La colonización distorsionó la historia

Ser sujetos pasivos, acríticos, ante las agresiones del opresor nos convierte en presa de su dominio.

¿Hasta cuándo vamos a continuar considerando al planeta como una bola que se armó como una suerte de rompecabezas?

Esa visión suele minimizar a los pueblos que han sido reseñados con la mentira histórica del "nuevo mundo", una rotulación que no encaja en la historia universal de la aparición de la especie humana en la Tierra, pues para el año 1492 NuestraAmérica se había forjado desde hacía más 15 mil años atrás.

Sin embargo, Europa aparece como centro y motor de la civilización, cuyas raíces no van más allá del Renacimiento, difundidas en el siglo XIX.

Tras esta visión se disimula un desprecio hacia las demás culturas presentes desde tiempos inmemorables.

Europa tomó de China la imprenta, la pólvora, la brújula, el mecanismo de relojería, la cartografía cuantitativa, etc.

Los chinos descubrieron el acero en el siglo II, inventaron el papel en el VI, la imprenta en el VIII, la pólvora y el papel moneda en el IX, además, la arquitectura naval china, ya para antes del siglo XV, era la más avanzada del mundo, existiendo evidencias de que los chinos habían descubierto a América y la cartografiaron en un mapa de 1421, Colón la tomó, 71 años después, e hizo su eufemismo "descubrimiento" del "nuevo mundo" apoyándose en estos mapas chinos.

China, en pleno siglo XIX (hasta 1870), producía tanto acero como EEUU e Inglaterra juntos.

Asimismo está la existencia histórica de otras ciencias y tecnologías no europeas, está la ciencia del pretérito Egipto, la agricultura africana, la astronomía dogón, la matemática maya, la arquitectura y la técnica de riesgo de los azteca y paremos de contar.

En esta colonización mental de la cual hemos sido objeto, la interdependencia de los "distintos mundos", a pesar de que ha sido un desarrollo común, "el primer mundo" ha sido el accionista mayoritario.

La verdad histórica es que las revoluciones industriales fueron posibles debido a la explotación de los recursos de los territorios colonizados y a la explotación del trabajo de los esclavos.

Ese "viejo mundo" o la colonización tiene en su haber millones de millones de niños, niñas, adolecentes, hombre y mujeres, abuelitos, todos masacrados por el colonizador y el hito de haber arrasado con culturas milenarias.

Esta es la fehaciente verdad histórica de la criminalidad del proceso de la colonización, que el imperialismo pretende distorsionar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 689 veces.



Alberto Vargas

Abogado y periodista, egresado de la UCV, con posgrado en Derecho Tributario y Derecho Penal. Profesor universitario en la cátedra de Derechos Humanos

 albertovargas30@hotmail.com

Visite el perfil de Alberto Vargas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: