponsable, facilista y fácil de corromper.

Así mismo, Chávez conoce del idealismo, del romanticismo, de la falta de enfoque, de la duda e indefinición permanente de los revolucionarios de izquierda. Duda e indefinición y desconfianza que no les permite avanzar ni crear una unidad revolucionaria. Conoce de su poca aptitud proactiva, de su preferencia por ir a la saga de los procesos históricos; rumiando y criticando, pero a fin de cuenta empujados por los acontecimientos. Sabe que son chantajeables dado su incapacidad para organizar a las masas y desarrollar una estrategia revolucionaria propia.

Por último Chávez conoce de las miserias y de la subordinación de la burguesía nacional respecto al Gobierno norteamericano. Sabe de sus rencores, sus odios, su discriminación y su condición rastrera. Pero sobre todo sabe de sus debilidades por la corrupción y el enriquecimiento fácil y sin riesgos; así como, su afán por demostrar su riqueza y vejar a las clases más desposeídas.

Chávez conoce de las necesidades que tienen los pobres del mundo de que sean escuchados y atendidos. Conoce de las necesidades de las organizaciones y personalidades de izquierda del mundo que quieren ver sus banderas levantadas, sus posiciones “legalizadas” por el capitalismo y sus propios discursos validados. Y esto, aunque ello signifique pura retórica y nada de organización de las masas; ni estrategia revolucionaria propia.

Muchos hombres y mujeres de izquierda seguimos tomando café mientras otros, la derecha, trabajan en sus múltiples políticas para ampliar la explotación de las masas.

El imperialismo sabe que las garantías que plantea Chávez no sólo son de carácter económico, sino principalmente políticas. El planteamiento de una revolución nacida de las urnas y extinguidas en las urnas o en un golpe de Estado avalado por el “pueblo”, es un esquema que seduce al capital. Y lo seduce porque crea la ficción en el pueblo de una “libertad” dentro de la legalidad capitalista: sin romper con ella.

Con esta estrategia el capital pretende que el pueblo libere la presión que genera su opresión. Y lo hace dentro de un esquema que inevitablemente resulte en el fracaso de la izquierda.

En el fondo el desarrollo de toda esta bufonada pretende la recomposición, fortalecimiento y restablecimiento de las fuerzas políticas que respaldan al capital.

Pero, por otra parte, las masas pobres de Venezuela, Latinoamérica y el mundo; así como los hombres y mujeres socialistas sabemos que con Chávez se ha fortalecido y profundizado la conciencia de los pueblos y la organización popular se ha iniciado. Con Chávez el socialismo ha salido nuevamente a flote y Venezuela se ha convertido en una vanguardia para el mundo. Venezuela le está dando cause a las aspiración de la masas pobres del mundo. Es su voz y su pie de lucha.

Por esta razón Chávez no acepta dogmatismo ni recetas preelaboradas. Pasar de la ofensiva a la defensiva ha resultado ser su mejor práctica. Cambiar el ritmo de la lucha; defenderse en lugar de atacar, negociar en el momento oportuno, ha roto con los planes del enemigo.

Ofrecer beneficios al enemigo cuando la lucha arrecia y es desventajosa le ha permitido ganar tiempo. El desgaste y la política de acercamiento: el enfriamiento y la denuncia mantienen el interés del enemigo y de los sectores de izquierda respecto a lo que puede estar dispuesto a dar.

Sin embargo, el imperio ha demostrado que utiliza pero nunca perdona a los políticos que sublevan a los pueblos.

La única forma que conocemos para vencer al Imperio, es la conciencia de los pueblos y la derrota militar. Con la revolución bolivariana hemos ganado tiempo y hemos fortalecido nuestros músculos y nuestra conciencia.

En estos momentos la estrategia revolucionaria esta en la consigna de Marx “Obreros de todo el mundo Uníos”. Los obreros de todo el mundo deben unirse para derrotar al capitalismo en esta su nueva crisis. De lo contrario los países que estamos en la vanguardia fracasaremos.

Los obreros y empleados de Europa y Norteamérica han sido suficientemente adormecidos. Sin embargo, esta nueva crisis del capital debe servir para que cada revolucionario en su propio país levante las banderas del socialismo, organice a las masas y establezca estrategias que le permita a los obreros de ese país unirse con los obreros de los otros países. La unidad de los obreros del mundo derrotará la explotación y nos hará libres. Será la única arma para derrotar cualquier guerra inter imperialista: será la única defensa para Venezuela y Latinoamérica.

La realidad les impone a estos políticos y organizaciones audaces romper con todo dogmatismo que los exponga frente al enemigo. Pero también les impone anclarse tan sólo en los principios del socialismo, en la aplicación del materialismo dialéctico y en una visión militar y geopolítica del momento actual. Para luego, con estas herramientas marcar el camino que les permita ganar tiempo para profundizar la conciencia y la organización de las masas pobres y explotadas de Venezuela, Latinoamérica y el Mundo; con el fin de construir la verdadera sociedad socialista, libre de privilegios.

Sabemos que el camino revolucionario está plagado de traiciones a las masas. Que una traición también es una forma de ganar tiempo; pero que sólo el tiempo y los resultados determinan que es o fue una traición y que no.

chernan2007@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1695 veces.



Néstor Aponte


Visite el perfil de Néstor Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: