Bolívar en navidad

A diferencia de cómo no pocos conciben ―y celebran hoy consumista e individualistamente la navidad― Bolívar dejó constancia de sus ansiedades y orientaciones en sus Cartas, Proclamas y Comunicados, también durante estas celebraciones.

Sus reflexiones hechas no en torno a la navidad cuanto durante estas fechas pudieran sintetizarse en estos núcleos temáticos:

a) la denuncia de las consecuencias de la esclavitud y la sujeción a una potencia extranjera y la necesidad y urgencia de asumir el proceso de emancipación,

b) la necesidad de arrogarse cada cual su deber en la medida de sus posibilidades y capacidades,  

c) la necesidad de construir incansablemente la unidad patriota (construcción de hegemonía),

d) la necesidad de asumir la liberación como un proceso nacional pero también supra-nacional, esto es, Nuestro-Americano,

e) la necesidad de asumir posiciones de vanguardia éticas verticales, épicas y resueltas en la defensa del proceso emancipador, procurando minimizar más que extremar las contradicciones en el bloque popular,

f) el grave riesgo que entraña el fraude y la corrupción para cualquier proceso revolucionario naciente, y la necesidad de construir colectivamente la transparencia en la administración de la cosa pública,

g) La amenaza que entraña descarriar el proceso tras tentaciones de poder y de fortunas para un proceso emancipador dolorosamente construido con sangre, dolor y ruina.

Pero mejor que discursear sobre Bolívar es escucharlo de nuevo.

Aquí, a modo de recordatorio, un puñado de reflexiones del Padre de la Patria expresadas, precisamente en tiempos de Navidad.

Para facilitar la comprensión de la evolución de su pensamiento geo-político, las presentamos en orden cronológico, identificando fecha, el documento en que la escribió y su(s) respectivos destinatario(s).

Algunas frases de Bolívar en tiempos de Navidad:

 “…Corramos a romper las cadenas de aquellas víctimas que gimen en las mazmorras, siempre esperando su salvación de nosotros: no burléis su confianza: no seáis insensibles a los lamentos de vuestros hermanos. Id veloces a vengar al muerto, a dar vida al moribundo, soltura al oprimido y libertad a todos”  Manifiesto a los Granadinos 15-12-1812.

“Yo hice mi deber, mi general, y si un soldado me hubiese quedado, con ese habría combatido al enemigo…”  Al General Francisco de Miranda: 17-12-1812.

“La unión bajo un solo gobierno supremo hará nuestra fuerza y nos hará formidables a todos…” Al General Santiago Marino: 16-12-1813.

“Para nosotros la patria es América. Proclama a la División Urdaneta: 12-11-1814.

“Aunque la guerra es el compendio de todos males, la tiranía es el compendio de todas guerras…’ Proclama a los Cundinamarquenses 17-12-1814.

“Formemos una patria a toda costa, y todo lo demás será tolerante…” A Don Luis Brión: 02-01-1816.

“…y la vida no tiene precio sino en tanto que es gloriosa” Al General Pedro Briceño: 01-01-1817.

“El la guerra no se comete falta impunemente, y la inactividad en la ejecución de los planes o combinaciones trae frecuentemente graves e irreparables males…” Al Coronel Jerónimo Urquiola: 28-12-1817.

“…El honor es el mejor guía del laberinto de las revoluciones…” Al Vicealmirante Martín Guise: 24-12-1823.

“Lo que está más lejos de mí es el dolo y la perfidia…” Al General Pedro Antonio Olañeta: 15-12-1824.

“..Noche y día me atormenta la idea (…) de que mis servicios a la libertad son dirigidos por la ambición…” Al Presidente del Senado de Colombia: 22-12-1824.

“Digan Ustedes que el ciudadano Bolívar viene a pagar sus respetos a la soberanía del pueblo…” Al Presidente del Consejo de Gobierno del Perú, Hipólito Unanue: 28-12-1825.

“Yo tiemblo de descender desde la altura en que la fortuna de mi patria ha colocado mi gloria…” Al General José Antonio Páez: 23-12-1826

“Crea usted mi general que a la sombra del misterio no trabaja sino el crimen…” Al General José Antonio Páez: 23-12-1826.

“…Mil maldiciones le acompañen al infierno al que pretenda levantar su poder sobre los escombros amasados en sangre…” Al General José Antonio Páez: 31-12-1826.

“Yo no puedo engañarle; mi deber y mi posición me obligan a hablar la verdad, aunque cueste a mi corazón…” A Don José Fernández Madrid: 21-12-1827.

“….Terribles son las guerra de opinión y mucho más si, por una parte se presenta una facción con el aparato encantador de una libertad imaginaria… Al general José Antonio Páez: 16-12-1828.

“Todos debéis trabajar por el bien inestimable de la Unión…” Última Proclama a los Colombianos: 10-12-1830.

delgadoluiss@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4880 veces.



Luis Delgado Arria


Visite el perfil de Luis Delgado Arria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: