La fuerza del cambio político moderno hacia lo irracional

En los últimos años Venezuela ha sido víctima propicia y testigo de un cambio en la forma en que se desarrolla la política imperialista en diferentes partes del mundo y contra todos los países, inclusive contra sus aliados en Europa pero exceptuando a Israel. Así vemos cómo los discursos políticos se basan en la emoción, la manipulación, en lo impulsivo y en la mentira sistematice, apelándose al miedo, al terror y a la destrucción directa como en el caso de (entre los casos conocidos) Solemaini, en lugar de la razón y el debate de ideas.

¿Porque Estados Unidos e Israel y el capitalismo en general no utilizan la razón y el debate de ideas? Dicho resumidamente, porque en ese campo no pueden ganar, así como no pueden ganar en el corazón de la gente apelan a la sinrazón y todas sus variantes.

Este engendro de política, no es que ahora es que aparece sino que se hace masivo, y creo que tiene su explicación en el cambio o crecimiento de las fuerzas productivas en los Estados Unidos, país líder, que han alcanzado niveles de desarrollo y en acumulación de riqueza como no se había visto nunca en la historia de la humanidad. Consecuencia igualmente de este desarrollo del ser capitalismo, cambia también como conciben ellos su entorno o ambiente, como se guste en llamar, y cuáles deben ser sus relaciones con ese entorno tomando en cuenta, principalmente sus intereses capitalistas de Estado.

Debemos entender que esta nueva etapa o modo de producción capitalista hiper, genera su propia racionalidad dirigida a perpetuar y preservar su existencia como ser capitalista y esa nueva racionalidad es la irracionalidad. No es solo que acomoda la irracionalidad existente en el mundo a su nueva forma de ser sino que crea una nueva irracionalidad ajustada a sus necesidades de dominio y hegemonía, con la cual organizara sus relaciones con el entorno.

Podríamos decir que hay una racionalidad capitalista que se compone de dos elementos, la racionalidad de la acumulación de capital y la irracionalidad de la dominación, pero como esto complejiza este artículo, no lo diremos.

¿A nosotros seres de izquierda, que nos interesa? Nos interesa saber que hacer políticamente en esta situación, adaptar los planteamientos a las nuevas situaciones que el capitalismo crea en su devenir, no casarnos con las políticas anteriores, ir renovándolas para dar una respuesta comestible a la población y principalmente a las clases trabajadoras, los pobres, los explotados, los excluidos, ese mundo amplio de personas sufridas bajo el yugo del dominio capitalista, que constituye nuestro target político.

La izquierda y sus gobiernos no pueden amedrentarse ante lo inesperado de este nuevo escenario, digamos moderno, sino que debe innovar con nuevas ideas, organizaciones, mensajes, que reviertan el mensaje capitalista adaptándolo a los objetivos del socialismo y el bienestar de las mayorías. Así como antes los escudos de metal superaron a los escudos de madera, así la izquierda debe forjar sus nuevos escudos ideológicos y políticos para que con nuevas lanzas intelectuales dé la gran batalla a los avances imperialistas hacía nosotros.

Esta política de incentivación de lo irracional y las bajas pasiones, que dañan al ser humanos en lo humano, se ha visto potenciado por el avance de las redes sociales y la posibilidad de segmentar y dirigir mensajes específicos a determinados grupos de personas, para manipularlos con fines determinados pero que son desconocidos para los usuarios. A su vez el imperialismo ha impulsado el surgimiento de líderes populistas y autoritarios, que apelan a las emociones más primarias de la población, lo que ha sido una de las manifestaciones más claras de este cambio hacia lo irracional en esta política moderna contra el socialismo en general y contra Venezuela en lo particular.

Es necesario por lo tanto sumarse todos al combate ideológico y político, crear conciencia popular haciendo análisis racionales para eliminar la táctica de lo irracional, elevar el nivel de actividad, induciendo a los miles de altos empleados que el gobierno socialista mantiene en sus nóminas, en la Asamblea Nacional, en el PSUV, en los Ministerios para que se incorporen a la pugna, se esfuercen mucho en agitar y escribir, por el socialismo, por el futuro, por Venezuela: ¡Maduro es pueblo en campaña electoral!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 584 veces.



Oscar Rodríguez E


Visite el perfil de Oscar Rodríguez E para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: