Propuesta Constituyente: Ama de casa como administradora del hogar

Comparto el fruto de las conversaciones con damas venezolanas, con corazones llenos de amor, mujeres que realmente han hecho hogares y otras que han sufrido el no haber podido formar un hogar digno; eso debido a la discriminación exacerbada que se tiene en Latinoamérica sobre la mujer. Rememoro lo aprendido de hombres con corazones nobles como lo son el Gobernador Francisco Rangel Gómez, nuestro Comandante Presidente, Nicolás Maduro Moros y nuestro Comandante Eterno, Hugo Rafael Chávez Frías, quienes siempre tuvieron en su corazón y su verbo la protección de la familia, haciendo énfasis en la administradora del hogar, la MUJER.

Un cúmulo de ideas me llevaron a pensar, que para que se hagan realidad hay que exponerlas en público con las y los camaradas y con todos los ciudadanos interesados, para que Venezuela sea mejor para todos. Por ello, he visto como en estos 18 años se ha impulsado la lucha social y la protección de todos los venezolanos, los niños, las niñas, los adultos, trabajadores y trabajadoras, protección de todos, establecidos en tantos artículos repartidos en capítulos, como está ordenada nuestra Constitución Venezolana y Bolivariana, obra sin lugar a dudas de nuestro Presidente Eterno, pensada estoy seguro, que tantas ideas asentadas ahí, fueron fruto de muchos años.

El Presidente Chávez se preocupó por tantas injusticias propias de un sistema ideado por tiranos cuarto republicanos, para sembrar más y más desigualdad, por eso hoy es propicio para luchar con todas las fuerzas para que se acorte la distancia cultural, económica y social de tantas mujeres que por no tener las herramientas fundamentales (Académicas, o del tiempo, o por no tener donde dejar cuidando a sus hijos), aún no han podido parecerse en su alcance con tantas otras mujeres que si han podido implantarse en un mundo tan competitivo con tantos hombres que carecen de esa preocupación porque la mujer alcance la igualdad económica y cultural, me refiero a la mujer que necesita ser visibilizada como las que lo han logrado, son nuestras compatriotas que abundan cargadas de hijos, y siendo jóvenes, no pueden estudiar o trabajar, y son las hijitas de esas mujeres que luego a una edad hasta preadolescentes empiezan a tener hijos, es una cadena interminable, y es cuando ya habiendo alcanzado la adultez mayor intentará la protección del estado con una pensión de Amor Mayor, pero en todo ese tiempo que ha pasado, pregunto: ¿quién se lo va a pagar?, ¿cuánto le habrá costado para llegar a buscar la pensión de Amor Mayor, ¿cómo se educó ella y educó a sus hijos y cómo se educaron esos hijos?, que injusticia se ha creado, a pesar de tantas leyes de protección de la mujer.

Son escalones muy largos para subirlos y llegar a reclamar los derechos, con escasa cultura y económica, así como tantas otras dificultades que eso genera, pues no podría en lo inmediato sobreviviendo mal alimentadas, dedicarse a hacer valer sus derechos, por eso corresponde a las mujeres que si pueden, cristalizar esta políticas para todas las mujeres de Venezuela y ser ejemplo en el mundo. Como aplaudiría Chávez, cuando establezcamos en la Constituyente todos y todas, que la mujer, la administradora del hogar tenga los derechos de un trabajador del Estado y de la empresa privada, solo así con un salario podrá darle educación debida a los hijos, adquirir cultura y preparación, con la seguridad de que Venezuela encontrará el rumbo de la justicia de las oportunidades, porque ese salario activará la economía productiva de los uniformes escolares, de la higiene y la salud, de la buena alimentación, de la humildad con dignidad, de los zapatos, del trabajo manual de cientos de trabajadores; ese salario regresa al estado en desarrollo y transformación positiva, ese es el paso de gigante que vamos a hacer todos y todas porque como venezolanos nos queremos, y queremos de verdad darle a tantas mujeres la mano para su reconocimiento cristiano y revolucionario de que existen y de que de verdad existimos y de que el Estado Chavista y Revolucionario es un Estado de inclusión y justicia sin discriminación, para todos, para un pueblo con cultura económica y social; para la mujer, que ya no va a ver desde muy lejos esas leyes de reivindicación, sino que va a ver en la soberana ley de leyes, nuestra Constitución, en el capítulo de los derechos de la mujer el título: la mujer es para todos los efectos, la administradora del hogar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1100 veces.



Héctor Herrera Jiménez


Visite el perfil de Héctor Herrera Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas