Contra lideres políticos peorros

Soy socialista y demócrata de toda la vida. No soy de la extrema derecha, pero tampoco de la extrema izquierda: soy del centro, demócrata, antinacista, antifascista, socialista. Fui formado por Alfredo Maneiro, entre otros venezolanos ilustres (Miguel Otero Silva, Alfredo Armas Alfonzo, Edmundo Barrios, Américo Silva, Edwin Sambrano Vidal, Héctor Mujica, Clemente Scotto Domínguez), y él (Maneiro, fundamentalmente) nos enseñó (década del 70 en Ciudad Guayana) a despreciar los métodos antidemocráticos, y a fomentar la toma de decisiones y la participación de la gente humilde, que se empodere de su vida y de sus decisiones.

Creo en la solidaridad humana, la compasión, y enfrento a los fascistas, el nazismo, la maldad humana (hace mucho tiempo) como sea necesario, incluyendo a punta de ideas y si es menester a coñazos también. No me arrepiento que apoyé en su momento al comandante Hugo Chávez Frías, como la mayoría del pueblo venezolano, y no tengo nada de que arrepentirme pues solo he hecho el bien a mis semejantes, así que no escupo para arriba para que ningún gargajo de porquería me caiga en el rostro.

No quiero nada con la derecha ni la izquierda extremista porque no pertenezco a sus filas. Soy de la vanguardia humanista de la raza humana y no me arrepiento de ello, lo explico, lo lidero. Estoy con todos los que luchan por una vida mejor para el ser humano. Con el chavismo puede ser que me equivoque, como la mayoría del pueblo venezolano, y a lo hecho pecho, y lo digo con dignidad. Pero no apoyo, ni nunca lo haré, a gente de la derecha fascista, los Maricorinos, los Leopoldistas, los de Ledezma, de Capriles, y toda la porquería fascista de odiadores y resentidos pagada por los Estados Unidos y Europa en Venezuela y Latinoamérica para aplastar a los patriotas nacionalistas, bolivarianos. Soy amigo de Claudio Fermín, Juan Barreto, José Brito, Nelson Moreno, Luis Figuera, de gente de la derecha y de la izquierda que no sean extremistas políticos.

Aborrezco a los extremistas, los que piensan de una sola forma y no admiten el pensamiento diverso, distinto, lateral, que es diferente. Los que, como evangélicos enloquecidos, predican una sola visión de las ideas.

Soy un humanista, un poeta, un hombre cuya religión es la vieja religión de los indios kari´ñas (caribes), y por ende un socialista. No creo en el capitalismo liderado por los Estados Unidos de América y sus aliados, que ahora han entrado en declive... Otro mundo será tercamente posible para el ser humano o la humanidad se extinguirá en medio de estallidos de bombas nucleares.

No soy madurista, y la vida tristemente ha extinguido el chavismo, pero queda el humanismo al cual nunca renunciaré porque soy un humano y he de defender lo que es humano, no lo antihumano...

No creo en los Estados Unidos de América ni en sus élites miserables que ahora han hecho colonos a los Europeos y solo le dan migajas de su rapiña voraz. Lo que sí creo es que la gente puede (si piensa un poquito, si reflexiona con su propia cabeza y no la de otros) es pensar con claridad en la necesidad de compasión por el que sufre y hacer todo el bien que pueda el corazón y las manos de uno.

Ese es mi trabajo. No soy líder político de una mierda, soy un poeta, un hombre de bien, que ama a su familia, a su esposa, y a todos los animalitos y plantas que Kaaputaano, el Morador Eterno del Cielo, dispuso a bien en este planeta que rueda ciego en las oscuridad de las tinieblas. Salud...



Esta nota ha sido leída aproximadamente 881 veces.



José Canache La Rosa


Visite el perfil de José Canache La Rosa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad