BINOCULO Nº 148

No es tiempo de recular ni de vivir de leyendas

Si bien el título corresponde a una frase de una canción de Alí Primera, creo que es momento para poner de moda una de las tantas frases magistrales de Hugo Chávez. Tenía una puntería extraordinaria para decir las cosas en el momento oportuno. Como esa que reza: "del otro lado está la nada".

En una de las tantas alocuciones del camarada que terminaban siendo una clase magistral, una enseñanza, una brújula por la que podíamos guiarnos, Chávez se estaba refiriendo a la oposición. Y terminó hablando de la oposición porque comenzó haciendo duras críticas a su gobierno, al funcionariado que la compone, a las deficiencias del Estado como ente, como guía fundamental en la organización y la conducción de una sociedad. En ese momento, el Arañero de Sabaneta hizo toda una disertación sobre el Estado y decía cómo debían comportarse sus funcionarios y cómo debían ser en el trato con el ciudadano.

Pero agregaba que esas fallas eran parte del complejísimo problema social que vivíamos y herencia del sistema capitalista. Y que además, no se iban a resolver de la noche a la mañana porque eran inherentes al individuo.

Todas estas explicaciones las daba a propósito de hacernos entender lo que en su esencia significaba el Estado, su entramada composición y la necesidad que teníamos de irlo desmontando, como única vía para construir el Estado socialista.

Y entonces pronunció la frase arriba mencionada para referirse a una oposición que no tiene noción de lo que es el país, ni le interesa, una oposición que camina sobre sus propios intereses, pero no los de la nación. Una oposición sin propuestas, sin objetivos, sin planteamientos; es decir, una oposición para la que el único planteamiento que existe es acabar con el chavismo sin siquiera saber qué pasará después, aunque la anomia se apodere de la sociedad. Por ello Chávez decía que "es la nada". Y sin duda, es una locura absoluta apostar a la nada.

El tío Miguel entendía que la desesperación conducía a la irracionalidad, que a su vez es consecuencia de la ira. "La rabia –me explicaba- siempre será su peor enemigo porque le anula la capacidad objetiva de pensar y la ponderación en el juicio. Si algo lo pone de mal humor, entonces habrá siempre alguien a quien culpar, pero es casi seguro que en el juicio de valor pierda el sentido de la justicia y de ubicar las cosas en el lugar adecuado. Por eso cuando usted se arreche, tiene que tomar dos decisiones inmediatas: la primera, no decidir nada; y la segunda, no hablar, pensar siempre, pensar mucho".

Si alguien se atreve a negar que hay graves errores en el gobierno y además graves problemas, o es un estúpido, o es un chavista de derecha que los hay por toneladas y están especializados en disfrazar todo. Pero si alguien se atreve a negar que hay una campaña orquestada del enemigo cada vez más contundente y más feroz, es más estúpido aún.

Porque cómo se puede negar el descontento generalizado de la población venezolana que no encuentra los productos de primera necesidad, que recibe un bombardeo permanente del enemigo diciendo a través de la canalla mediática y de las redes sociales que todo es culpa del gobierno. Ese descontento es real. Reforzado por el enemigo que jamás dirá que es el mayor responsable de ese descontento. Como también es real que nunca hemos tenido una política comunicacional capaz de diseñar una estrategia que pueda desmontar a toda esa sarta de mentiras con las que todos los días nos bombardean.

Al final de la Comuna de Paris, que apenas duró dos meses con 20 días a principios de 1871, sus líderes se dieron cuenta de que habían cometido errores fundamentales. Por ejemplo no tomaron en cuenta una premisa fundamental que ocurriría como fue la alianza de las burguesías europeas (enemigas entre sí) que vieron en peligro sus intereses si esa horda llamada pueblo tenía éxito. Fue quizás uno de los genocidios más trágicos en la historia de la humanidad. No solo por los 50 mil muertos, sino por el avance que significaba ese proceso en función de un futuro mejor.

La esencia de esta batalla que libramos todos los días y que lidera Nicolás Maduro, es cómo el socialismo logra imponerse al capitalismo. Y es incluso paradigmática porque mientras rompemos los que existen, creamos nuevos. Pero además es experimental porque no estamos copiando modelos, sino creando sobre los errores. No hay nada más complejo que la deconstrucción.

Tenemos que decirlo todos los días, lo que estamos viviendo no debe sorprendernos. Y aún falta por vivir lo más grave de los ataques del enemigo. Ya llegaron al terrorismo, a los asesinatos selectivos. Pronto serán los colectivos y no tiene por qué extrañarnos que en cualquier momento paguen un drom para que bombardee alguna ciudad o población. Todo es posible en gente como esta. Están desesperados y no encuentran cómo deshacerse de ese gentilicio que huele a chusma –y que es el pueblo- que se llama chavismo. Eso los enerva y los perturba. Y cada vez estarán más dispuestos a hacer cualquier cosa.

Pero somos un paradigma. Nuestro proceso no solo tiene que ver con nosotros, sino con un mundo que emula lo que estamos haciendo. El triunfo al entrar en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, es un refrendado que le hacen 181 países a Venezuela que se puede traducir en una sola expresión "sigan adelante que nosotros los apoyamos".

Quien recule ahora, o es un enemigo, o no entiende nada. Y debería leerse con detenimiento a Lenin cuando dice "dos pasos adelante, uno atrás". Los momentos son complejos y las filas deben estar cerradas. Si no hay desodorante, póngase bicarbonato, pero eso no puede ser el óbice para detener la revolución. Perder todo lo ganado es como dijo Chávez "La nada".

Caminito de hormigas…

La MUD no permite que Chuo Torrealba abandone. Él está presionando para que designen a otro, pero nadie quiere. "Todos se niegan a enfrentarse a María Corina, Olmos, y la otra parte es Primero Justicia que no hace nada pero no deja hacer" me explicó la fuente… Aún no han explicado cómo va a ser la estructura que unirá a los entes del Estado abastecedores de alimentos. Ojalá y sea mucho más eficiente que las tres por separado… La victoria de Venezuela en su entrada al Consejo de Seguridad de la ONU, es además, una derrota política a la ultraderecha que estaba apostando a la invasión gringa del país… En el liceo privado Fundación Valencia ubicado en Lomas de Funval y con tres sucursales, obligan a los estudiantes a recibir clases en estacionamientos para carros llenos de grasa y de porquerías. Cuando los estudiantes reclamaron la respuesta fue "si no cumplen la materia están raspados"… Recomiendo el video "Libérate de tus antepasados" por You Tube



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1896 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a196943.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO