Salvemos la salud mental

I.

La OMS acaba de publicar en su WEB un artículo donde se estima que para el año 2.030, la enfermedad mental será la primera causa de otras enfermedades en el mundo (Junio 17, 2022), en base a lo registrado en el Informe Mundial de Salud Mental - 2.022. Lo cual hace suponer un desorden cerebral de carácter colectivo en pleno desarrollo.

Aunque esto no debería ser una sorpresa dada la tendencia que se tenía en el año 2.010, si es algo terrible, ya que apunta hacia la extinción de la especie humana y además deja al descubierto, tanto la ineficacia para cumplir el Plan de Acción Integral sobre la Salud Mental 2.013 – 2.030 suscrito por 194 países integrantes de la OMS, así como el impacto negativo de la Era del Miedo por covid-19.

Este señalamiento de la OMS, bajo dos premisas esenciales de lógica sencilla: a) la salud mental es parte integral de la salud, tanto es así que no hay salud sin salud mental y b) como la salud es un derecho humano fundamental, si la salud mental no está cubierta no hay derecho a la salud, se convierte en una acusación sobre delitos de Lesa Humanidad que debería ir a algún juicio y al mismo tiempo en un grito de auxilio para la humanidad.

Y es en esto último que debemos concentrar todos los esfuerzos.

Hay que salvar la salud mental en el mundo. Cada país debería desarrollar un plan de contingencia con entes gubernamentales, instituciones educativas, profesionales de las ciencias de la salud y pueblo organizado.

La comunidad de la naturopatía ya arrancamos.

II.

En esta campaña para salvar la salud mental hay estar conscientes de tres cosas muy importantes.

Una, para qué sirve la mente; otra, como se mantiene el cerebro y también, identificar las afecciones del ámbito mental.

La mente es una central emocional que reside en el Cerebro y sirve para procesar las informaciones, generar las órdenes, controlar el organismo y cultivar el pensamiento. Si algo de esto se desconfigura, los órganos y sistemas fallan, entonces el organismo se enferma.

El Cerebro para ser vigoroso necesita nutrirse y ejercitarse.

El Cerebro necesita varias formas de nutrición: oxigenarse con buena respiración y aire puro; hidratarse con agua potable; nutrirse con proteínas y glucosa para el líquido cefalorraquídeo (LCR); descansar durante las noches y otros momentos de tranquilidad; un entorno de armonía con pensamientos edificantes. Hay que tenerlo fuera del alcance de ondas electromagnéticas y sonoras perturbadoras.

El Cerebro también necesita ejercitarse de diferentes maneras: memorización, concentración, imaginación, creatividad y reflexión crítica. Con lo cual calibra los sentidos, desarrolla el pensamiento abstracto y regula el cuerpo de emociones.

Entre las afecciones psíquicas y enfermedades psicosomáticas manifestadas en los enfermos tenemos: depresión, insomnio, estrés, nerviosismo, miedo, culpabilidad, envidia, penas, remordimiento, tristeza, temor, odio, descontento, dolor de cabeza, hipertensión arterial, úlceras, acné, dolencias, soriasis, vitíligo, diarrea, pérdida del cabello, entre otros factores de la gran pandemia.

Los elementos antes indicados, dan una idea de la complejidad que tiene una campaña para salvar la salud mental y exigen una organización pluridisciplinaria y ágil con un plan mínimo acción.

III.

Salvar la salud mental entre otras acciones, requiere:

1 ) Establecer un centro de atención a la Salud Mental en cada parroquia del país.

2) Desarrollar en 90 días, un Programa Acelerado en Salud Mental: Salud del Cerebro, Gimnasia Mental y Terapias de Salud Mental.

3) Reorganizar los servicios de salud mental gubernamentales.

4) Redefinir la conceptualización de Salud Mental para ampliarla, ya que hasta el momento solo se asocia a la demencia y la esquizofrenia.

5) Crear el voluntariado "Somos Salud Mental".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 380 veces.



Alexis Adarfio Marín


Visite el perfil de Alexis Adarfio Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Adarfio Marín

Alexis Adarfio Marín

Más artículos de este autor