Vacuna contra la manipulación

Una opción para contrarrestar los mecanismos de manipulación que emplean las elites dominantes en sus voracidades de todo género, está determinada por el grado de formación política del ciudadano común, ese a quien el poeta Mario Benedetti solía llamar: el hombre de autobús.

Este "Colectivo Deapié" como lo llaman otros – en un proceso liberador hacia una democracia profunda y verdadera- debe tener acceso a medios que le permitan detectar las trampas de quienes detentan poderes hegemónicos en detrimento de sus intereses fundamentales.

Si no estamos conectados con una idea específica sobre la importancia de preservar lo propio, lo que nos es común, digamos por ejemplo, la nación en su máxima expresión, será harto difícil armar un engranaje capaz de volcar la subyugación miserable en la que nos encontramos inmersos hasta el cuello.

Y es allí donde – precisamente- actúan las escuelas de formación política del ciudadano; los círculos de estudios o células u escuelas de cuadros, aportando los conocimientos fundamentales para que usted no se deje manipular por los poderosos y defienda con debidos argumentos su libre albedrío.

Quizá. El término formación política leído asaz, de pronto pudiese ser erróneamente mal interpretado y generar resistencia. Por lo cual conviene aclarar que esto no tiene nada que ver con prosélitos partidistas.

No. Esta expresión se inscribe en conceptos filosóficos y etimológicos con los cuales la Real Academia Española de la Lengua, a través de abundante literatura define el término política. Entonces, la propuesta obedece a la urgente necesidad de crear entes de discusión y formación política como una actividad humana de beneficio social colectivo.

Si por una parte tenemos que lidiar a cada instante con un enemigo oculto que lo acosa a uno, inteligentemente, sin ningún tipo de enfrentamiento. Y por otro lado carecemos de las herramientas formativas que nos permitan construir un dique que frene esa avalancha de aparentes "buenas" intenciones que con sutilezas "enmarañadas" nos ofrecen la radio, la televisión y los medios impresos. Obvio que estamos en desventajas para librarnos de su "trampa".

En la Escuela de formación política del ciudadano aprendemos a pensar desde el adentro para dar la cara en el afuera. Nos sumergimos en lo más sencillo para enfrentar a la inteligencia desarrollada; retrotraemos aquellas sesudas y esplendorosas enseñanzas socráticas a través de las cuales el maestro, sugiere: conócete a ti mismo y practica la virtud.

En esos cursos o grupos de estudios políticos nos preparamos ideológicamente para la vida. Nos adentramos en el presente desde el ayer. Aprendemos en colectivo a abrir bien los ojos para detectar la maldad. Mire como hace falta en este momento que la gente se compenetre con su euritmia. Con ese aquí y ahora para -desde la socio historia- determinar su acimut.

Palmarias y atinadamente consistentes con este artículo las puntualizaciones que hace el destacado lingüista estadounidense Noam Chomsky, en un vídeo sobre diez (10) estrategias de la manipulación de masas, que les invito a compartir en el siguiente enlace visto por más de 300 mil personas alrededor del mundo:

https://youtu.be/_AQVnvHvty8

*Periodista venezolano en funciones diplomáticas en Vietnam

nelsonrodrigueza@gmail.com

 

 


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 868 veces.



Nelson Rodríguez A.

Periodista y diplomático. Autor de ensayos, cuentos y poesía.

 nelsonrodrigueza@gmail.com

Visite el perfil de Nelson A. Rodríguez A. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: