Cuerpo femíneo / palabra decolonizadora

“Enseñar el cuerpo” tiene dos significados. Designa por un lado el acto pedagógico de instruir en un arte o ciencia ―en este caso el arte o ciencia de la corporeidad. Y por otro, refiere al acto de mostrar/se o desnudar/se ante otro. Ambas acepciones son válidas para decodificar el lance poético/ hermenéutico que talla Valenthina Fuentes en su poemario Sumergida, merecedor del Premio Fernando Paz Castillo 2012 concedido por el CELARG.

Como Simón Rodríguez, Valenthina rastrea el cuerpo para enseñar a otros ―y para enseñar/se algo a sí misma. Como Antonin Artaud se desviste desde las regiones liminales de la palabra para inquirir una cierta carnalidad/ espiritualidad que habla de un cuerpo históricamente burlado y maltratado, proscrito y desollado por el poder. Las complicidades entre la colonialidad del poder y del saber son trozadas:

“Me enseñabas a hablar/ recorría la palabra inexacta/ su borrosa textura/ erraba en todos los nombres / erraba/ no entendía las letras, las vocales/ repartía sonidos en el aire/ los más raros sonidos/ y decía una palabra por otra/ las cambiaba por cosas, por espejos/ tú llegabas con manojos de palabras correctas/ y yo usaba aparatos para recordar/ yo hundía mis manchas en tus moldes/ y usabas mi garganta para irradiar tu voz.”

Para Valenthina el poder no sólo mora en la institucionalidad. Sobre todo se reproduce en las instituciones económicas y políticas, jurídicas y tecnológicas. Y en la episteme que legitima su propio marco de enunciación, naturalizando y eternizando una racionalidad y un gobierno patriarcal y logo-céntrico que vigila y coloniza incluso el cuerpo íntimo/ subalterno/ femenino/ doméstico.

La poeta denuncia una voz/ mirada/corporeidad/espiritualidad personal y colectiva, confiscadas por la persistencia del poder colonial. Enfrenta, conflictúa y reinstala la imagen del canje de perlas y piedras preciosas, por espejitos, en tiempos de la conquista. Arraigo y femineidad, intuición y valentía, intimismo y memoria, logos en entredicho y sensibilidad contra-colonial fundan en Sumergida un sedicioso cosmos de silencios y preguntas que exigen un lector dispuesto a hacer y devenir alquimia.

delgadoluiss@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1521 veces.



Luis Delgado Arria


Visite el perfil de Luis Delgado Arria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: