La Ideología y el Currículo Básico Nacional Aprobado durante el Segundo Gobierno de Rafael Caldera

El oposicionismo ha centrado sus críticas a la propuesta de Currículo Nacional Bolivariano, presentado al país por el ex-Ministro del Poder Popular para la Educación Adán Chávez, en su supuesto carácter ideológico. En particular se le imputa al ex-Ministro y al Gobierno Bolivariano querer imponer un pensamiento único. No viene al caso ahora ponerse a esgrimir argumentos a favor de esa propuesta curricular. Pero creo que es necesario desenmascarar a los expertos del oposicionismo analizando el currículo que aprobaron e implantaron durante el segundo Gobierno de Rafael Caldera.

El Currículo Básico Nacional (CBN) fue elaborado para poner la educación a tono con las reformas neoliberales que se realizaban en otros ámbitos de la vida nacional. El país recibió financiamiento y asesoramiento de los organismos multilaterales para llevar adelante una reforma educativa ajustada a las necesidades del neoliberalismo. Muchos de los personajes de la oposición que desfilan por los medios de comunicación manifestándose en contra de las políticas educativas del Gobierno actual trabajaron para el Banco Mundial y otros organismos en la implantación de sus políticas y prácticas educativas en el país.

A continuación pasaremos revista al Currículo Básico Nacional para la Primera Etapa de la Educación Básica. Saque usted sus propias conclusiones acerca de la ideología predominante en ese documento.


“Programa de Estudio de Educación Básica
Información General
FUNDAMENTACIÓN DEL DISEÑO CURRICULAR DEL NIVEL DE EDUCACIÓN BÁSICA

Bases conceptuales: Filosófica, Sociológica, Psicológica y Pedagógica. (Discurso Explicativo).

(…)

A partir del análisis del hecho cultural, el Ministerio de Educación determina la política educativa, sus valores y fines, los cuales apuntan a la innovación de las dimensiones del aprender a ser-conocer-hacer-vivir juntos, como a continuación queda expresado:

(…)

* Formar a las personas para que puedan responder a los nuevos requerimientos del proceso productivo y a las formas de organización del trabajo que resulta de la revolución tecnológica.

(…)

BASE SOCIOLÓGICA

En el ámbito mundial, el sistema capitalista ha venido desarrollando un proceso de cambio social, económico y político denominado globalización que, fuertemente influido por los avances tecnológicos, demanda de las sociedades amplia productividad en el área de la generación de conocimientos y su aplicación y difusión.

Sin ignorar los peligros que tal concepción encierra, ya que pareciese tender a la creación de una sociedad internacional homogénea que amenaza la identidad cultural (Cordiplan), ella nos lleva a plantearnos la necesidad de construir la Sociedad del Conocimiento, que nos obliga a asumir retos a cumplir en corto plazo, so pena de quedarnos anclados en la crisis que hoy vivimos.

En la Sociedad del Conocimiento la competitividad de un país, en el ámbito mundial, estará marcada por el uso inteligente de la información, la construcción del conocimiento y la capacidad de difusión de éstos.

Vista así, la sociedad deberá ser una sociedad educadora que genere en sus integrantes el aprendizaje permanente. La formación de las nuevas generaciones es un problema en el cual, si bien el Ministerio de Educación tiene la trascendente tarea y responsabilidad de orientar, no es el único agente que sustenta ese compromiso.

El bombardeo informativo y valorativo que el niño recibe fuera de la escuela puede ser tanto o más importante y trascendente que el mensaje escolar; todo ello obliga a redefinir la relación del Sistema Educativo con la comunidad organizada, con los sectores productivos y, particularmente, con otros agentes socializadores como la familia, los medios de comunicación y la iglesia. En definitiva la escuela debe, por una parte abrirse a los requerimientos del medio y, por la otra coordinar sus esfuerzos con otros agentes sociales a fin de orientarlos bajo principios que sean lo más coherente posible.
(…)

DESARROLLO SOCIO-AFECTIVO Y MORAL

(…)

Desde este eje transversal de valores se deberán fomentar experiencias vinculadas con la realidad social y cultural, en las cuales el niño/a afectivamente se identifica con el otro y asume roles de ayuda, cooperación, aliento, desprendimiento, necesidad de compartir y de aplazar beneficios inmediatos en pro del bienestar del otro, asignar responsabilidades y permitir la toma de decisiones que tengan que ver con lo justo e injusto, lo correcto e incorrecto en relación con los otros. De esta manera, se contribuirá al desarrollo del razonamiento moral y la conducta prosocial.

Tanto el juego simbólico, como el juego de reglas, representan escenarios propicios para la adquisición de lo moral. En el juego simbólico se escenifica la escuela, el hogar, el hospital, produciéndose una experiencia o representación de situaciones sociales dadas, en donde el alumno ejerce papeles difíciles y que contribuyen a su adaptación.

En el juego de reglas, las acciones requieren del concurso de todos, hay que entender la posición contraria para poder participar. Surgen conflictos (socio - cognitivos) y hay que resolverlos, buscar los argumentos más convincentes y más razonables. El grupo ejerce una gran influencia sobre sus componentes (Piaget y Vygotski), siendo un espacio propicio, para la construcción social, que la escuela debería adoptar para facilitar la adquisición de conocimientos sociales y morales.

BASE PEDAGÓGICA

(…)

Las redes de escuela, los proyectos pedagógicos de plantel y los proyectos de aula constituyen la concreción de este proyecto Educativo Nacional que permitirá dinamizar la vida de las escuelas, formulando y evaluando permanentemente los proyectos propios y la adaptación a los proyectos propuestos por el Ministerio de Educación.

(…)” (Ministerio de Educación, 1997)

A pesar de los intentos de ocultar su ideología, no es posible lograrlo totalmente. Es inevitable que en algunas partes tengan que expresar sus verdaderas intenciones. Nos queda claro que el Currículo Básico Nacional tiene como finalidad formar a los estudiantes para que funcionen adecuadamente en una sociedad democrática representativa y al servicio del capitalismo. Propone una educación apegada a los dictámenes de los organismos internacionales y al servicio de la globalización capitalista.

Entonces, no me vengan con cuentos de camino. La propuesta curricular de la derecha está impregnada de ideología, de ideología de derecha. No lo pueden negar. Atacar la actual propuesta curricular no los exime de su apego a esa ideología.

En otros artículos trataré otros documentos educativos elaborados en gobiernos anteriores y mostrar como se devela su posición ideológica.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 38754 veces.

Julio Mosquera


Visite el perfil de Julio Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas