Banca Pública ¿Realidad o ficción?

El sistema financiero venezolano después de su última crisis bancaria, en la cual el Estado venezolano actuó de manera inmediata y responsable con sus ahorristas, y asumió una reorganización del sistema bancario venezolano relanzando la banca pública; la cual, debe asumir como tarea fundamental el empoderamiento de una concepción distinta a la clásica estructura de funcionamiento de la banca, es decir, la banca pública como órgano de gobierno debe afrontar una autotransformación real que le permita ser palanca para la construcción de un nuevo sistema financiero donde el marco de desarrollo colectivo de la sociedad esté por encima de las individualidades de grupos o intereses de organizaciones privadas. La misma, debe estar a la altura del nuevo bloque hegemónico que se desarrolla en Venezuela, sin embargo, encontramos grandes debilidades en su desarrollo, por ejemplo se comete el error de evaluarla con los mismos criterios que se evalua a la banca privada, y muchas veces su desenvolvimiento es a partir de la misma normativa y categorías gerenciales que la banca meramente comercial, su desempeó queda amarrado a parámetros que en definitiva no le son propios y que hacen daño a su verdadera esencia como institución revolucionaria.

Es necesario entender que la banca pública en el momento que la asumimos para estar al servicio de todos los venezolanos y en especial de aquellos que tradicionalmente no han podido tener acceso al crédito gracias al secuestro histórico bajo el cual se mantuvo la actividad bancaria en Venezuela nos obliga a pensarla a partir de un criterio que vaya más allá de los dividendos anuales y los avances que reporte la banca, pues estaríamos cayendo en la misma tesis mercantilista de las grandes corporaciones o de la burguesía financiera.

Es vital que la actividad crediticia y el acceso a los distintos instrumentos financieros (dólar SITME, dólar CADIVI, letras del tesoro, entre otros) realmente sean parte del gran proyecto nacional de desarrollo, no podemos construir el socialismo si no diversificamos realmente el manejo, el acceso al crédito y al uso de nuestras divisas. Así como consideramos la soberanía sobre nuestro petróleo y nuestra industria para poder impulsar y desarrollar al país, de igual manera es vital la transformación del sistema financiero venezolano a partir de una potente banca pública, pero con sus propias normativas y con sus verdaderos principios enmarcados dentro de los valores propios del socialismo bolivariano.

roahugbel@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3234 veces.



Hugbel Roa

Ministro para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología

 @hugbelpsuv

Visite el perfil de Hugbel Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugbel Roa

Hugbel Roa

Más artículos de este autor