La Iglesia y el Socialismo

En el siglo XIX Inglaterra era el país más poderoso de la tierra. El imperio británico abarcaba los cinco continentes, era el máximo productor de productos manufacturados desde que el mundo viera aparecer la revolución industrial que transformo los controles de producción.

En estos últimos dos siglos XIX – XX, los obreros y campesinos son literalmente masacrados por la explotación capitalista. Las masas tomaron conciencia de sus desgraciadas situación, sino también de sus fuerza advirtiendo también que la doctrina cristiana, su aplicación no siempre ortodoxa que se hacia de ella nunca estuvo de acuerdo con las urgencias sociales de la época.

El bagaje doctrinal que elaboró la iglesia al final de los siglos ignoraba y combatía los principios del socialismo científico, ante los esquemas de las utopías y las formulas transformadoras, la iglesia católica tradicional no proporcionaba un mensaje social operativo.

Mientras el mundo demandaba más y mas los productos industrializados, los dueños de factorías modernizaban su maquinaria lo que generaba desempleo, exigiendo al trabajador una mayor cantidad de trabajo para aumentar la producción, sin elevar los salarios. Las leyes liberales en boga en ese entonces y las leyes del mercado que dicen que, a mayor oferta menor precio, a mayor numero de trabajadores menos salario; las condiciones del trabajador eran infrahumanas sin cobertura medica para accidentes provocaban una reducción del trabajo por lo tanto del salario, el resultado la mas terrible indigencia.

En ese mismo siglo e inmediatamente se produce una explosión de grandes hombre socialistas cuya incidencia se estudia hoy.

Mucho antes, Tomas Moro (1478-1535) fue un político de la corte de Enrique XIII, canciller del reino criticó las expropiaciones de tierras al pueblo para ser entregadas a los más nobles, para dedicarlas al negocio de la lana. Moro critico la actitud tolerante del monarca quien ordeno su asesinato. En esa época Moro escribió Utopía en prosa y en latín.

Tomas Campanella (1568-1639) al igual que Moro, de época muy diferente a los socialistas del siglo XIX, podrían ser considerados socialistas utópicos, literatos, teólogos o políticos, criticaron al sistema económico y dieron muestras de un deseo de cambio. Campanella fue un cura dominico que estuvo en prisión 20 años por una conspiración contra España en el Sur Italiano.

Regresando al siglo XIX Roberto Owen fortalece el socialismo (1760-1825) con obras como el Catecismo Industrial, Reorganización de la sociedad europea, memoria de la ciencia del hombre y psicología social. Owen encabezó el movimiento obrero del cartismo. No trascendió al socialismo por sus escritos sino por su práctica socialista en la realidad, en los derechos del trabajador con jornadas de 10 horas, la practica del cooperativismo y la no contratación de niños menores de 10 años.

Juan Carlos Leonardo Sismonde de Sismonde (1773-1842) , manifestó lo que ahora en los países subdesarrollados es motivo de preocupación, de explotación, y opresión, el capitalismo concentra su capital en empresas cada vez mas grandes (Multinacionales) alterando los mercados, produciendo, desempleo, miseria y dependencia económica.

Luís Blanc (1812-1882) refugiado político por mas de 20 años escribió obras como la Organización del Trabajo, Historia de 10 años, Paginas de la Historia, Revolución de Febrero, entre las mas importantes.

Carlos Marx (1818-1882) abogado, filosofo, doctor, periodista, escritor, en Paris inicia su formación ideológica política en movimientos socialistas de los cuarentas. Con Engels, Marx, empieza a tener contacto con las más poderosas asociaciones periodistas. En 1847 la liga comunista, antes llamada la liga de los justos le encomienda al binomio Marx Engels en el Congreso Plenario de Londres, la redacción de un manifiesto del partido comunista. En 1848 aparece en Londres el manifiesto que conmociona al mundo hasta hoy en día transformado en la Biblia de los partidos de izquierda. En los 40 del siglo XIX son los momentos de las grandes revoluciones en Francia, Sicilia, Venecia, Roma, La Invasión Rusa en Polonia, la renuncia de Fernando emperador de Austria producen un terremoto de gran magnitud en el viejo continente.

En ese marco el capitalismo ataca ferozmente, utilizando al vaticano y al papa de ese entonces Pio IX (1846-1878) que condena al socialismo y al comunismo en sus encíclicas Qui Rluribus Nov. 9 de 1846, en alocución Quibus Quandisque Abril 20 de 1849, en la encíclica Noscitis Et Nobisum Dic. 8 de 1849, en la alocución Singulari Quedan Dic. 9 de 1854, y la encíclica Quanto Conficiamur Agos. 10 de 1863. Estos pronunciamiento oficiales en síntesis manifestaban que el Estado es la fuente y origen de todo derecho, no pueden tener limites, y que la iglesia no puede estar separada del Estado o el Estado de la iglesia.

Pero la influencia mayor estuvo a cargo de León XIII (1878-1903), considerado uno de los mas grandes Papas del Capitalismo, que con sus 86 encíclicas predominantes hasta hoy como libros oficiales en el vaticano para la jerarquía oligárquica de la burguesía eclesiástica, que consideraba el socialismo un remedio perjudicial e injusto, manifestando que altera los derechos de poseer, las facultades propias del Estado.

León XIII, decía que el socialismo es un remedio injusto por que va en contra del propio individuo, ya que poseer algo propio, con exclusión de los demás, es un derecho que dio la naturaleza a todo hombre. “Cuando dicen los socialistas que Dios a otorgado la tierra en común a toda la humanidad, se equivocan, por que lo que quería haber dicho es: “ no señalo a ninguno en particular la parte que había que poseer, dejando a la industria del hombre y a las leyes de los pueblos la determinación de lo que cada uno en particular había de poseer”.

La propiedad privada es conforme a la naturaleza de Dios. En su encíclica Rerun, Novarum, León defiende la propiedad privada, ataca también la intervención del Estado, “Entiendo que es un peligro para la unión familiar. No hay más remedio que aceptar la condición humana que origina la sociedad civil, por que no es posible suprimir la desigualdad social, por que la naturaleza misma ha puesto en los hombres ¡grandísimas y muchísimas desigualdades y, que estas permiten que haya diferentes oficios! Por lo demás las penalidades que aquejan al hombre son consecuencia del pecado y han de acompañarlo hasta que muera”.

El depredador continúa diciendo que los socialistas se equivocan al decir que la sociedad se parcela en dos clases que se odian y que están en lucha continua. Por el contrario dice, las dos clases deben juntarse entre si ya que se necesitan la una de la otra enteramente porque sin capital no puede haber trabajo. La doctrina cristiana apunta a los patrones y a los obreros a cumplir sus deberes.

Con León XIII la iglesia tiene una gran influencia benéfica con obras de caridad, recomendando que el estado intervenga e la prosperidad publica y privada de todas las clases. Recomienda al Estado la obligación de poner fin a las huelgas, “Por que semejante cesación del trabajo no solo daña a los amos, sino a los mismos obreros, perjudica también a la comunidad y a los intereses del estado. Si el salario no es justo para las necesidades del trabajador el estado debe intervenir.

El Papa Pio XII, Jun 01 de 1954, dijo, que León al dirigir su encíclica no solo apuntaba a los peligros del socialismo científico, sino a un liberalismo económico que ignora los deberos sociales lo dijo en mensaje radial.

Pio X, (1903-1914), Benedicto XV 81914-1922) no abordaron los problemas sociales. Pio XI (1922-1924) complemento las ideas de León XIII, en su encíclica Quadragesimo Anno de Mayo 15 de 1931, califica a León de gran maestro, y manifiesta que el socialismo es una perturbación social, que la iglesia salvara la restauración o la reforma cristiana de las costumbre socialistas, que la iglesia siempre promovió un salario, como un patrón, igual que la propiedad privada y, que promueve también el contrato de trabajo “JUSTO”, así como las clases sociales sosteniendo la empresa y el capital como cabeza del desarrollo individual y del Estado.

El “IDOLO” de Pio XI, León XIII, sostiene que ser socialista y católico al mismo tiempo es imposible. Juan XXIII (1881-1963) EN Mayo 15 de 1961 en su encíclica Mater e Magistral trata de dar un a nueva imagen a la iglesia católica en un hondo procesos de socialización y relaciones de convivencia. El desarrollo económico no debe estar divorciado de lo social, critica también los sistemas de esa época, al sacrificar al campo por el beneficio de la ciudad.

Pablo VI, Abril 16 de 1971, defendió el deber de ayudar a los pobres y a los oprimidos, el Papa comprometió a la iglesia a buscar una justa compensación para los obreros y por primera ves en 550 años en Vaticano rechaza al capitalismo exagerado en beneficio por igual de todas las clases sociales, dando lugar a movimientos políticos, económicos y sociales que se extiende por toda Europa y América Latina, el llamado socialismo cristiano, enfatizando que las clases son complementarias no excluyentes, que la propiedad privada tiene una doble dimensión individual y social, haciendo uso de sus derechos sin afectar al bien común, que sin violencia hay que resolver la injusticia social. El capitalismo tradicional y el comunismo son inaceptables, el sistema Económico neoliberal debe ser transformado a fin de humanizarlo. La propiedad privada es un derecho de todos, no solo de una minoría. La riqueza de un país se debe traducir por el aumento del bienestar común.

Estas ideas de forma expresa o tácita están presentes en los “Nuevos Estados”, dando lugar a las nuevas oligarquías cristianas, que formaron los nuevos partidos políticos demócratas cristianos y sociedad demócratas utilizando a Dios como pretexto y al Vaticano como institución burguesa para solapar la pobreza de siempre con la desigualdad de hoy.

Estos políticos Presidente tienen la responsabilidad de proteger los bienes feudales de la iglesia en cada uno de esos países y, de visitar al menos una ves al Papa de turno para besar su anillo en señal de sumisión a la intromisión de la iglesia en la política mundial, en detrimento de los pueblos.

El Italia, Francia, Bélgica, Alemania, Venezuela, Chile, Ecuador, Costa Rica, Paraguay, Uruguay, Argentina, estos partidos políticos con respaldo de las santas sedes luchan por adueñarse del poder público y poner a sus empresas vinculadas con las trasnacionales al servicio del gobierno. En América Latina los políticos cristianos, tienen decisiva importancia en mantener la globalización capitalista cristiana, personajes como Eduardo Freí, Rafael Caldera, León Fabrés Cordero, Sixto Duran Vallen, tienen decisiva importancia con una gran repercusión electoral en eses países seducidos por la doble moral de la iglesia católica.

La década de los 80 del los 1900 transcurre en una modorra guerra fría entre la OTAN y el Pacto de Varsovia, las Revoluciones de Nicaragua y El Salvador, la vuelta a la democracia en Sur América, el mundo con todos los adelantos posibles, inventados ya se produce un hecho curioso en 1978 con el Papa Juan Pablo I, un intento de la iglesia de una parte de sus Obispos por profundizar la línea de Juan XXIII y Pablo VI, muere de una forma misteriosa que coincide con el ascenso al poder de la línea republicana en los Estados Unidos con Ronald Reagan y con una reorganización de los sectores conservadores de la elite del vaticano quienes inmediatamente designan a Juan Pablo II, el primer Papa no Italiano en 400 años, formado en la Iglesia del Silencio, la misma de Pió IX (1846-1878) con resistencia al ateismo y al comunismo, impulsaría una nueva propuesta de cristiandad que contempla en no dialogo con el bloque socialista.

Por ese entonces Lech Walesa líder del movimiento Solidaridad de Polonia en clara disputa con la Unión Soviética evidencia una debilidad estructural del Sistema Soviético, y hacia allí enfila sus acciones, el nuevo enemigo del socialismo y el comunismo Juan Pablo II, apenas posesionado como Papa de la globalización capitalista. La estrategia de la nueva cristiandad consiste en una reafirmación de las tradiciones católicas, aceptando la modernidad sobre conceptos familiares morales y sexuales centrando sus acciones y actividades en la caridad. Esto implicaba una alianza estratégica con Estados Unidos, la OTAN y el Vaticano contra el bloque socialista, la teología de la liberación latinoamericana y francesa que es vista por el Papa como un caballo de Troya comunista y, por los Estados Unidos los movimientos de liberación nacionales eran considerados cabeza de playa soviética.

Juan Pablo II, respaldo los regímenes de seguridad nacional impulsados por los Estados Unidos en contra de los Episcopados Nacionales como en Chile, Brasil, Argentina, Paraguay. La iglesia Latinoamérica percibe a los Estados Unidos como una potencia protestante, que apoya el desarrollo de evangélicos, liberales y masones. La revolución cubana con mucha simpatía en América Latina tenía que ser sofocada y la asociación con los regimenes de seguridad nacional derrumban los trabajos de las iglesias locales que luchaban por no ser vistas como religión de Estado.

La controversia estalla cuando Juan Pablo II se saca la máscara apoyando a la contra nicaragüense, promovida por los Estado unidos y el Vaticano suspende a los sacerdotes del gobierno Sandinista e indigno también el silencio del Papa cuando el asesinato del Arzobispo Romero en el Salvador y los miles de desaparecidos de las dictaduras militares en la América del Sur, otorgando un trato privilegiado a los asesinos Pinochet, Videla, Velasco y a todos los gobiernos dictatoriales militares.

La gestión de Juan Pablo II, se fortaleció con la derrota del comunismo en su natal Polonia por la cual trabajo de la mano con el sindicato Solidaridad. La caída del bloque socialista promovió el derrumbe de la Unión Soviética, la derrota Sandinista en Nicaragua, la neutralización del FNLN en el Salvador, el empate en Guatemala, la premura económica de Cuba, marcarían el fin de una etapa de los movimientos de liberación nacionales con ideología antiimperialistas. Estados Unidos con semejante aliado que aglutina masas a favor de la fe, inicia el desmantelamiento de los regímenes de seguridad nacional por innecesarios e impresentables, para dedicarse a la lucha de los socialismos asiáticos, dejándole al Vaticano, África un continente para promover a caridad, principios de la doctrina cristiana de León XIII asumida por Juan Pablo II.

En ese marco la iglesia reoriento sus frentes, mientras antes eran ateos soviéticos contra cristianos, ahora con Juan Pablo II después de cada visita del Papa a diferentes naciones las luchas religiosas tomaron fuerza transformándose en cristianos contra musulmanes, occidentales contra orientales, en Asia, católicos contra protestantes en América, con el afianzamiento de los partidos social cristianos en los años 90 permitió que las clases medias altas desarrollaran las corrientes de la nueva era, centradas en el individualismo el esoterismo, el ingreso de los culto budistas e hinduistas, lo cual aunado a la crisis del catolicismo popular en la sociedad en donde crecieron las propuestas evangélicas ante la inmoralidad de los curas católicos en el mundo. Esto obligo al episcopado latinoamericano en la Asamblea del 2005 cuyo tema era la incoherencia de los cristianos católicos entre la fe y la vida.

El fin del concilio vaticano tubo un alto costo igual que la gestión de Juan Pablo II que aprendió a usar los medios de comunicación para aparentar que la vocación católica se mantenía intacta.

En 1978 cuando fue designado Papa habían mas o menos 749 Millones de católicos (17.75% de la población mundial), en el 2003 esa cantidad de católicos subió a 1086 Millones para bajar luego a 17.2 en la actualidad. Los Sacerdotes eran 416.329 uno por cada 1800 católicos, en el 2003 esta cifra se redujo 405.450. Los seminaristas han disminuido de 140 mil a 112.373 lo cual para el vaticano es preocupante ya que eso indica el envejecimiento de la jerarquía eclesiástica. Las ordenaciones de nuevos sacerdotes en el 2003 fueron de 9.317. Los bautizos no coinciden con el aumento de la población 4.125.264 en 1978 a 3.162.680 en el 2001.

La influencia de la iglesia en moral familiar y social disminuyo. Los españoles en un 81.4% esta de acuerdo con el divorcio. Por razones económicas el abortó tiene un 47.4 5 de aceptación en lo Estados Unidos, en Francia es del 12.3% y en España del 40%. El matrimonio entre homosexuales es otro problema de moralidad para el vaticano por la aceptación mundial. El Papa rechaza los milagros, mientras el 52% de latinoamericanos las acepta, en Europa oscila en un 40%.

En América Latina la iglesia católica ingresos al tercer milenio con pies de plomo, los homenajes a los sacerdotes héroes excomulgados por promover la independencia de la dependencia económica, por criticar el neoliberalismo salvaje que el vaticano siempre defendió. La subordinación sociopolítica al derecho natural de León XIII encontró un Juan Pablo II al más grande defensor de sus 86 encíclicas a favor del capitalismo.

El Vaticano juega con los pueblos como una potencia Europea, la visita a Cuba del Papa, precedida de inversiones, el alejamiento del Vaticano con los cubanos son evidentes, en 46 años de embargo económico ni una sola campaña de ayuda a favor de ese pueblo hermano. No así cuando el arresto de Pinochet en Londres se transformo en un dolor de cabeza para Juan Pablo II quien mando una carta solicitando clemencia para el asesino dictador.

La muerte de Juan Pablo II no cambia en nada la situación del pueblo oprimido del mundo. Es de suponer que el nuevo Papa seguirá las doctrinas cristianas de León XIII a favor del capitalismo.


Bibliografía Consultada

Humley –Acaduz

Utopía Moderna

Utopía del Renacimiento

El Tiempo debe Detenerse

El Arte de Ver

Jecons

William Stanley

rcpuma061@yahoo.com

Juan XXIII


Esta nota ha sido leída aproximadamente 12492 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: