No votaremos por nadie. Exigimos elecciones limpias y democráticas

(Abajo firmantes responsables)

Esto hay que repetirlo las veces que sea necesario: el teatrillo electoral del 28J no está pensado para favorecer al pueblo, sino diseñado contra él para mantenerlo como una masa de esclavos asalariados a ser vendidos para la explotación. Estas elecciones son una trampa política bien estructurada sobre la base del miedo, el engaño y llena de frases bestiarias; además, tiene un solo propósito: mantener en el gobierno sólo a quien defienda los intereses del gran capital y no el bienestar del pueblo.

Entre el madurismo y el maricorinismo no hay ninguna diferencia, son dos mafias enemigas del pueblo, son partidos que le sirven a los capitalistas explotadores. Por eso, en estas elecciones todo está calculado para que el pueblo sea el único perdedor. Están induciendo al pueblo venezolano a votar el 28J, en unas elecciones donde todos los candidatos plantean lo mismo, defender los intereses de las clases capitalistas, porque no se les escucha con claridad cómo es que sacarán al pueblo venezolano del empobrecimiento.

Estas elecciones están diseñadas para que maduro siga siendo presidente, ya que éste es quien le ofrece mayor estabilidad política al imperialismo norteamericano para saquear las riquezas de Venezuela. Y los demás candidatos, que fueron cuidadosamente seleccionados por el mismo madurismo, son simplemente para que legitimen con su presencia la farsa. Dicho en otras palabras, están allí como una estratagema para mantener atrapado el voto de los empobrecidos dentro de los esquemas del sistema de dominación. Y aquel que se salga o no quiera entrar en el aparato, será descalificado. Por eso, insistimos que el voto nulo y el cualquierismo no son ninguna solución, son falsas ilusiones. De nada nada sirven, porque, de un lado, con el voto nulo lo que se genera es la falsa ilusión de creer que se está dejando de votar como un acto de repudio a todos, pero en realidad, el solo hecho de presentarse en el proceso, aunque no se vote por ninguno, significa legitimar la trampa misma. Y, del otro lado, el cualquierismo lo que hace es reforzar la falsa creencia de que votando al menos malo se conseguirá así salir de la catástrofe; por el contrario, la alargará y seguramente se profundizará. La propuesta correcta es no ir a votar, y movilizar una aplastante y masiva abstención que impida que el madurismo y el maricorinismo no tengan cómo poder demostrar que sacaron millones de votos. porque votar sin libertad ni garantías democráticas cuando las maniobras del gobierno evidencian un inaceptable fraude electoral, sin que nadie pueda evitarlo, es como votar por Nicolás Maduro, y aun votando por otro candidato "menos malo" da igual porque todos responden a los intereses del capital neoliberal.

El país sabe cómo el gobierno madurista, a través del entramado institucional a su servicio, violó los derechos civiles y políticos establecidos en la Constitución y la Ley, abusando del poder y pactando con sus socios de la oposición variopinta y alacrana, quedando sellada la salvación de Maduro y de la clase política participante, mas no así la del pueblo trabajador empobrecido por el desastre catastrófico. Ambos sectores políticos son responsables de la profunda crisis multifactorial y de gobernabilidad que nos afecta a todos. Más del 80% de los venezolanos está de acuerdo en que Nicolás Maduro y su mal gobierno deben finalizar su mandato y salir definitivamete de la Administración Pública para evitar, impedir, que le siga hacienda daño al país y al pueblo venezolano en general. De eso no hay la menor duda. Pero sería irresponsable "elegir" otro igual o votando por un candidato de ese cualquierismo participante de la clase política que no tienen identidad social con el pueblo profundo, que no reconocen la Constitución Bolivariana y no tienen programa de gobierno consustanciado con el común de la sociedad venezolana. Ésas son algunas de las razones por la cuales no ir a votar; donde la abstención política es y seguirá siendo la opción correcta, porque votar por complacencia al desespero emocional lejos de resolver el problema central, agravaría aún más la situación de "gobernabilidad". Sería cambiar de musiú con el mismo cachimbo del paquete neoliberal. No tendría sentido crítico racional.

Bien, hemos fijado posición ante la planificada y antipopular estafa política acordada en Barbados por factores nacionales entreguistas dirigidos por potencias imperiales, a la que a imagen y semejanza de la IV República en sus estertores, se quiere someter al pueblo trabajador. Pero sería un salto al vacío si ésta no va acompañada de propuestas concretas no solo para viabilizarla, sino también para que tenga sentido histórico. Consideramos oportuno decir lo siguiente: Reivindicamos al pueblo trabajador y empobrecido por su capacidad de Resistencia, su carácter y estirpe rebelde, insumisa. Pero sobre todo hoy valoramos su convicción de que los agentes proconsulares (gobierno-psuv-oposición-fedecámaras) del gobierno de los Estados Unidos y de sus segundones europeos, que es igual a decir de las transnacionales petroleras, tecnológicas y financieras mundiales, no lo representan, no son sus voceros, que están coaligados para diezmarlo social y económicamente. En consecuencia, cree que es necesario y urgente recuperar la dignidad nacional, resolver los problemas más ingentes que le aquejan (trabajo remunerado según el Art. 91 CRBV, salud y educación de calidad, alimentación,y servicios públicos), ejercer la soberanía nacional sobre cada milímetro de su territorio, volver a la Constitución Bolivariana, rescatar la esperanza y de revivir los azares, adversidades y dolores de la Guerra de Independencia hasta encumbrarse como en Ayacucho, si fuera necesario para salir de la pesadilla madurocorinista.

En función de esto, planteamos:

  1. Convertir el llamado a la abstención en un Movimiento Nacional, en el cual confluyan todos los sectores politicos y sociales que consideren que estas elecciones son un fraude a la esperanza del pueblo llano y empobrecido, del pueblo trabajador, a la Constitución Bolivariana, a la democracia participativa y protagónica.

  2. Que el Movimiento Nacional por la Abstención (MNA) califique y describa con la mayor claridad política a los empleados de la Casa Blanca organizados en el GPP y en todas las organizaciones derechistas (mud, vente, mas, pj, las y los alacranes) entre otras) y empresariales como enemigos del pueblo y como luchar contra ellos.

  3. Que el Movimiento Nacional por la Abstención se convierta, post 28J, en un Movimiento por la Reconstrucción Nacional y la Democracia Popular.

  4. Venezuela conoce históricamente la experiencia de la Junta Patriótica de Salvación como mecanismo democrático de transición y como salida práctica funcional. Con base en ello, proponemos su organización en todo el territorio nacional ante un probable escenario de quiebre institucional después que el teatrillo electoral del 28J se venga a bajo y termine el madurocorinismo cometiendo sus últimas ruindades contra el país. Llamamos a asumir esta tarea desde lo local a lo nacional, de abajo hacia arriba. Desde la organización de una célula, un comité, un núcleo, una Unidad de Trabajo Comunitario en el barrio hasta la creación de la JPS nacional como dirección política de vanguardia, dirección o como una humilde organización más de acompañamiento para la transformación social y radical del país

  5. Que el Movimiento Nacional por la Abstención, desde su posición antisistema, diseñe un Programa de Lucha y de Gobierno, para el que proponemos se consideren los siguientes aspectos:

Implantar el papel dirigente de los trabajadpres sobre la producción, ejercer el poder y gobierno de las comunidades en sus territorios a través de las Juntas Patrióticas Comunitarias, empoderamiento del campesinado sobre las tierras productivas, planificación de la producción de bienes y servicios para la satisfacción de las necesidades del pueblo; defender la micro, pequeña y mediana empresa en el marco de un plan productivo nacional; expropiar a los grandes capitales; garantizar los derechos fundamentales del pueblo trabajador; recuperar para el desarrollo nacional todos los bienes muebles, inmuebles, económicos y financieros, tanto en el territorio nacional como fuera de él, frutos de la corrupción y el robo a la nación del madurocorinismo. Moralizar la Administración Pública Nacional. Derogatoria de los decretos y/o resoluciones que eliminaron los derechos y normativas laborales de la administración pública. Derogar las leyes antibloqueo, de zonas económicas especiales y contra el odio y la ley contra el fascismo.

  1. Que el Movimiento Nacional por la Abstención acompañe la propuesta de Nuestros candidatos son los derechos de los trabajadores y La Otra Campaña.

  2. Llamar al pueblo a enfrentar la política neoliberal del madurocorinismo en la calle, con movilización y organización.

NO VOTAR ES NO LEGITIMAR LA FARSA ELECTORAL

DE LA ABSTENCIÓN AL MOVIMIENTO POR LA RECONSTRUCCIÓN NACIONAL Y LA DEMOCRACIA POPULAR.

JUNTA PATRIÓTICA DE SALVACIÓN PARA LA TRANSICIÓN POLÍTICA CON EL PUEBLO TRABAJADOR

Arnaldo Aguilar

Rafael Sánchez

Francisco Ochoa

Águedo Alcalá Machiz

josefranciscoochoav1@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1526 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter