Reconciliarse

De un lado y otro de la cartografía política venezolana se escuchan llamados a edificar una nueva convivencia democrática, subrayando la responsabilidad del chavismo en la efervescencia de este fenómeno.

Pero la conflictividad social en nuestro suelo no tiene apenas tres lustros. Tiene su raíz en la barbarie de la conquista, la ferocidad de la colonia y la crueldad del neocolonialismo.

Razones de sobra hay para el descontento popular. Obviarlo es negarse a ver lo obvio. Decía acaso por tal el novelista austriaco Arthur Schnitzler: Si te sientes propenso a la reconciliación, pregúntate, primero, qué es lo que te ha hecho tan manso: la mala memoria, la comodidad o la cobardía.

La práctica colonial y luego liberal/neoliberal hobessiana que construye al hombre como lobo del hombre es responsable de un de volcán de exclusión, malestar y alienación colectivos en todo el mundo, pero particularmente en los países no occidentales.

No obstante es verdad, la práctica de la paz y la reconciliación son las acciones humanas más esenciales y artísticas como valoraba el poeta budista vietnamita Thich Nhat Hanh.

Pero también es verdad que la honestidad es el camino a la reconciliación como decía el pensador peruano Luis Zapata Barrientos. Sólo la honestidad construirá una reconciliación capaz de salvar al mundo; y no la mera administración de la justicia que hace parte misma de la venganza.

Pero tal reconciliación demanda que todos los venezolanos justipreciemos y trabajemos contra la honda dimensión de alienación, segregación y explotación del Otro, el excluido, el sojuzgado, el animalizado para lucro de una cruel oligarquía y su mercenaria lumpen-burguesía.

Reconciliarse supone asumir, con Marx, que: "El trabajador tiene más necesidad de respeto que de pan". Que: "la desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valorización del mundo de las mercancías". Que: "la libertad ha existido siempre, pero generalmente como privilegio de pocos, y raramente como derecho de todos". Y que: "El hombre debe ser el ser supremo para el hombre."

delgadoluiss@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1276 veces.



Luis Delgado Arria


Visite el perfil de Luis Delgado Arria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: