El mito de la democracia (4)

La democracia: en verdad no se debe hablar de democracia, más bien de democracias, de acuerdo con la forma como los países industrializados la conciben y la manera como los no industrializados la entienden y la practican.

La democracia no es nada nueva, fue concebida en el año 510 a.C por Clístenes de la familia de los Alcmeónidas, quien vivió exiliado por un tiempo por oponerse al gobierno apoyado por los aristócratas liderizado por Iságoras durante la tiranía de Hipías (VI aC). Desde hacía tiempo en Atenas se planteó una lucha encarnizada entre la nobleza, una élite que se había mantenido en el poder desde hacía tiempo. Por tal motivo Clístenes propuso una verdadera revolución apoyado por su familia y los clanes eupátridas. Por tal motivo logró sacarles provecho a los malestares de las ambiciones de ciertas élites y las aspiraciones del pueblo ateniense. Propuso que solo el pueblo ateniense debatiese las políticas, que las votase, las pusiera en funcionamiento independiente de la clase social o la riqueza. Hacía suyo los planteamientos de Pisístrato y Solón quienes afirmaban que el pueblo era realmente soberano, por lo que lo lógico era que tuviese autoridad correspondiente a su ciudad. Fue así como el pueblo (demos) fue envestido con el poder (kratos), que permitió que Atenas se convirtiese en una democracia, del griego demokratia. Esta posibilitó que todos los ciudadanos varones (los esclavos y las mujeres excluidas) tenían los mismos derechos, libertad de expresión y la oportunidad de participar en el ámbito político.

En verdad, Atenas era una ciudad dividida en tribus o klanes que se peleaban por intereses, tal como ocurre actualmente. Aquella democracia no se correspondía con la democracia del siglo XXI, existía un consejo de ciudadano donde estaban representadas diversas tribus o klanes. Pero tal igualdad que aspiraban todos no existía para otros, dado que la esclavitud era parte de la vida cotidiana en Grecia, había una ley que permitía esta ignominiosa práctica. Los griegos consideraban a los esclavos como una especie de ganado que se podían comprar y vender. Como toda sociedad antigua, la ateniense estaba dividida en clases sociales, siendo la mayoría de los esclavos los ilotas, nombre que se le daba a los mesenios capturados en la guerra de Grecia contra Mesenia.

La democracia en Atenas se mantuvo entre los siglos V y IV aC. Después de la muerte de Pericles el régimen democrático ateniense fue interrumpido dos veces por la revolución oligárquica hacia final de la guerra del Peloponeso. Finalmente, el régimen democrático fue suprimido con la llegada de los macedonios.

Pasó mucho tiempo y solo se escuchó de nuevo la palabra democracia después del triunfo de la Revolución Francesa en 1789, siendo los burgueses los grandes beneficiarios de la gesta del pueblo hambriento de París. El cambio, secuela de este movimiento revolucionario, fue la mejora de la situación de los más ricos, lo cual se manifestó en una distribución favorable de su clase, del poder político y la propiedad privada. Se instaura un gobierno democrático tomando como referencia la democracia de los EEUU. Fue a raíz del Segundo Congreso Continental, en el año 1776, cuando se declara la independencia de las 13 colonias de la Gran Bretaña. En el documento que proclama la independencia se lee "todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su creador de ciertos derechos inalienables entre los cuales está la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad…" Fue en el 1787 cuando se presentó la primera constitución de EEUU. Creándose así el mito de la mejor democracia del mundo, copiada, en parte, por los burgueses que ocuparon el poder después de la Revolución Francesa, así mismo, por muchos países centro y suramericanos después de alcanzar la independencia.

A pesar de todo lo escrito en los documentos de la Declaración de la Independencia de EEUU y la Constitución, esa igualdad que se pregonó en aquella recién creada democracia no pasa de ser más que tinta y papel. La abolición de la esclavitud se promulga en 1865 ratificada en la Decimotercera Enmienda de la Constitución, sin embargo, a pesar de lo establecido en la ley, los negros libres no gozaban de derechos civiles. Pasarán 99 años para que en1964 se promulgue la Ley de Derechos Civiles mediante el cual se autorizaba la integración racial, prohibir la segregación de los negros en las escuelas, espacios públicos y empleos. Con esta aprobación de este documento se pretendía detener siglos de abusos contra los derechos humanos de los afroamericanos, cuya marca fueron la esclavitud, represión y tortura.

No obstante, de los documentos, decretos y leyes es notorio que aquel racismo de hace muchos siglos sigue vigente tanto en el pueblo de los EEUU y en los órganos de justicia. Son notorios los casos de segregación racial que se evidencia entre los blancos de la población de USA contra los afroamericanos, ahora extendido hacia los hispanos, asiáticos árabes. A lo anterior se evidencia ante las injusticias de los tribunales y la policía estadounidense cometidas contra gente de color y los grupos minoritarios nombrados. Es sorprendente que las personas de color que constituye el 12 % de los habitantes conforman el 40 % de la población carcelaria de EEUU, una muestra de las justicias democracia de este país. No cabe duda, la violación de la constitución de EEUU por parte del gobierno de EEUU es reiterada. Esto no demuestra que el racismo del pueblo de EEUU es estructural y social.

Es bueno destacar que EEEUU presume sobre los tres pilares sobre la que descansa su democracia, esto son el sistema electoral, la libertad de expresión y la libertad.

Con respecto al sistema electoral debo referir que el pueblo estadounidense no elige directamente el presidente, sino a través de complicados colegios electorales en los cuales recaen la decisión de proclamar al ganador. Existe una polarización entre dos partidos, el Demócrata y el Republicano que desde hace años se disputa la presidencia de EEUU, con otro agravante. La última campaña electoral en Trump (candidato republicano) y Biden (candidato demócrata) costó la onerosa suma de más de nueve mil millones de dólares. Las fuentes de financiamiento de dicha gesta no son públicas, se hace a través de fundaciones que son las que reciben el dinero, que de seguro provienen de grandes consorcios financieros, industriales y fabricantes de armas. Sin duda, una vez que gane el candidato favorecido con el dinero donado el oferente será beneficiado con contratos y con otros favores, una manera de recaudar el dinero aportado para la justa electoral. Esto mismo ocurre con la elección de un senador, de un diputado, de un juez. Evidentemente, si la democracia descansa en el gobierno del pueblo, aquel sistema electoral no garantiza la participación de la mayoría de la población puesto que el pueblo no tiene dinero suficiente para financiar una campaña electoral.

Sobre la libertad de expresión es mucho lo que se puede comentar, a sabiendas que la mass media, es decir los medios de comunicación de masa, está en manos de grandes consorcios de televisión, redes sociales, prensa escrita y oral, cine, editoriales y todo medio encargado de difundir una información. Está claro, dicho testimonio para ser difundido debe concordar con los intereses de los dueños de las empresas de comunicación y con el sistema de gobierno, comprometido con los intereses del capital. El caso más patético es el del australiano periodista, programador y activista de internet Julian Assange quien tuvo la valentía de difundir ante el mundo las atrocidades cometidas por ejército de EEUU durante la invasión de Irak. Dicha denuncia está vinculada con la violación de los derechos humanos, allí demostró de manera fehaciente las torturas y asesinatos deliberados contra civiles por parte de soldados estadounidenses. Por esta razón encarcelaron al periodista y actualmente se encuentra encerrado, mejor dicho, secuestrado en el Reino Unido para ser deportado a USA. Una vez que arribe a EEUU será condenado a cadena perpetua o a muerte, a pesar que Julián no cometió ningún delito en la casa de Tío Sam ni en ninguna parte del mundo, su único delito fue comunicar la verdad. Lo mismo ocurre con lo relativo a la guerra de Rusia y Ucrania, la prensa occidental solo difunde fake news para poner al gobierno eslavo como criminal contra el pueblo de Ucrania. Sin olvidar lo ocurrido con la pandemia de covid 19, cuando el presidente Donald Trump difundió, sin prueba alguna, la noticia de que el responsable de este virus fue el gobierno chino, a tal grado, que los medios de comunicación se referían a tal epidemia como la causada por el "virus chino". Como se ve, la democracia estadounidense se sustenta sobre mentiras que los medios de comunicación a su servicio pretenden convertirlas en verdades. Una demostración de que la libertad de expresión de EEUU está secuestrada y reservada para los dueños de los medios de comunicación, solo ellos pueden informar lo que les conviene, violando así la constitución de EEUU.

Se puede verificar en los medios de comunicación cómo los líderes de demócratas y republicanos siempre tienen la palabra libertad en sus labios. En cualquier evento realizado en EEUU o en diverso escenario internacional es una de las que más resuena en los medios de comunicación. Sin embargo, este vocablo libertad sirve para ser disfrutada en forma condicional. Ciertamente, los pobres en EEUU no tienen la libertad para ir a una clínica u hospital por un problema de salud sino posee un seguro que lo respalde; del mismo modo ocurre con la educación universitaria, solo puede un estudiante concurrir a una buena universidad si posee dinero u opta por un crédito estudiantil, para quedar endeudado con el banco por toda la vida. Del mismo modo, respecto al tratamiento que la policía les da a los afroamericanos, son muchos los casos de hombres y mujeres de color que han sido arrestado y maltratado por el color de su piel, dado que este no se corresponde con el perfil que el dueño de un local aspira o de lo que piense el policía rubio. Una manera peculiar de concebir la libertad.

Pareciera que los gobernantes de EEUU tienen un concepto especial de libertad y quizás por eso dispone de más de 1000 bases militares distribuidas por todo el planeta. Es la libertad que posee el gobierno yanqui para intervenir militarmente en cualquier país que no practique la democracia, según el modelo estadounidense. Bajo ese concepto de libertad de EEUU, los países de la UE aceptaron de manera sumisa convertirse en los abanderados de la democracia. Es el gobierno gringo el que determina a que países los europeos le pueden vender sus productos de exportación y a cuáles le pueden comprar las materias primas necesarias para mantener la calidad de vida de sus connacionales. Eso se los estamos viendo con el problema de las sanciones económicas que USA aplica a otros países y por tal motivo les prohíbe a los de la UE el tener cualquier tipo de comercio con las naciones sancionadas, so pena de ser castigada. Este es el concepto de la libertad de la administración estadounidense. ¿Cómo queda la libertad de comercio?

Pareciera que EEUU y la UE poseen una especie de democraciometro, un artilugio extraño que sirve para medir las democracias en todo el planeta. Son ellos los que deciden si un país se corresponde con los estándares de la democracia occidental, son ellos los que ventilan si las naciones violan los derechos humanos, a pesar de que EEUU y la UE con esa máquina mortal llamada OTAN incursiona, arremete y asesina a los habitantes de los territorios que invaden. Son ellos (EEUU y la UE) los que controlan los mass media, las grandes corporaciones de la comunicación y los que deciden cual es la información que se divulga sin importar si es un fake news. Una democracia muy especial es la del gobierno sionista de Israel que masacra a los palestinos y le roba sus tierras ante la mirada indiferentes de los otros países democráticos,

Está comprobado la cantidad de desinformación que difunden los medios de comunicación occidentales, es el caso de las noticias sobre Irak, Libia, Afganistán, Yemen, Bolivia, Nicaragua, Cuba, Rusia, China, entre tantas donde se pusieron y se ponen en evidencias las mentiras cocinadas por los laboratorios especializados de los países del "primer mundo" para derribar gobiernos. Las administraciones de los países industrializados poseen su propia manera de concebir la democracia. Pareciera que son los mismos criterios sobre libertad que utilizó el gobierno de USA y los países europeos para apoyar a las dictaduras de Centro y Suramérica y también las africanas, a tal descaro que muchos de aquellos tiranos fueron homenajeados y condecorados por el gobierno estadounidense.

Está evidenciado, por los párrafos anteriores, que al igual que en la monarquía, el imperio y la dictadura, la democracia de los países occidentales del norte se esconde detrás del mito, una ficción en la que la mentira de tanto difundirla por los medios pareciera una verdad. Voy hacer mía las palabras del escritor y periodosta estadounidense H.L. Mencken, quien scribió en uunos de sus libros: "Uno de los méritos de la democracia es muy evidente: es la forma de gobierno más seductora que ha inventado el hombre. No cuesta trabajo encontrar explicación de ello. Se basa en postulados que son palpablemente falsos y, como todos saben, para la gran mayoría de los hombres lo falso es inmensamente más fascinante y satisfactorios que lo cierto". Lee que algo queda.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 673 veces.



Enoc Sánchez


Visite el perfil de Enoc Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Enoc Sánchez

Enoc Sánchez

Más artículos de este autor