El negrero, medio alternativo para el desarrollo de las poblaciones negras

El enluzco de los Afrodescendientes venezolanos

“...La invisilización de las poblaciones negras, es la negación de la realidad producto de la disociación mental que genera la ideología racista...”
Juan Veroes

No se puede ver la llegada de los hombre que poseen una piel oscura a lo que después se llamó América, fuera del contexto donde se desarrollaron los supuestos teóricos que permitieron las prácticas de invisibilidad, a los cuales se les consideró a través de parámetros relacionados por su conceptos civilizatorios que ofrecen sus nuevos espejos ideológicos que ahora reflejan con más vehemencia la lógica de la dominación (Por ello, los ingleses controlaron el tráfico negrero hacia la América colonial y se convirtieron en los primeros propagadores de las ideas del Padre de Las Casas, legitimado con la implantación del pacto colonial, el cual se concretizaba sobre la base de la explotación, aislamiento de la mujer y del hombre de pigmentos negro, transformados en materia prima y fuerza productiva en una economía orientada a satisfacer necesidades de tipo ultramarino).

En este sentido, vemos que el carácter genocida y endoculturizante no ha cambiado, a pesar del trato cruel a que fueron sometidos los ascendientes Africanos por su propias monarquías culturales (Angola, Congo, Nigeria y otros), cuyo actitud conllevó a que se consolidaran los incipientes estados-nación que dieron origen a los grandes imperium y se fortaleciera la autoridad del opresor que por su carácter global impusieron una nueva formas de vivir, a través de juicios peyorativos que crearon las bases para que se consolidara el postcolonialismo en el mundo. Cuestión que no ha cambiado y que se hace evidente en algunas posturas asumidas por algunos de los personeros que integran la Red de Organizaciones Afro (ROA), asemejándose dicha conducta a la asumida por los negros que lograron regresar África, los cuales profundizaron el sistema con más vehemencia (por ende el Sistema de la Trata Negrera), y que podemos percibirlo en la postura asumida por DELGADO, Argenis (1999), miembro de la Red de Afrodescendientes, al encarnar dicha postura y convertirse en el abanderado de esa tendencia, quien sin pena deja ver lo que siente :

“…Hablar de negros es reproducir el proyecto homogenizante y discriminador de quienes objetualizan con un adjetivo a nuestros ancestros africanos, convirtiendo en cosas las diferentes civilizaciones africanas venidas América y posteriormente para tratar de remendar esos errores históricos a través de la llamada "modernización de los estados" nos incluyeron en otro proyecto único denominado "crisol de las razas". La pregunta es ¿que significa ser negro para Uds.?, Por lo que escriben se ve que Uds. reconocen un origen, África pero hablan de negros, usando el discurso de quién nos nombró, entonces?

Para mantener más adelante:

“Los negros o mejor dicho los camisas negras están en el otro bando, que todo lo ven negro y tendrán un destino negro camaradas, déjense de eso cimarrones que un negro es un blanco pintado y no era lo mismo un esclavo doméstico que uno de hacienda como diría Malcon X”.

(Saludos Cimarrones. pp. 02)

Quien con un discurso con miras a hacerse invisible, se cubre de una postura discriminatoria, para hecha a un lado la importancia que tienen la histórica, con la intención de restarle importancia a la necesidad de recrear la personalidad de quienes integran las poblaciones negras en nuestro país (Venezuela), porque dicho término fue impuesto por el colonizador y no por lo ascendientes africanos, los cuales fueron utilizados para crear un Modo de Producción basado en la violencia, desculturización y discriminación racial, conllevándolos a negar su estética, lo cual se sintetiza en el tiempo, con el argumento de quien se considera cimarrón y no le importa echar a un lado su venezonalidad producto de la pena que siente por su melanina negra. Quien inconcientemente y en un vocabulario soez, justifica el discurso colonial que ve a los nuevos pueblos recubiertos de una mentalidad prelógica que les imposibilitaban llegar a la abstracción acerca de lo que acontecía en la vida cotidiana y en su relación con la naturaleza, en fin fueron sociedades consideradas inferiores integradas por hombres que no estaban en capacidad de poder construir un sistema lógico o pensar lógicamente, sin comprender que la perdida de su trazo colectivo, se debe a su disgregación e imposibilidad de ceder a las características grupales conservadas en su comunidad de origen (por ello no se puede negar que el núcleo central de sentido que integra la Fiesta de San Juan, esta representado por una de las imágenes que pertenece a la Iglesia Católica, además de estar recreado dentro del estilo de la cultura europea y no de la Africana. Lo que quiere decir, que hay negación de la patria de origen, principalmente contra el sistema tribal africano y una apología de aceptación al nuevo entorno asimilado), para darle paso a una nueva estructura social que trasformó el pensamiento predominante en el mundo.

Pero lo que no se puede aceptar es que se siga considerando al hombre negro con el término peyorativo de “camisa negra” o de “negro blanco pintado”, demostrándose que en su discurso todavía prevalece el criterio de la dominación que los consideraba, como entes pocos conocedores del trabajo intelectual, enemigos declarados de las letras y las Bellas Artes, poco propenso a ser depositarios del saber. Actitud que tiene una gran connotación en la conformación de nuestra identidad que sirvió de fuente para reafirmar nuestra venezonalidad, y como colectivo, desechar la palabra “AFRODESCENDIENTE”, porque se había convertido en una propuesta incoherente que contribuyó a quebrantar el espíritu de la poblaciones negras que poseen una melanina negra, al intenta borrar de un plumazo nuestra participación en la construcción de la estructura social venezolana.

Por otro lado, notamos que esa misma postura se hace evidente en el Articulo “POR EL CALIDOSCOPIO DE LA AFROVENEZONALIDAD” (Rev. A Plena Voz, Ed. N0. 33, Julio del 2.007) de PÉREZ BLANCO, Solcire, cuando se nutre de un verbo prejuicioso que en el celaje de sus aristas deja su resentimiento en contra del término negro:

“Lo afrovenezolano trasciende esa representación folklórica y/o delictiva, a veces sumisa o en extremo agresiva y exótica que pretende exaltarse de los y las negras o negros venezolano. Porque ella proviene del caldo del cultivo que ha sido nuestra madre patria: África para el desarrollo y el enriquecimiento de Europa y la occidentalizada América”

El cual envuelve un juicio de valor descalificante que refleja que Solcire no ha podido superar su problemas endoculturista y por ello se cobija bajo de una serie de argumentaciones lingüísticas que deja claro su contrición por haber nacido negra, no pudiendo superarlo, llevándola a etiquetar al negro y ponerse al lado de quienes históricamente ratificaron su inferioridad intelectual, en el que todo lo que proviniera de él, pareciera ser malo, vulgar, poniéndose al lado, de quienes contribuyeron a su desvalorización que converge en su manera de danzar, vestir, reír y cantar, donde toda una imaginería popular del lenguaje se creo para ilustrar un comportamiento negativo, sin comprender que dicha conducta fue producto del trato inhumano a que fue sometido y estas fueron unas de las pocas herramientas con que contaba para buscar un alivio y compresión a su situación; a lo que Solcire Pérez pareciera justificar al atribuirle particularidades etnocéntricas a sus posturas, para no entender y negar su papel como sujeto histórico, a lo que BLANCO, Marisabel reafirma en el articulo “Nuestra Afrodescendencia” llegando al extremo de sustentar su oscurantismo sobre el ordenamiento jurídico venezolano:

"Esto representa que los argumentos utilizados ponen en evidencia toda esa atmósfera cargada de negatividad, transformada en estereotipos en contra del negro, por su tono de la piel, la forma de la nariz y el tipo de cabello, convirtiéndose estos elementos, en mecanismos claves que lo sigue considerando como un ser feo que fenotípicamente es despreciable (María Martha Mijares: Racismo y Endoracismo en Barlovento. Colección Patrimonial de Historia Local y Regional del CONAC.), a lo que EL POETA DIXON ROJA del estado Yaracuy, responde en el artículo: “A MI QUE ME DIGAN NEGRO”:

“…el estatus social racial no deriva de un termino en particular, sino del deseo de conquistar su libertad con talento, rebeldía, irreverencia, aceptando su condición y color de piel, pero no a través de esa mojigatería de calificarse así mismo y permitir que otros lo hagan y digan que soy un afro descendiente…”

Para argumentar más adelante:

“El concepto de Afrodescendencia se ha filtrado dentro de la comunidades negras venezolana, generando la aberrante práctica del endoracismo la cual cobra mas fuerza con frases como: “Cásate con un blanco para que mejores la raza” haciendo ver que mi raza, la negra, tiene muchos defectos que necesitan ser corregidos del cruce genético, o lo que viene a significar que lo negro no sirve para un carrizo, nada más ofensivo para nuestra cultura”.

(Semanario Todosadentro, 15 de Marzo. De 2.008, Pág. 30)



A lo cual Casimira Monasterio (Revista A PLENA VOZ, Ed. Nº 53-54, Mayo-Junio de 2.009) en un tono que manifiesta de forma notoria su poca tolerancia y aceptación, le da en dicho ensayo una connotación que no es la más adecuada, al proporcionarle poca importancia para no admitir que los hechos históricos no se pueden abstraer porque éstos sean peyorativos, discriminatorios o tengan una carga valorativa denigrante, sino por el espacio-tiempo jugado, cuando intenta Preguntarse en el Articulo “ES BONITA… , PERO ES NEGRA” (Op cit., pp. 22):


“Entonces ¿cómo refundar la República con esos rezagos coloniales, construcciones mentales religiosas, pseudos científicas estilistas instaladas en nuestro imaginario que se niega a morir y se mimetizan y renuevan en nuestras mentes nuestros corazones?”


Casimira reivindica que lo vivido no se cristalizó en una enseñanza que permitió percibir la importancia que tiene la experiencia, como instrumento de participación para erradicar los argumentos que se han creado (a causa que reflejan altos contenidos endoracista y discriminatorio) que ven a los negros sin capacidad para producir innovaciones, con el propósito de invisibilizar su realidad y negar su participación en los diferentes procesos históricos, lo cual se nota en todos los documentos que hacen mención al tema y que se postulan en la mencionada revista, en el que se reflejan situaciones de vergüenzas, que por otro lado persiguen invisibilizar a quienes vieron en el Sistema de la Trata Negrera el Gran Negocio que les permitirían seguir manteniendo el estatus de las Monarquías Africanas.

En este sentido, reprochamos este tipo de afirmaciones, las cuales niegan el fondo donde se desarrollaron los diferentes espacios que le dieron cabida al Imaginario que posee una Melanina Negra y que demuestra que dicha percepción violenta nuestra permanencia; que por otro lado, olvidaron que afirmaciones como éstas, envilecen el carácter clasista que nuestro libertador plasmó en el Discurso de Angostura (1.819),


“Tengamos presente que nuestro pueblo no es el europeo, ni el americano del norte; que más bien es un compuesto de África y América que una emanación de la Europa, pues que hasta la España misma, deja de ser europea por su sangre africana, por sus instituciones y su carácter. Es imposible asignar con propiedad a qué familia humana pertenecemos. La mayor parte del indígena se ha aniquilado, el europeo se ha mezclado con el americano y con el africano, y este se ha mezclado con el indio y con el europeo. Nacidos todos del seno de una misma madre, nuestros padres de diferente origen y en sangre son extranjeros, y todos difieren en la epidermis: esta desemejanza trae un reto de la Mayor trascendencia”


Enunciado que ha sido distorsionado por parte de los miembros de la ROA de mala manera, que no deja claro, la preocupación de nuestro Libertador por establecer un nuevo cuadro social que cambiara la relación entre los diferentes estamentos sociales y de esta forma asegurar una verdadera estabilidad de la vida republicana, cuando sostenía:


“yo abandono a vuestra soberana decisión a la reforma o la revocación de todos mis estatutos y decretos; pero yo imploro la confirmación de la libertad absoluta de los esclavos, como imploraría mi vida y la vida de la república”



“Si he contraído para con el pueblo alguna especie de mérito, pido a sus representantes que oigan mis súplicas como el premio a mis débiles servicios. Que el congreso ordene la distribución de los bienes nacionales, conforme a la ley que a nombre de la república he decretado a beneficio de los militares venezolanos”

(Bolívar, Op. Cit., pp.124-125)


Súplica que se desprende de lo más profundo de su ser, permitiéndole elevarse por encima de la miseria humana, con la intención implícita de fortalecer su posición y nuestra ciudadanía venezolana, como robustecer nuestra presencia como sujeto histórico y fortificar nuestro derechos a expresar libremente nuestros pensamientos, ideas y opiniones de viva voz, por escrito o mediante cualquier forma de comunicación, sin ser censurado por ningún emporio humano que se siente distinto y que buscan ser reconocido por quienes vendieron sus ancestros.

Situación que crea un ambiente engorroso producto de quienes buscan utilizar al estado venezolano para Obtener presencia política y eso es sumamente delicado, ya que sentimos que no se han dado cuenta que la Cultura Negra se convirtió en una referencia nacional, ultramarina, mundializada para el fomento de las transpiraciones humanas que se aleja de quienes se arroparon con el epíteto de “Afro”, sin importarles que este es el momento para construir iniciativas que deben constituirse en opciones para redimensionar a este imaginario que se ha sedimentado y gestado en la conciencia colectiva de los diferentes emporios humanos que conformaron este país (Venezuela) y el mundo, transformándose en fuente de referencia para formular criterios y líneas de acción, como cultura de signos y símbolos que han hecho un aporte importante a la humanidad y que han sentido la indiferencia, marginalidad y discriminación de quienes no han podido superar las enfermedades drásticas que son propias del capitalismo (individualismo, egoísmo, oscurantismo, parcelismo, etc.) y que pueden producir cambios profundo y peligrosos en la psiquis de quienes integran su colectivo, ya que están alimentado el apetito depredador que no los deja darse cuenta que vivimos en un mundo lleno de sabias marcas instintivas(a las cuales se le ha dado poca importancia).

“La desunión de la humanidad, tiene su base en la enfermedad del egoísmo, es capitalismo transformado en conducta. Por ello, la peste egoísta ha derrumbado los mayores esfuerzos de la humanidad”

Reyes, N. (Mayo de 2.009), La Peste Egoísta. Debate Socialista, pp. 05.

Actitud que viene a tener una gran connotación para las poblaciones negras venezolanas, que demuestran que el término afrodescendiente se presenta como una propuesta inconstitucional que quebranta los principios y valores abstractos que se encuentran conformados en el animus que integra la Constitución Bolivariana de Venezuela, que borra de un plumazo más de Cuatrocientos años de historia, porque no tienen unos cimientos que les sirvan de fundamentos y mucho menos, una base social que la justifique, convirtiéndose en un acto difícil, antijurídico, antihistórico y de lesa patria, que estaría poniendo al país en una situación peligrosa, al no reconocerse la importancia que tiene la Cultura Negra, dentro de la conformación de la estructura social venezolana, al no verse de manera objetiva y subjetiva sus consecuencias, al quererse eliminar un segmento importante para la reconstrucción de la historia, y extrapolar del pasado, procesos que fueron importante para la construcción de la Patria Bolivariana, demostrándose que su inclusión en el Ley Orgánica de Educación y en la Ley Orgánica de Protección de Niños, Niñas pone en peligro el principio de concentración y jerarquía que tienen la Constitución Bolivariana de Venezuela como norma suprema y fundamento de nuestro ordenamiento jurídico, puesto que ninguna ley de menor rango puede estar por encima de ella, y sentimos que la Asamblea Nacional vulnera estos principios al introducir dicho termino en las mencionadas Leyes Orgánicas sin la consulta, convirtiéndose en un acto donde sus consecuencias no se tomaron en cuenta, puesto que se contradice y pone en peligro, Bienes Jurídicos que comprometen nuestra ciudadanía y nacionalidad, en el que no se percibió la consulta histórica que demuestra que el negro es creador de cultura y que no es un producto de la casualidad, por el contrario se originó, porque existió una dinámica histórica que sirvió de componente o base que lo condicionó dentro de la estructura social venezolana, y es extraño que el Poder Legislativo, sea contrario hoy.., al pensamiento bolivariano, puesto que Simón Bolívar siendo un hombre de un pensamiento equilibrado y trascendental (Especialista en el área del derecho. Título que logró en Perú y después fue otorgado post mortis en la Ciudad de Caracas), nunca hizo mención a dicho término, por el contrario en todos sus escritos, dejó expreso su preocupación, porque comprendió que ese ser humano traído en toneladas y considerados mercancía, había internalizado una nueva realidad, quedando inmovilizado, siendo su creatividad muy débil (producto del impacto), lo que conllevaría a que la historia se escribiera de manera diferentes y que su participación no se viera de manera tácita.

En este sentido, creemos que no debemos seguir poniendo el acento en lo individual, en el pensamiento parcelado, etc., en acentuar la segmentación, porque se estaría fraccionando el país, negándose la unidad, los principios fundamentales en que se sustenta y por otro lado, la riqueza de su Diversidad, Pluralidad y Multiplicidad, por el contrario, se hace necesario internalizar la importancia que tiene el sujeto de transformación, y mucho más, cuando éste se convirtió en un aporte importante, puesto que sin ello, era imposible, innovar políticas ( Véase los Diez Objetivos Estratégicos y los Cinco Motores Constituyentes, planteados por el Gobierno Bolivariano) que saquen de la situación extrema, a las familias negras, donde el abandono del padre es alarmante, y donde la violencia, maltrato físico contra la niñez, adolescencia y su promiscuidad, convirtiéndose en las características mas resaltantes, transformándose en un estrato social que han sufrido con más rigor los efectos de la transculturización, disipándose la identidad étnica, cosmovisión, valores y practicas culturales, (aunque quedan algunos vestigios, que aluden a sentimientos que son difíciles de conceptualizar), que en sus caras reflejan, el olvido y lo cargadas que están de marcas instintiva, porque se perdió el aliento, producto que han sido discriminados, vejados, excluidos y aprovechados, a pesar de los grandes aportes que hace el Gobierno Bolivariano.

Creemos que se debe ampliar el panorama de las conjeturas para darle libertad al desenvolvimiento, con propuestas productivas, que le den a nuestra imaginación, el papel que le corresponde en la construcción de ese nuevo actor histórico (En vista la historia de este país, no se puede escribir, sin la negritud y sería absurdo, que tengamos que llamar a la Negra Matea, Afro-Matea o a José Leonardo Chirino, Afrodescendiente Chirino), porque consideramos que este no es el momento para fragmentarnos, en vista que no hay tiempo para retroceder, pero sentimos y nos oponemos a que se borre de la historia nuestra participación, contribución y principalmente nuestra presencia de forjadores de una patria libre y soberana para darle vida a un actor foráneo que tiene sus incidencias en un continente diferente.

Ya que de esta forma se estaría revindicado al imaginario que se encuentra dentro de las poblaciones negras venezolanas y contribuyendo a robustecer un supuesto teórico en manos de J. BRONOSKI, que se ha venido consolidando y que en lo más intrínsico de su esencia, sostiene:

“Todo animal deja huellas de lo que fue, sólo el hombre deja huellas de lo que ha creado”.

Por ello, llamamos a los venezolanos y principalmente a la negritud, a no dejarse manipular con supuestos que han servido para consolidar una mentira consuensada o una verdad ilusoria producto de una minoría simpática (Nietzsche) que busca acabar de manera silenciosa, con nuestra identidad venezolana, y con el proceso que lo conformó, terminando de aniquilarlo, para seguir afirmando el enfoque endoculturista, que intenta convertirse en una referencia histórica y cultural que tiene como objetivo negar la complejidad de nuestra diversidad.


gue-var@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3225 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter