Tecnoburocracia, formalismo jurídico, interculturalidad y revolución cultural

DESDE EL PRESENTE, POR NUESTRO ENCUENTRO CON EL PASADO Y EL FUTURO: 

         Si queremos un socialismo del siglo XXI, sembrado en nuestra historia y cultura propia reconstruyendo el ambiente total, retomando el placer y la alegría de vivir, asumiendo la unidad territorial desde nuestra condición  de país multiétnico y pluricultural, asentado sobre la mundialidad actual con el proyecto intercultural de construir la integración continental, gestar un mundo multipolar y un nuevo equilibrio del universo,

tenemos que superar: 

-el eurocentrismo y el mito hispanocentrista de la "cultura única mestiza",

-la ideología de los supuestos "pueblos nuevos" (al margen de su historia total como proceso específico dentro del proceso global);

-la ideología euronorteamericana del  apartheid, sus distintas formas de racismo y etnocentrismo, dando origen a los racismos y etnocentrismos más connotados del mundo moderno;

-la ideología patriarcalista o machista, bajo la negación de la Madre India como Primera Madre de América y  Madre Común de las  generaciones posteriores  de  criollos indio-descendientes;

-la ideología tecnocrática neoliberal, colonialista, imperialista y clasista;

-la idea errada de ciudadanía, vista como sinónimo de "vida de ciudad" y como negación de "vida del campo", anteponiendo la  vida intelectual y espiritual al trabajo manual y la escritura a la realidad viva; "la letra mata", y peor aún, se vuelve catecismo, religioso o laico, y en cualquier caso, cartilla es cartilla, caldo de cultivo para el fanatismo y  diversas formas de  fundamentalismo;

- y sobre todo, debemos  desmontar el formalismo jurídico, que nos lleva a la idolatría de las leyes por encima del respeto a la vida.  Pero de cierta forma, la ideología tecnocrática, positivista y neoliberal es la síntesis de toda la dominación colonial e imperialista, de castas o clasista. Y de origen patriarcal.

-Todo este desmontaje además implica,  asumir una relación dialéctica e intercultural entre  mitos-historias- ciencias-utopía y política:

-Mitos: hay que unir el mito a la ciencia, decía Mariátegui y lo recordaba recientemente el Presidente Chávez.

-Mitos, quiénes somos, de donde venimos.  Caminar con líneas estratégicas o brújulas de largo alcance (ciencias);

-Historias: el camino o proceso específico de cada pueblo.

-Ciencias: en sentido general, la estrategia de cada  pueblo para abordar el futuro;

-Ciencia intercultural, diálogo de saberes, entre pueblos, civilizaciones y culturas, para construir una estrategia específica y global. Globalizar la lucha, globalizar la esperanza.

-Utopía y  política: tener los pies bien puestos en el aquí y ahora (política en construcción del futuro); utopía, el hacia donde vamos, desde ahora, hacia el socialismo del siglo XXI, con la prioridad de lo vivido sobre lo concebido, como diría el antropólogo y poeta  Efraín Hurtado.

Y llenos de barro hasta la cintura, el llamado a la   ética, a la pureza o a la transparencia, significa también dejar atrás a los hipercríticos incontaminados, los puristas, lo que no se equivocan porque no actúan y  cuando actúan, actúan solos y nunca en equipo, entonces creen que sus errores no comprometen todo un proceso.  Luego juzgan desde afuera, del otro lado del río, para quedarse  viendo correr el agua debajo de los puentes.

Y así, el mejor Derecho, es no seguir el rumbo torcido del Derecho dominante, la lógica dominante y los códigos que lo estructuran. "El que hace la ley, hace la trampa", dice el pueblo olfateando su sentido excluyente y clasista. Por ello es necesario refundar el derecho individualista y burgués, antropocéntrico y antihumano, antropocéntrico y antiecológico, antropocéntrico y patriarcal, antropocéntrico y etnista-racista, para desembocar en el derecho colectivo de los pueblos, el derecho intercultural, en el diálogo de civilizaciones y en la prioridad de lo colectivo sobre lo individual personal. Es en la sociedad donde el hombre se personaliza, dice Marx. 

1.-NOTAS SOBRE  LA IDEOLOGÍA TECNOCRÁTICA NEOLIBERAL 

-Ahistoricidad: ideología del fin de la historia. Vivimos la Era del Paraíso Neoliberal, la utopía está aquí y ahora. En el cielo de la inclusión estrecho es el camino que lleva al bienestar de los poderosos y ancho el camino que lleva al  infierno de la miseria, de la exclusión social y humana de las mayorías oprimidas.  

-Cientificismo: la razón segunda de Occidente o la razón instrumental en la visión de que la ciencia debe dar respuesta a todo y sustituir todo, inclusive  la cultura y la vida. Negación de la etnociencia intercultural y multilineal de los pueblos y culturas diferentes. Arrinconamiento de las  Humanidades y de las carreras humanísticas que han permitido mantener –de cierta forma- la dinámica del pensamiento complejo y de la conciencia crítica. Esta  ideología tecnocrática, nos decía el viejo amigo Miguel Acosta Saignes, comenzó a perfilarse a finales de la década de los años 50. Y luego vino también, la concepción tecnocrática de la educación y de la vida tecnocrática como un todo. 

-Tecnologicista: tecnología avasallante de los ecosistemas, sustitución progresiva de la biósfera por una tecnófera. Descalificación y  expropiación permanente de las tecnologías de  eco-convivencia. Todo se reduce a un  "problema técnico" para ocultar el sentido de totalidad. 

-En consecuencia, ecocida. La tecnoburocracia capitalista compromete el destino del planeta y de la humanidad. Lluevo sobre mojado: está en juego la vida. Dicho de otra manera, el capitalismo –dicen algunos- puede superar su crisis. Pero se olvidan que la crisis del capitalismo ahora se confunde con la crisis  del  planeta. La crisis del  planeta no es otra cosa que la crisis del capitalismo. En conclusión, salvar al planeta es liberarnos del capitalismo, el cual siempre ha sido salvaje, en nombre de la "civilización" y de la humanización del paisaje. 

-Formalismo. Logocentrismo de la cultura dominante. La lógica de la dominación instalada –y centrada-  en nuestras propias cabezas con consecuencias autocolonizadoras y donde la lógica del derecho  fundamenta y legitima  la lógica dominante. Es supuestamente –en apariencia- "mi opinión", pero encuadrada en la lógica de la dominación, reforzada por las  academias y por el monopolio de los medios de comunicación privados para encerrarnos en el mundo virtual. El formalismo jurídico llega a su climax. El  derecho formal se antepone a la justicia y al movimiento de lo real.  Por eso difícilmente se entiende lo que debe ser  -en la Constitución Bolivariana-   un  Estado democrático, de derecho y de justicia. (menos lo multiétnico y pluricultural). 

-Burocratismo:  la institución se convierte en un fin en sí misma, en el voraz aparato burocrático de la exclusión social y humana, que además como la máquina "traga lochas", se come al funcionario.  El  burócrata o la burócrata se identifican con la institución por encima de lo humano y de los fines del  proyecto de largo alcance histórico. Si  ud., quiere sacar de sus cabales a un burócrata, quítele la silla de su escritorio por unos días y verá los resultados. Si "lo saca de quicio" o se vuelve loco, es que sólo ahora se da cuenta, de que loco, siempre lo ha estado, fuera de sí, enajenado… O como dice el pueblo "fuera de sus cabales". Observémonos a nosotros mismos: ¿cómo reaccionaríamos en esas circunstancias?  Pongámonos a prueba para saber en qué medida  poseemos el poder o en que medida el poder nos  posee a nosotros. ¿De dónde procede el poder que tenemos, de abajo o sólo de arriba?  

-La burocratización implica procedimientos complicadísimos de entrabamientos y vías de corrupción para la disponibilidad de los recursos, sobre todo cuando esos recursos  van a beneficiar a las mayorías. Facilidades desburocratizantes en cambio para el capitalismo financiero y especulativo de poder moverse a sus anchas, como pez en el agua, haciendo de la corrupción algo inherente a su propia naturaleza y a la  naturaleza del capitalismo, del máximo beneficio con el mínimo esfuerzo. 

-La cuestión de la burocratización se complica mucho más en los períodos de transición, como el que vivimos actualmente con la  Revolución Bolivariana y la necesidad de desmontar el viejo Estado para  Refundar la República. Volveremos sobre este punto. 

-El academicismo tecnoburocrático: centrado en la hiperespecialización donde se pierde el contacto con la realidad viva, la historia específica y el sentido de la totalidad y de las totalidades en las cuales estamos inmersos. Extraña división social del trabajo académico.  Contradictoriamente con esta tendencia, señalaba una especialista, que las transnacionales muchas veces buscan  un filósofo, un historiador, un antropólogo con una visión más de conjunto, que un economista  neoliberal graduado en Harvard. Otras pasan por encima de los currículos académicos, de los postgrados y postdoctorados, para contratar la  experiencia vivida por encima  de la hiperespecialidad  preconcebida. Una de las características más resaltantes y trascendentes del pensamiento intercultural, es que rompe, de raíz, con  esa división tajante entre  conocimiento académico y conocimiento popular, entre el libro y la vida. 

-Expropiadora: todo  se somete al secuestro de la privatización, los servicios de educación, de salud, de transporte, electricidad, comunicaciones, los recursos de la naturaleza. No es casual que hoy se oiga hablar de la privatización del agua, el nuevo recurso estratégico. Sin embargo, el recetario neoliberal nos dice que quien  expropia es el  socialismo y el comunismo.  Aunque el derecho occidental –el positivista, me refiero-  nació privatizado, adelantándose a las privatizaciones neoliberales.

-Desaparece completamente la esfera de lo privado. Sin embargo, el recetario neoliberal nos dice que quien destruye  la  propiedad personal y  la esfera  familiar y de lo privado, es el socialismo. 

-El derecho se reduce a  las leyes del mercado y  a garantizar las leyes del mercado como ente regulador de la vida social. Es una especie de "sálvese quien pueda". Y sálvese solo. En la competencia. Pero la competencia es también asimétrica, donde las reglas del juego la hacen los poderosos en función de sus intereses. El Derecho decía Marx tiene un carácter instrumental de  clase.  Pero además de ello tiene un perfil histórico, eurocéntrico, de transplante cultural y lingüístico  muy definido en los países colonizados. 

-Descivilizatoria (despersonalizante en lo individual y colectivo en su movimiento  deshumanizante, ecocida y etnogenocida). Se conforma todo un mundo al revés. 

-Eurocentrismo e ideología tecnocrática. Todo el conocimiento, incluyendo el derecho se explica sólo a partir de lo grecorromano y semítico-cristiano. Lo que se sale de los paradigmas del derecho positivo occidental, no es derecho.  El derecho fundado sobre otras  epistemologías, dentro de la oralidad y sentido de totalidad con las otras vías del conocimiento, no es derecho propiamente dicho. 
 

-Mito de la Aldea Global (mito del fin de la nación y del Estado Nacional) para globalizar la opresión de los pueblos y la libertad del capital y de sus medios de información para el monopolio del mercado en nombre del llamado "libre comercio". El libre comercio es patrimonio exclusivo de las transnacionales y del Estado Proteccionista, neoliberal, sólo de nombre. Proteccionista de los grandes monopolios del mercado, pasando por el mercado de la información al servicio de estos intereses en nombre de la  libertad de prensa. En definitiva puesta en duda por parte de las transnacionales y del imperialismo, de la soberanía de los Estados y el carácter de la nación. 

- Desequilibrio entre lo macro y lo micro. Planificación en macro en detrimento de los microproyectos de los pueblos y comunidades, al margen de su historia, de su cultura y de la naturaleza de los ecosistemas, produciendo históricamente a nivel planetario un mayor empobrecimiento y exclusión social y humana. En esto es necesario insistir en la refundación de las Corporaciones de Estado para  refundar la  República: PDVSA, CVG, Corpozulia. 

-La fragmentación de la realidad y la pérdida de la visión de totalidad.

En la educación se pierde el sentido de  continuo humano y el enlace constante entre este continuo y las diferentes flexibilidades, contextualizaciones, especificidades bio-psico-sociales,   étnicas,  culturales, lingüísticas, ecológicas, étnico-territoriales.  

-Se pretende aideológica y apolítica. Ideología del fin de las ideologías. En la naturaleza y en la orientación misma del  aparato  productivo está la ideología capitalista, la política del imperialismo y de las potencias occidentales. 

-Pragmática: Acción ciega sobre la realidad, sin brújulas de largo alcance histórico, para ocultar todo el  proceso de ideologización teórico-metodológico y  las señales sobre la profundidad real de la crisis actual del capitalismo. Servilismo y tareísmo militante para impedir la capacidad crítica de la gente. Prioridad de la condición de funcionario público  (o de trabajador de la privada), sobre la condición militante comprometido con su país y con su pueblo. Tratando de  sabotear el compromiso orgánico con las comunidades. 

-Autonomía Universitaria al servicio de la ideología tecnocrática: para una educación elitesca –y excluyente- de ciudadelas de científicos en los países del norte y  ciudadelas  de una educación  ideologizada al servicio de la tecnoburocracia trasnacional.  Autonomía frente al país y al Estado Nacional, pero no así frente al Imperialismo, a  la  lógica del Capital y de la dominación procedente del norte de Occidente. Es necesario restablecer hoy el lugar histórico y cultural de esa  autonomía en el contexto de nuestros intereses locales,  regionales, nacionales, continentales y planetarios.  Particularmente, en la actual coyuntura de transición. La iniciativa constituyente debería partir de las mismas universidades, de sus sectores más avanzados apoyados en la interculturalidad frente a la tecnoburocracia enquistada.  Cada sector de la sociedad debe asumir en principio el desmontaje de la burocracia y de la corrupción. Su propia autocrítica, como  despegue del diálogo intercultural. 

-Teoricista: Cuando trata de volver al modelo, de salvar el modelo al margen de las realidades concretas. El modelo no se discute: sea anatema. Vuelta al nominalismo, (el uso y abuso de conceptos inútiles y extraños a nuestras particularidades históricas, culturales y ambientales). Enfoques teórico-metodológicos procedentes de las grandes metrópolis que se ponen de  moda. Particularmente en materia de planificación y desarrollo. Aquí el teoricismo y  el pragmatismo son caras de la misma medalla de la ideología tecnocrática.  

-Falso conflicto de civilizaciones y falso conflicto generacional. También para rehuir de las causas múltiples y más profundas de la crisis y de sus tendencias futuras. La invasión de Irak sería en defensa de los valores de la civilización occidental, amenazados desde el Corán y no una guerra del petróleo. Además –por si no lo sabían- el Señor Bush está en Irak y Afganistán, porque lo mandó Dios mismo. Vaya fundamentalismo.

-Hay una especificidad en el tiempo histórico de cada generación, pero ello no justifica una  ideología de  "ruptura en redondo" con toda su ancestralidad. Hay que recordar que toda cultura tiene su espacio propio para la creatividad y la innovación sin perder su propia configuración histórica original, salvo que medien relaciones metrópoli-colonia. Hay una dialéctica de rupturas parciales y de continuidades, con la capacidad de codificar y descodificar al mismo tiempo que tiene todo pueblo o cultura.

Romper paradigmas para la derecha, es llevar al joven a la fragmentación sin ningún asidero, en manos de una polilla invisible que carcome su identidad y personalidad propia para imponerle en cada momento del asalto consumista, cualquier paradigma de la moda. Y moverlo a su antojo, como una marioneta, en la música, en la comida, en la ropa, en los falsos héroes del instante y en todo lo que impacta  la ocasión sin rumbo. Es algo terrible lo que vive el joven sin poder localizar los hilos invisibles que lo manipulan de aquí y de allá, desde el epicentro de los grandes poderes transnacionales. 

-Subcultura de evasión psicológica: para  vivir siempre en el pasado o en el futuro, sin ninguna conexión con el presente concreto, el aquí y ahora. En el otro extremo, aparente presentismo ingenuo, sosteniendo que "todo lo que hemos heredado de nuestros padres y abuelos, es un obstáculo para afrontar el futuro". Generando artificialmente  una distancia insalvable entre las nuevas generaciones y las generaciones actuales para llevarnos a un mundo fragmentario y acomodaticio a la moda del consumismo desenfrenado. Entonces viene el vacío, la deculturación, el vacío cultural traumático y traumatizante, que no puede llenarse con la cultura dominante y se apela a las drogas, por ejemplo, para vivir en la exaltación  del instante. Nótese que el deporte televisivo y despersonalizante es uno de los grandes mecanismos de evasión de la realidad en que vivimos, actuando en muchos casos como factor de despolitización aparente. Y así, en la sociedad más tecnocrática del planeta, los Estados Unidos, ya en  1975 de cada siete personas, cinco consultaban el horóscopo. La ideología tecnocrática y transnacional, convive  en armonía con las religiones "opio del pueblo", pero expulsa inmediatamente de su seno a los teólogos y profetas de la liberación, incluyendo a los viejos y nuevos libertadores. Sólo admiten, falsos profetas o lacayos del imperio. 

2.-TECNOBUROCRACIA: Aparatos de Estado al servicio de una  democracia vacía y más formal que real,  con las puertas abiertas al fascismo, reduciendo todo problema de fondo a un superficial "problema de gerencia", con el propósito de ocultar las  múltiples causas de la crisis y la direccionalidad equivocada del neoliberalismo capitalista y del derroche de su aparato productivo.

La progresiva anulación y sustitución de nuestras Constituciones Nacionales escritas, por la  Constitución Orgánica del FMI, el Banco Mundial, el ALCA etc. 

3.-FORMALISMO TECNOCRÁTICO Y FORMALISMO JURÍDICO. Hay abogados que obstaculizan la revolución. Son aquellos mismos que decían, que no podía haber Constituyente Originaria, porque no lo contemplaba o lo prohibía la Constitución del  61.  Se quedan en el formalismo jurídico al margen de los procesos reales y concretos, al margen de la dinámica de la historia. El derecho formal es la realidad y la realidad, debe caber en el modelo. De lo contrario, la realidad está equivocada. 

-Del teocentrismo del derecho canónigo, se pasó al antropocentrismo del derecho positivo, para luego recaer en   individualizar el  derecho y después deshumanizarlo en el formalismo jurídico y en la concepción tecnoburocrática del Estado. 

-Frente a esta concepción radical, antropocéntrica (el hombre como eje y centro del universo)  no tienen cabida  los derechos ambientales. No tienen cabida los derechos de la   biodiversidad. Ni los derechos transgeneracionales al ambiente como lo establece la Constitución Bolivariana. 

- Hay un eurocentrismo de los "derechos humanos". Los  supuestos "bárbaros" o "salvajes" y sus descendientes indomestizos, estaremos siempre sometidos al eterno tutelaje de los "hermanos mayores de Occidente". Los derechos tienden a reducirse a la ordenación formal del  tutelaje en función de las supremas leyes del mercado y de los códigos simbólicos, culturales y lingüísticos de la dominación. 

- Véase como antecedente, el individualismo de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre y del Ciudadano: paso del teocentrismo medioeval al  antropocentrismo renacentista y de la ilustración de la Revolución Francesa.  Relación  intermedia (la teoandria, planteada por Nicolás Berdiaev, intermediación entre dios y el hombre, síntesis entre teocentrismo y antropocentrismo). 

-Enfoque antropocéntrico colonialista: en los países coloniales, no hay gente, sólo hay "salvajes" y "bárbaros", cuyo enlace con la pretendida "civilización" y "desarrollo" son los pueblos, culturas y clases dominantes. Pero aún así, ellas también deben someterse a ser los eternos "críos" o "criados" de "la civilización" occidental.  Problema planteado en nuestra  primera independencia política, pero no resuelto hasta ahora. Ese patriciado, de origen extranjero, vuelve a tener, como decía Francisco de Miranda, el pecado original de haber nacido en América. Y el recién llegado  sometido a la  involución como "indiano" (como europeo radicado en América). La humanidad se reduce a Occidente. 

-El antropocentrismo del  derecho  occidental nos ha llevado también a  concepciones  europocéntricas de  la  función social de la tierra y  de las  concepciones de la  Reforma Agraria en los países colonizados.  No es casual que los  Institutos de Reforma Agraria se llamaran  Instituto Nacional de Inmigración y  Colonización, lo cual significaba que  el sujeto de Reforma Agraria no era  ni  el indio, ni el afroamericano, ni el campesino, ni el criollo, sino el inmigrante europeo. Estos nativos eran concebidos como un "obstáculo" a  la  reforma agraria, como una rémora al progreso y desarrollo. 

-El antropocentrismo es también  patriarcalista o machista: negación de la madre india, negra o mestiza y en definitiva, negación de la madre sea cual sea su procedencia étnica o  de clase.  El derecho de herencia se trasmite por la vía paterna. El orgullo familiar tiene que ver con el orgullo paterno, ubicado siempre del  otro lado del  océano. Y por supuesto, la vergüenza materna. 

-El derecho de los pueblos surge inicialmente como parte de la resistencia de los pueblos indígenas del mundo reivindicando el derecho oral, milenario y comunalista.  El derecho de los pueblos se entronca de una manera muy particular con la utopía del derecho occidental: ¡Qué algún día el derecho  occidental deje de ser escrito y se confunda con la costumbre!  

-Derechos originarios, históricos y específicos de los pueblos indígenas  y derecho de los pueblos contra  el formalismo jurídico, la  ahistoricidad y el desconocimiento de la cultura propia (o la educación propia). 

-La crisis del derecho transplantado al servicio de la ideología tecnocrática neoliberal: la igualdad, libertad y fraternidad, inclusive el llamado  "libre comercio", adquieren un carácter social, histórico, cultural y ambiental en la lucha de los pueblos y en el derecho de los pueblos. Los pueblos buscan pasar de la resistencia al protagonismo y la emancipación definitiva: ya se acercan los 200 años de la primera independencia y vamos a completarla con la segunda. 

-El derecho de los pueblos, es indesligable de una  pedagogía de los pueblos. Las formas como éste se transmite a las nuevas generaciones utiliza estrategias pedagógicas familiares y comunales, de gran alcance social. 

-El derecho de los pueblos nos lleva al derecho multilineal e intercultural para establecer nuevas formas de convivencia humana y social. Es parte del diálogo de civilizaciones y de la búsqueda de justicia y equidad  en el acceso al conocimiento. El acceso a la cultura, comienza con el desbloqueo político e ideológico de la cultura propia. De lo contrario, un acceso exclusivo y unilateral de  la cultura occidental, suprimiendo o ignorando la cultura propia y la educación propia, nos lleva nuevamente al laberinto del colonialismo cultural. A un remedio peor que la enfermedad. 

EXTRAÑA COINCIDENCIA: La utopía del  derecho occidental, del derecho escrito, que siempre se ha contrapuesto al  derecho oral de los pueblos, es lograr que algún  día, el  derecho  escrito se confunda con la costumbre.  Pero, lo que más  extraña, es el desconocimiento constante que esto está de hecho realizado en miles de experiencias humanas  de civilizaciones  de tradición oral. Y se olvidan  del  derecho consuetudinario en algunos países occidentales. ¿Casualidad?

ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

4.-LÍNEAS RECTORAS DEL  PROCESO HISTÓRICO ESPECÍFICAMENTE VENEZOLANO E INDOAMERICANO-CARIBEÑO.  

Saúl Rivas  - Rivas

Coordinador del Proyecto Libre e Intercultural Guaicaipuro

0416 7278671

      Son las grandes brújulas que orientan nuestro camino, traducido en proyecto histórico. Son por lo general, endógenas o propias. Pero en algunos casos son préstamos culturales, tomados en plena dominación o después de la dominación:  por ejemplo la creación de la Capitanía General de Venezuela, 1777, la creación del Estado Nacional bajo la sombra del neocolonialismo y del imperialismo. Pero que hoy están -en buena medida- en el origen y desarrollo de la nacionalidad venezolana. Y no asumirlos y fundamentarlos en función de la liberación, sería una inconsecuencia histórica y  una torpeza  de no aprovechar las contradicciones del sistema dominante. 

¿Es posible  ubicar  las grandes líneas históricas de nuestra especificidad americana, sobre las cuales sustentar hoy el proyecto de la interculturalidad, de un derecho  de los pueblos, de un derecho intercultural?  Veamos esas grandes líneas:

||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||

-Poblamiento indígena de América ocurrido  30.000 a 40.000 años según la arqueología, desde Alaska hasta Tierra del Fuego, con distintas líneas históricas de las microsociedades, macrosociedades y sociedades intermedias. Todas ellas válidas y complejas del proceso civilizatorio específicamente americano. 

-Cada una de estas civilizaciones tiene  sus propias líneas rectoras, oprimidas y reprimidas –algunas truncadas- por el proceso de conquista y colonización, pero que tratan de retomar la iniciativa de sus proyectos históricos desde la resistencia cultural y política de los pueblos y haciendo uso correcto de la "oportunidad histórica". Y estamos ante una nueva coyuntura propicia:  son históricos y no eternos, conquista y colonia. 

-Son  40.000 años de historia, silenciados y  reprimidos por la colonización. 

-LA RESISTENCIA INDÍGENA FRENTE A LA CONQUISTA Y COLONIZACIÓN: 1492-2006. De allí el  Decreto  Presidencial que establece el  12 de octubre como DÍA DE LA RESISTENCIA INDÍGENA (2002).  Con la propuesta de  globalizarlo como Día de la resistencia indígena  planetaria. (2003). 

-LA CREACIÓN DE LA CAPITANÍA GENERAL DE VENEZUELA EN 1777.  Las siete provincias que originan la Capitanía General de Venezuela, toman como marco de referencia las  áreas del poblamiento precolombino, lo cual significaba que  la base poblacional donde se basa el mestizaje es de carácter indígena (Sanoja y Vargas: 1992). Se trata de lo más originario, antiguo, constante y específico del país y del continente en todo su devenir histórico: los pueblos y comunidades indígenas (EE Mosonyi: 1980). 

-1783. 22 de mayo. Carlos III dicta  las ordenanzas de minería para la Nueva España en Aranjuez. Se declara a las minas, propiedad de la Corona.  La disposición 22, Sexto Título, especifica "cualesquiera otros fósiles, ya sea metales perfectos o mediominerales, bitúmenes y jugos de la tierra". Importante antecedente contra el neoliberalismo. 

-19 de Abril de 1810. Primer paso en firme para  la Independencia de Venezuela.  Bicentenario: 19 Abril de 2010.

-LA DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA FRENTE A ESPAÑA. 5  DE JULIO DE 1811. Cada país tiene su fecha. Estamos  en la coyuntura de los 200 años de nuestras primeras Independencias. Haití: 1804- Sudamérica: 2024 (Batalla de Ayacucho).  

-LA FORMACIÓN DE  LA  GRAN COLOMBIA: Congreso de Angostura. 1819-1830 

-EL CONGRESO DE PANAMÁ. 1826.  Respuesta  a la  Santa Alianza (1815)  y a  la doctrina de Monroe (1823). 

-1829-1832. Como antecedente histórico a la lucha contra el neoliberalismo,  el 24 de octubre de 1829, el Libertador dicta el  Reglamento de Minas, en Quito, ratificando la propiedad  del Estado sobre las minas de cualquier clase.  El 29 de abril de 1832, dos años después de muerto el Libertador el Congreso ratifica el derecho de la nación sobre  las minas de cualquier clase. El Congreso también acepta  la aplicabilidad  de las Ordenanzas de Minería de Aranjuez (1783, 22 de mayo). 

-LA ABOLICIÓN DE LA  ESCLAVITUD. 1854.

Con antecedentes en los proyectos del zambo José Leonardo Chirino, Gual y España, Francisco de Miranda y el Libertador Simón Bolívar. 

-LA DECLARACIÓN DE  "TODOS SOMOS IGUALES"  "PATRIA PARA LOS INDIOS", "PATRIA PARA LOS POBRES", DE LA   GUERRA FEDERAL. 1859-63.  No es extraño por eso, la participación de los indios de Barinas y los kariña de la  Mesa de Guanipa, en la Guerra Federal. 

-LA FORMACIÓN DEL ESTADO NACIONAL DURANTE LA DICTADURA DEL GOMECISMO.(1909-1935).-  Aunque fue una formación tutelada por  el neocolonialismo norteamericano,   cuando el  Estado petrolero desplaza a la burguesía agroexportadora,  nace  Fedecámaras: 1944, con la pretensión del empresariado ahora transnacionalizado de dirigir la economía (frente a Medina Angarita)  y luego de tomar el poder político      (con Carmona El Breve, Presidente de Fedecámaras: 11 de abril de 2002). Para algunos, esta última actitud está fuera de la doctrina fundacional de Fedecámaras, pero hay en ello una asombrosa continuidad  y una extraña coincidencia.

- AUSENCIA DE LÍNEAS RECTORAS DURANTE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL, PERDIENDO LA OPORTUNIDAD HISTÓRICA PARA UNA SEGUNDA INDEPENDENCIA. 1939-45.- 

Se nos impusieron las prioridades de los Estados Unidos y la Unión Soviética en la lucha de las  Américas contra el fascismo.  No se trataba de no enfrentar el fascismo, pero nuestra prioridad era la segunda independencia, lo cual nos encontró desprevenidos. 

-Se nota una pérdida de toda iniciativa de Indoamérica y el Caribe, lo cual se evidencia más  en la década de los 80 y 90.  

-Nótese, para contrastar un ejemplo histórico, que a  Miranda trataron de imponerle los ingleses  las prioridades de Inglaterra y España en las luchas contra  Napoleón, proponiéndole irse a España (1809-1810). Pero  Miranda respondió que su prioridad era la  Independencia de América: tenía proyecto histórico y líneas rectoras que permitieran su sostenibilidad a pesar de los reveses y adversidades. Vale decir que Miranda estaba enclavado en el proceso histórico específicamente colombiano y americano, a pesar de su lejanía de estas tierras durante más de 40 años, impidiendo en Europa, usando desde las más elevadas a las más terrenales estrategias, que las potencias europeas se repartieran las colonias españolas en América, hasta poder madurar  la oportunidad histórica para la independencia. Y así fue. 

-LA CREACIÓN DE  LA  OPEP  POR JUAN PABLO PÉREZ ALFONZO Y PÉREZ GUERRERO EN BAGDAD. 24 de septiembre 1960. Asisten Venezuela, Irak, Kuwait, Irán y Arabia Saudita para controlar los precios de los hidrocarburos.  

. La OPEP.  La única línea de envergadura de  la democracia representativa puntofijista,  fue  traicionada en poco tiempo. Ya había comenzado el proceso de desmontaje, en complicidad con el imperialismo y las transnacionales.  

5.-LÍNEAS RECTORAS DEL PROCESO DE TRANSICIÓN BOLIVARIANO.

-¿Qué  significa un proceso de transición?  Después de la caída de la URSS y la arremetida neoliberal, nuestro pueblo busca nuevas brújulas, nuevas líneas rectoras en un proceso de transición. Las   líneas rectoras del proceso de transición entroncan con las grandes líneas rectoras del proceso del proceso histórico-cultural específicamente venezolano y americano para retomar su continuidad histórica. "Donde el viejo Estado se niega a morir y  el nuevo no termina de nacer". Es el aprovechamiento coyuntural de la oportunidad histórica. Una especie de encrucijada. Hay de repente una sensación de caos, de derrumbe, una situación de inseguridad. Pero ¿qué es realmente lo que está en crisis y lo que no está consolidado?  No es sólo el proyecto bolivariano o el liderazgo de Chávez. Es la propia República la que continúa amenazada por fuerzas externas y fuerzas internas desnacionalizadas. Es el proyecto de la venezolanidad, su identidad, su integridad territorial, lo que realmente está en peligro. Es la validación y reconocimiento de los pueblos indígenas y de las poblaciones afrodescendientes. Pero, frente al desconcierto, hay un proyecto histórico de largo alcance, jugándose el todo por el todo, en una revolución pacífica, pero no desarmada.  Entonces aparecen una serie de líneas  rectoras que nos introducen en el proceso de transición, dándole luz al tunel. Ello exige asumir el reto, con valor, entrega y sacrificio, con una mística fundada en nuestra propia historia y cultura. No es esta la hora de colgar el chinchorro, los pelaos de gallina y desde allí, comenzar a reclamar "para cada uno la gota de petróleo", trampa en la cual nos quiere enredar cierta matriz de opinión que están formando los grandes centros del poder mundial, removiendo hábilmente los instintos más bajos del individualismo y de la competencia, para olvidarnos de repente  del reto de refundar la República. Es la hora de  valernos de la crisis para avanzar o la crisis avanzará sobre nuestra osamenta y las cenizas de nuestros mártires.  Veamos como comienza  y se desenvuelve esta transición, desde la cual estamos trabajando para el futuro:  

-1989. 27 de febrero. Derrota del  paquete neoliberal del Fondo Monetario Internacional por parte del pueblo venezolano, mediante la insurrección. El pueblo sepulta a su dirigencia tradicional. Rearme ideológico y político de los sectores populares después de la caída de la URSS.  El pueblo había quedado huérfano, sin dirigencia. Los movimientos sociales anónimos sobrepasaron a los partidos tradicionales. Se subvierten todos los catecismos y ortodoxias. Crisis del positivismo y del marxismo neopositivista y tecnoburocrático. 

-1992. Sublevación militar bolivariana del 4 de febrero bajo el liderazgo del Comandante Hugo Chávez.  Resurgimiento del pensamiento bolivariano, con proyección nacional y continental.  La Constitución del 61 había sido anulada por la Constitución Orgánica del Fondo Monetario Internacional. No había, ni legitimidad, ni legalidad. El gobierno era extranjero y lo que quedaba aquí, actuaba como un enclave de la dominación transnacional y las políticas de ajuste.  Hay una espera. Un ¡por ahora!...  Pero el formalismo jurídico seguía viendo sólo el cascarón de la legalidad. 

-1998.-Arribo al poder político por la vía electoral del Comandante Hugo Chávez, armado con el proyecto bolivariano, produciendo un encuentro fructífero de marxismo crítico, teologías de la liberación, indianidad, afroamericanismo, movimientos de equilibrio de género y del pensamiento crítico europeo y de toda la humanidad. 

-1999.- Convocatoria a una  Asamblea Nacional Constituyente, con participación de amplios sectores de la vida  del país. 

-Referendum aprobatorio de la Constitución Bolivariana y de relegitimación del Presidente y de todos los poderes públicos.  La Constitución Bolivariana encarna una síntesis histórica de todas las líneas rectoras anteriores y una concepción multiétnica y pluricultural  que incluye a todos los pueblos y sectores conformadores de la nacionalidad. Establece además como una innovación los derechos originarios, históricos y específicos de los pueblos  y comunidades indígenas, en tanto que, todas las Constituciones anteriores se caracterizaban por un Régimen de Excepción, que limitaba sus derechos en un antagonismo étnico y lingüístico  con estos pueblos y un solapado antagonismo racial con los afrodescendientes. Frente a ello, aparece el reto político de la interculturalidad. 

-Reconstrucción de la  OPEP por parte del gobierno bolivariano y la instrumentación del petróleo como arma de paz y de negociación. 

-Reconstrucción de las Fuerzas Armadas y redefinición de su papel en el desarrollo nacional. 

-Unidad cívico-militar para la refundación del Estado Nacional y de la soberanía.  Una revolución pacífica, pero no desarmada. 

-Instrumentación de Las Misiones como agentes dinámicos y populares de desentrabamiento de las estructuras burocráticas del Estado Nacional. Desmontaje progresivo del viejo Estado y de la sociedad excluyente para la  Refundación de la República. 

-Construcción progresiva del  sistema de educación bolivariana, resaltando su tendencia hacia la universalización, la concepción como continuo humano dentro del respeto a las particularidades que demandan tanto la diversidad cultural y lingüística, como otras especificidades societarias, bio-psico-sociales y ambientales para la realización de los derechos culturales y educativos como derechos colectivos y personales. 

-Construcción del ALBA frente al ALCA. Integración continental desde los pueblos, lo cual pasa por el diálogo intercultural. 

-Política anti-imperialista y anticolonialista afianzada en la búsqueda de modalidades del desarrollo endógeno.- 

-Definición en torno a un nuevo socialismo del  siglo XXI  abriendo la discusión en el plano nacional e  internacional. 

-Integración por la vía de economías complementarias y de compensación asentadas en la cultura común de nuestros pueblos. Chávez, Fidel, Evo Morales. 

-Anuncio presidencial conjunto, de Hugo Chávez y  Evo Morales, para construir desde Venezuela y Bolivia, la sociedad indo-sudamericana de naciones. Aló Presidente. Mayo,2006, desde la Ciudad Sagrada de Tiwuanacu, Bolivia. 

6.-INTERCULTURALIDAD, CONSTRUCCIÓN DE UN MUNDO MULTIPOLAR Y REVOLUCIÓN CULTURAL PARA UN NUEVO EQUILIBRIO DEL UNIVERSO

-Interculturalidad  es sinónimo de reto político, de desafío histórico. Más si está  fundada en lo más original y específico del pensamiento bolivariano. La ruptura con lo monárquico, el antiguo régimen colonial, la ruptura con el imperio y con lo más íntimo de su naturaleza anexionista. La postulación de una independencia, que no es ya, una "reconquista", sino una ruptura con toda conquista y con todo imperio.  Y esto le permite vislumbrar el naciente imperialismo norteamericano y anteponer la integración y el Congreso de Panamá al  naciente panamericanismo  de la doctrina de Monroe. De allí la necesidad de retomar en la transición, las líneas rectoras  más trascendentes de nuestro proceso histórico.

-Hoy ese bolivarianismo en su perspectiva planetaria se expresa en la construcción de un mundo multipolar para sobreponernos a la dictadura global de los Estados Unidos y buscar un nuevo equilibrio del  universo.

-Revolución cultural es hoy sinónimo de descolonización, de reencuentro con nuestros múltiples orígenes, partiendo de "lo más originario, lo más antiguo, lo más constante y específico del país y del continente en todo su devenir histórico": los pueblos y comunidades indígenas. A partir de allí, nos encontramos con otras originalidades y especificidades afroamericanas, criollas, mestizas múltiples, en el despliegue de nuestra  unidad y diversidad cultural y lingüística.  Revolución cultural es sinónimo de una revisión a fondo de la Cultura Nacional y Continental en el marco de la mundialidad actual. Revisión de las relaciones de dominación y subordinación entre nosotros mismos, poniendo a flote en pie de igualdad la cultura propia de cada  pueblo o sector que ha participado y participa hoy en la conformación de la nacionalidad. Revolución Cultural es el desmontaje del Modo de Producción Capitalista,  sus relaciones de dominación colonialista y la propuesta de sustitución por  modalidades de formaciones sociales socialistas en correspondencia con  el siglo XXI, partiendo de nuestra matriz histórica y cultural. Con la propuesta de un nuevo modelo económico y social  a escala local, nacional, continental y planetaria.

        En este orden, la interculturalidad es una nueva forma de concebir  la práctica de lo político y de lo social, restableciendo el equilibrio ambiental y del planeta.   En el despliegue de  las capacidades innovadoras de nuestros pueblos y culturas bajo el lema rodrigueano de  "Inventamos o Erramos".. Pero si inventamos o si erramos, no lo haremos solos, sino con el ejercicio de la participación protagónica de nuestros pueblos y naciones, como actores de sus propios procesos.

guaicaipurosrr07@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8546 veces.



Saúl Rivas-Rivas


Visite el perfil de Saúl Rivas Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: