Así es como EEUU se reparte el botín de sus guerras e invasiones

EEUU es un motor gigante que necesita crear guerras para financiar su status quo interno y externo.

Sus intervenciones en el mundo, van ligadas a un interés geopolítico, económico-financiero.

Sólo una empresa factura más que EEUU y el negocio de la guerra, de la venta de armas, de crear condiciones desde estudios de cine, para repartirse en botín, como sucedió en Libia e Irak, por ejemplo.

La Shell, la gigante petrolera, facturó en 2012, 481 mil millones de dólares. No hubo empresa en el mundo que superara sus ganancias, ni siquiera Google, Apple Microsoft, Exxon Mobile, China National Petroleum o British Petroleum.

Pero, incluso, sus ganancias se quedaron al margen con lo que produce el negocio de la guerra, que ni siquiera se le acerca el del sexo, trata de blanca, tráfico de órganos o la droga.

No hay negocio más lucrativo en el planeta que las guerras, en sus diferentes versiones, bien sea creadas ficticiamente, a través de los medios y estudios de cine, como a través de acusaciones falsas para invadir.

Ese negocio, facturó en 2011, la bicoca de 465 mil millones de dólares, entre las 100 empresas que dominan el mercado, 7 de las top-10 son estadounidenses (Lockheed Martin, Boeing, General Dynamics, Raytheon, Northrop Grumman, L-3 Communications y United Technologies), de acuerdo a las cifras del Instituto de Investigación de la Paz de Estocolmo (SIPRI), en su anuario de 2013.

10 de las primeras empresas se reparten el 60% del botín, y 7 de ellas son estadounidenses.

Para Libia e Irak, las constructoras del país del norte se llevaron la mayoría de los contratos de reconstrucción, dejando de lado a países de la Unión Europeas y repartiendo migajas al Reino Unido, luego de los ruegos de Tony Blair.

Constructoras como Lewis Berger Group y Halliburton, acumularon mucha experticia reconstruyendo ciudades (puerto, aeropuertos, acueductos, puentes, instalaciones petroleras, caminos, autopistas, red eléctricas…) devastadas por guerras o conflictos internos, azuzados por EEUU, en Kuwait, Turquía, Georgia, Afganistán, Jordania y Uzbekitstán, Libia, Irak, etc.

No les importó a estos vampiros del dinero, disparar su deuda externa, total ellos son los dueños de la imprenta de los dólares, así como la muerte de 4.500 soldados, 300 mil heridos, decenas de suicidios, miles de amputados y 2 billones de dólares gastados en operaciones en la toma de Irak, donde se les dijo al mundo que era para frenar al megalómano de Saddam Hussein, y no por el petróleo.

Luego de la invasión en Irak, el petróleo así como los recursos hídricos que eran propiedad de la nación, pasaron a manos privadas estadounidenses; ahora los iraquíes pagan servicios costosos, el desempleo pasó al 50% y la pobreza se disparó.

A Libia la dividieron, y ahora es gobernada por clanes; lo mismo pasa en Egipto y Túnez, luego de las revueltas impulsadas por el país del norte.

A Venezuela, aplican otra receta, de la cual hablaremos en otra entrega.



Rubén Marcano, periodista


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2965 veces.



Rubén Marcano

Periodista, graduado en la UCV. TSU en Informática, con estudios sin culminar en Sociología y Derecho en la UCV. Con maestría de Periodismo y Comunicación Institucional en la Complutense de Madrid, Autónoma de Barcelona y UPEL. Ha escrito dos libros. Es profesor universitario y articulista.

 rubenmarcano@gmail.com      @rubenmarcanob

Visite el perfil de Rubén Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: