Mi Primo, El Escuálido Encapotao

Mi primo Leonardo vive en Alemania y después de muchos años sin vernos me vino a visitar, tenía ganas de hacerlo hace bastante rato, pero no se terminaba de decidir por esa guerra mediática que han hecho los medios internacionales allende nuestras fronteras.

Imagínense lo difícil que fue hacerle entender, que para mí, debido a la guerra económica de las aerolíneas internacionales contra Venezuela era imposible ir a visitarlo. Primero tuve que explicarle que las líneas aéreas desviaron en la víspera del mundial de fútbol Brasil 2014, todas las rutas para atender la demanda mundial dejándonos con un limitado cupo de asientos que hasta el día de hoy, mediados de Mayo de 2015 aun no reponen, me imagino que es porque aún están sacando turistas de Brasil.

De todas maneras no albergo muchas esperanzas de que vuelvan, ya que pronto comienza la Copa América Chile 2015. Además le explique de los cupos cadivi, que fueron primero reducidos hace unos años cuando se dio la crisis mundial capitalista y después de superada la crisis, nunca más nos volvieron a restituir los cupos originales, al contrario, nos los han ido cercenando cada vez más.

A mi primo le cuesta entender todo esto, él me dice que en Berlín no es así, que él puede ir a una agencia de viajes comprar el boleto, cambiar la moneda de destino (excepto BsF.) y listo, en aquella sociedad esos, no son problemas (siento que me lo dice con un poco de envidia).

Luego de explicarle la verdad sobre esta Revolución Bonita, logre convencerlo de que viniera a visitarme por unos días. Al llegar al aeropuerto La Chinita y ver que los aires acondicionados no servían, que solo habían 2 taquillas de inmigración para los 200 pasajeros que acababan de llegar, las condiciones de los baños, las áreas verdes y las instalaciones en general, me preguntó ¿Acaso Maracaibo no es la 2da ciudad de Venezuela? Yo le dije que si y que contando a San Francisco, tienen casi 3 millones de habitantes, una cantidad similar a la de Berlín.

Él no podía creerlo, como era posible que Maracaibo tuviera un aeropuerto en esas condiciones, yo le replique que, quizás los 3 aeropuertos de Berlín podrían Llegar a ser un poco más sofisticados que La Chinita, pero que nosotros teníamos en marcha una revolución socialista que era ejemplo para el mundo, incluso para Berlín.

Me empecé a incomodar mucho con mi primo cuando me preguntaba por las kilométricas colas para echar gasolina en un país petrolero, le explique que hay ciertos problemas con la gasolina, pero que el gobierno revolucionario ya está implementando un chip para acabar con ese flagelo, luego cuando me pregunto por las colas en Farmatodo, le comente que los dueños de algunas cadenas se están prestando para la guerra económica y no abren todas las cajas para crear las colas, después pasamos frente a un Abasto Bicentenario y me preguntó si los dueños de esa cadena también estaban conspirando, la verdad, que ahí me tuve que hacer el guevón, ¡pilas! -Le grite- “guarda el teléfono que viene un motorizado” él se asustó y no pregunto más. Ya eran las 6:30pm estaba oscureciendo y nos fuimos a mi casa por esta sensación tan arrecha de inseguridad a la que nos tiene sometidos la derecha golpista.

Los días siguientes fueron muy parecidos al primero, preguntas y más preguntas, todas viendo lo malo, lo negativo…

¿Qué por qué no había leche?

¿Qué por qué tanta inseguridad?

¿Qué por qué yo le pedía usar su desodorante, jabón, champú?

¿Qué por qué el internet era tan lento?

¿Qué por qué no había nunca papel en el baño?

¿Qué por qué racionaban la luz?

¿Qué por qué la ciudad estaba tan sucia?

¿Qué por qué las más resaltantes figuras del PSUV no se sometían a las primarias?

¿Qué por qué los diarios tenían tan pocas páginas? Y muchas preguntas más.

Estoy comenzando a sospechar que la CIA o alguna organización imperialista le lavo el cerebro (claro, ellos si consiguen champú) y lo han convertido en un escuálido encapotao, ya que solo se dedica a socavar mi fé en la revolución, cosa que no va a suceder ni de jaiva.

Un día me pregunto qué ¿por qué yo tenía gallinas en mi apartamento de 110 mts2 en un 6to piso? Le respondí que esas gallinas no eran mías, eran del pueblo, que estamos echando a andar los famosos gallineros verticales que hicieron de Japón una potencia industrial. Cada vez que le doy esas explicaciones se queda mirándome como si yo fuera un verdadero imbécil y no me dice más nada.

El otro día, que me encontró redactando una petición para el presidente sobre un mango ¿Qué haces? Volvió a preguntarme, le conté de las diferentes formas que el pueblo tiene para comunicarse con su presidente, claro el no entiende eso, si él le llegara a tirar a la Sra. Merkel un mango pidiendo una medicina para la hipertensión que no se consigue, fuera un suceso demasiado extraño en la sociedad alemana, pero aquí estamos en revolución, y lo extraordinario se hace cotidiano. Luego les sigo contando de mi primo escuálido encapotao, ahora me voy a tirar el mango, ojala tenga buena puntería, no quisiera pegárselo a Paul Gillman.


Por la Ignorancia nos han dominado más que por la fuerza.

Simón Bolívar.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 64717 veces.



José Gregorio Mena


Visite el perfil de José Gregorio Mena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a208110.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO