¿Está en juego el modelo socialista o se juega otra cosa?

Llegado a este punto, es claro que Venezuela es objeto de una bestial campaña nacional e internacional para crear una idea de caos que justifique una intervención o la formación de un nuevo gobierno de extrema derecha. Se extrañaba mucho, la voz de Insulza apostando por una salida a lo que el llama “crítica situación”. No hablo el muñeco. Hablo el ventrílocuo que lo tiene agarrado por el trasero.

Llegado a este punto con un nuevo intento de golpe de Estado, vale la pena hacerse algunas preguntas: ¿Por qué Venezuela? ¿Por qué no Bolivia? ¿Por qué no Ecuador? ¿Por qué en Venezuela EEUU actúa ya tan abiertamente apostando y animando el golpe de Estado?

Bolivia por ejemplo tuvo su momento, pero Bolivia es una sociedad distinta a la nuestra y tenemos una cosa que Bolivia no tienen en la cantidad que tenemos nosotros. Creo que en Bolivia están resolviendo desigualdades mucho más profundas, pero allá, la cosa no se observa tan tensa como aquí.

Llegado a este punto, creo necesario una auténtica revisión y clarificación por parte del gobierno. No es justo que llegado a este punto de la confrontación, no sepamos, cuál es el asunto fundamental de esta confrontación y de tensión que viene montando los EEUU. Se percibe que EEUU apuesta a derrumbar el modelo socialista. ¿Es cierto esto?

II

La oposición viene desde hace más de 10 años, aplicándonos (casi) la receta que nos vendieron durante la década de los sesenta. En aquellos momentos, los gobiernos de entonces que hoy son oposición, vendían el comunismo y el “castro comunismo” como una amenaza a la humanidad. Ni ayer ni hoy; el comunismo, el castro comunismo ni el socialismo han avanzado una pizca y el mundo está mucho peor que antes y en pleno proceso de destrucción con serias amenazas que no vienen precisamente ni del comunismo ni del “castro comunismo”. Mientras otros países hacen recortes drástico en el gasto social y echan a cientos de miles de personas a la calle; Venezuela hace un gran esfuerzo por disminuir las desigualdades.

III

La oposición ya no suele decir que la posibilidad del comunismo y castro comunismo es una amenaza, sino que el socialismo venezolano nos tiene sumido en una profunda crisis y en un caos total. Mientras la oposición mantiene esta propaganda; el bolivarianismo ofrece un complemento a esta propaganda, diciéndonos que socialismo del siglo XXI avanza en Venezuela. Creemos esto y lo pregonamos, mientras tanto, la oposición usa esta especie propaganda para su campaña de desestabilización, casi en los mismos términos que nos metían miedo antes con el comunismo y castro comunismo. La oposición vende la idea del fracaso del socialismo, pero si registra al modelo supuestamente socialista, encuentra capitalismo y sin embargo, nosotros insistimos en que esta confrontación va por la derrota de este supuesto socialismo.

El Socialismo del Siglo XXI en Venezuela se torna cada vez más confuso práctica y teóricamente. Cuesta verlo en la realidad. En el discurso y en teoría se ve clarito, pero desaparece en las políticas reales. Entonces, si vivimos en capitalismo; cuál es la razón de esta tensión/confrontación que viene financiando los EEUU.

Si el lector cree que invento o especulo con esta ida, lo invito a una revisión y esta revisión debería (sugiero) comenzar por tomarse un tiempo para leerse la Ley Plan de la Patria que seguramente ya se leyó. Si ese fuese el caso; si ya lo leyó, váyase nuevamente a las metas macroeconómicas de la Ley Plan de la Patria y notará que esa meta no tiene nada que pueda asociarse con una política o un modelo socialista. Ahí se dice que el PIB crecerá ente o 3 y 4% anual y ese crecimiento está fundamentado en la extracción o producción de petróleo. Si de verdad, existiera una correspondencia entre lo que está teóricamente reflejado en la Ley Plan de la Patria (objetivos históricos y nacionales) y esta meta macroeconómica, deberíamos leer otras pautas o políticas para promover el crecimiento del PIB en el periodo que comprende el Plan de la Patria 2013/1019

Es posible que nos confundamos si sólo nos fijamos en las metas macrosociales del plan. En esta meta, se recoge una buena intención que ha tenido un resultado positivo, pero que no es producto de un modelo socialista y si de una política social, que busca la inclusión. Es como una reencarnación de algo más próximo a lo que se llamó Estado de bienestar.

La escasez y la especulación que más o menos ha sido una constante en el devenir económico y “productivo” del país, la oposición hoy se la endosa al modelo socialista y el gobierno, refuerza indirectamente esta visión, afirmándonos que algunas cosas son posible en socialismo. Si echamos “coco” o reconstruimos el conjunto de políticas que el proceso ha venido tomando desde su instalación, no es cuesta arriba y complicado concluir, que las políticas asumidas son más bien por la obligación de tomar medidas para contener el proceso de movimiento inercial que produce la existencia del capitalismo en Venezuela.

¿Qué hemos hecho en todos estos años de supuesto desarrollo socialista?

Si observamos; el foco de atención ha estado centrado en una política cambiaria, que en la mayoría de los casos se ha orientado a concretar, cómo logramos más bolívares con los dólares que recibimos. Esa política cambiara se ha preocupado en cómo facilitar dólares a los capitalista de forma más barata para que realicen sus operaciones de importación. Vamos por imposición de esta inercia que produce un capitalismo mal conducido y peor frenado, acoplando la política cambiaria a la circunstancia para que el impacto sea el menos negativo y a pesar de ese cuidado; el impacto continúa siendo cada vez más negativo, porque el esfuerzo de ofrecer dólares barato a los capitalista, no se traduce en un disminución de los precios. En el 2014, con un dólar a 6,30 desde el 2013; el Índice Nacional de Precios al Consumidor se ubicó en 60,1%, que en comparación a la acontecida en 2013 (56,2%), se colocó en 3,9% por encima del punto alcanzado en el 2013i

El llamado “Modelo Socialista” que vociferamos y que no lo es, sólo ha reciclado medidas, que se deciden más por la obligación que nos impone la circunstancia, que como un argumento para abrirle un espacio a ese modelo, que la oposición usa para ganar votos, pero que en resumidas cuentas, continúa siendo totalmente capitalista. Oímos a veces de este lado de la política un reclamo, según el cual, se le critica a la MUD que no tiene proyecto y en verdad no debería cometer el error de anunciar su proyecto, porque su ideario está completamente vigente en Venezuela. En un hipotético gobierno de la MUD dejarían las cosas tal como están, desmejorarían la asistencia social y seguramente privatizarían servicios y empresas, pero el modelo sería el mismo, un poquito más salvaje.

Más que el modelo socialista que efectivamente está en documento y no en la realidad; el asunto creo que va más con el afán de independencia que pelea Venezuela y que por supuesto no es lo que quiere los EEUU. Venezuela es un mal ejemplo para los EEUU, no por su modelo socialista, sino por su afán de independencia, que no es necesariamente una situación que suene a socialismo. Hubo un Chile, pero antes hubo un Bosch en República Dominicana derrocado por orden de los EEUU. Hubo una Panamá con Torrijos y una Guatemala en 1954, con el Coronel Jacobo Árbenz Guzmán. Ambos fueron derrocados y no por la existencia de un modelo socialista.

Vivimos en capitalismo. No por el simple hecho de que los “empresarios” tienen sus tarantines como grandes buhoneros, sino porque como lo ha dicho Juan Villegas en análisis ya referenciado (las Medidas Cambiaria: Mientras mas cambian las cosas más permanecen igual); el sector privado tuvo una participación en el PIB (como buhoneros) en 2014 en el orden del 70%. Esta participación en el marco de un supuesto modelo socialista ha venido incrementándose desde 1998.ii. El sistema capitalista se ha fortalecido con sus respectivos buhoneros. Estamos también en capitalismo, no porque el socialismo lleva años en construir, sino porque no hemos cambiado nada en ese ámbito.

La oposición hábilmente le endosa esta crisis al modelo socialista. Creo que es necesario sincerar esta situación. Una cosa es decir que socialmente tenemos una mejor orientación y otra es decir, que hay cosas que son posibles porque vivimos en socialismo. La confrontación es más bien porque los EEUU no confía en un gobierno que desea y lucha (por ahora) por ser independiente y esto puede facilitar después una ruta al socialismo.

[email protected]

@evaromar

iPuede revisarse el artículo de Juan C. Villegas P con el título Las Medidas en Materia Cambiaria: Mientras más cambian las cosas, más permanecen igual http://www.alemcifo.org/ArticulosHTML/medidascambiarias.html

ii Véase trabajo ya citado de Juan C Vi llegas P. Página 1

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2549 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a202946.htmlCd0NV CAC = Y co = US