(VIDEOS) Retornan venezolanos desde Colombia: "Si todo el mundo dio dinero para nosotros ¿por qué nadie nos atiende?"

09.04.20 - Hasta hace apenas un año, abundaban los políticos, empresarios y artistas que pedían ayuda humanitaria para los venezolanos. Hoy, cuando estos ciudadanos piden ayuda por estar en situación de calle en Colombia en medio de la pandemia del COVID-19, nadie les atiende.

"Quédate en casa" piden las autoridades de distintos países del mundo para intentar frenar la propagación del COVID-19, pero "¿en cuál casa?" se preguntan desde los sectores más empobrecidos de América Latina.

"Decirnos 'quédate en casa' es una burla porque si la persona no tiene el sustento, no tiene cómo pagar la estancia de una noche y no tiene cómo comer, obviamente tiene que salir a la calle ¿qué va a hacer? ¿se va a morir de hambre?", explica Carlos Álvarez, venezolano residenciado en Bogotá desde hace tres años.

Este joven caraqueño de 36 años, alerta que la orden de aislamiento preventivo obligatorio, que entró en vigencia en Colombia el pasado 25 de marzo y que se extenderá hasta el próximo 27 de abril, ha provocado que muchos venezolanos y colombianos de bajos recursos quedaran en situación de calle.

"Nosotros trabajamos en lo que llaman la economía informal. Somos de los que nos levantamos, trabajamos, producimos lo del día, comemos y pagamos la noche de alojamiento. Así es nuestra vida", expone Álvarez.

Muchos de los venezolanos que migraron a Colombia —aproximadamente 1.825.000, según los últimos datos ofrecidos por las autoridades migratorias de ese país— suelen sobrevivir vendiendo café en las calles, ofreciendo dulces o cualquier producto en los autobuses, recibiendo limosnas o tocando alguna melodía venezolana que le recuerde a la gente que Colombia y Venezuela son dos tierras hermanas.

Y es que a Colombia y a Venezuela no solo las une la geografía, sino la historia. Ambas fueron liberadas por el venezolano Simón Bolívar y fue Venezuela el país que más recibió y atendió a los colombianos que huían de una guerra que duró más de 50 años. Unos cinco millones de colombianos viven en Venezuela con todos sus derechos sociales y políticos garantizados gracias a las políticas de atención que garantizó el Gobierno Bolivariano.

"Ahora, muchos de nuestros hermanos venezolanos que viven en Colombia la están pasando muy mal. Muchos fueron desalojados de sus habitaciones porque como no podían salir a trabajar, no pudieron hacer dinero y pagar la estadía. Quedaron en la calle, expuestos a la pandemia, sin tener comida. Es una situación muy grave la que están viviendo", denuncia Álvarez.

A la vulnerable situación que enfrentan los venezolanos pobres en Colombia, se suma la ola xenofóbica y la persecución de la policía.

"Tienen que ponerse la mano en el corazón y entender que esa gente no tiene dónde dormir. No tienen por qué acosarlos y corretearlos de todos lados. Algunos de ellos atravesaron caminando toda la ciudad porque querían volver a Venezuela y la policía no los dejó dormir ni debajo del puente, los sacó, los corrió de ahí. Es muy lamentable", confiesa Álvarez.

En medio de estas grandes dificultades los venezolanos intentan organizarse y apoyarse. Hace unos días lograron que un señor les prestara un camión para resguardarse durante las frías y lluviosas noches de Bogotá. En la cabina de ese camión duermen cinco adultos y dos niños. Jormelys Quevedo, caraqueña de 22 años, y su hijo de dos, son uno de ellos.

"Tengo una semana en la calle con mi hijo. Necesito una ayuda, pero nada que llega. El dueño de la pensión donde yo estaba nos sacó a casi todos de ahí porque no teníamos el dinero para pagarle. Las autoridades no nos ayudan, los policías nos sacan de todos lados y nosotros no tenemos dónde ir, no tenemos qué comer. Estamos en las calles y esto está horrible porque llueve mucho y hace mucho frío", confiesa esta joven.

Venezolanos en Colombia

Jormelys explica que se fue de Venezuela hace un año y dos meses debido a "la situación del país", una frase con la que algunos venezolanos suelen resumir el deterioro económico que se ha vivido en el país caribeño durante los últimos cinco años debido a una suma de factores: fallas internas del Gobierno, sabotaje del sector empresarial contrario al presidente Maduro, la desestabilización y violencia política con la que la oposición buscó el derrocamiento del Gobierno y un bloqueo económico y comercial ejecutado por la administración de Donald Trump que ha terminado de asfixiar al país. Pero lo que le ha tocado vivir a los venezolanos fuera de su país ha sido aún peor.

"A uno le da mucho dolor que en medio de todo esto, uno le pida ayuda a sus connacionales que están haciendo política acá en Bogotá y la respuesta de ellos sea ignorarnos. Yo responsablemente digo que le hemos escrito a la diputada Gaby Arellano, que trabaja en la embajada que montó Juan Guaidó acá, y ella no nos responde".

"Hay que tener un poco de humanidad. Nosotros no le pedimos nada al Gobierno colombiano, al contrario, le hemos dado las gracias por abrir sus fronteras y recibirnos, pero nuestro llamado es a la embajada venezolana aquí porque el presidente Iván Duque reconoció a Guaidó y Guaidó nombró a representantes diplomáticos en este país, pero ellos se niegan a atendernos. También hacemos un llamado a la ONU, a la Unión Europea, para que se aboquen a esta problemática porque ellos dieron mucho dinero para los venezolanos que migramos a Colombia y ahora ese dinero no aparece, nadie nos atiende", reclama Álvarez.

La vuelta a casa

En medio de la desesperación, centenares de venezolanos decidieron volver a Venezuela. Han vuelto a pie, caminando miles de kilómetros, con mucha hambre y unas cuantas bolsas encima donde llevan sus pocas pertenencias. Maikel, uno de esos caminantes, narraba la vuelta a casa con estas palabras:

"Estamos muertos de hambre. No nos hemos comido ni una arepa. Hay gente en la vía que nos regala unos pancitos y somos como 70. El pan que me toca a mí yo se lo doy a los niños, que necesitan comer más que nosotros. La verdad que es muy difícil caminar sin comer. Hace poco una muchacha, madre de dos hijos pequeños, se nos desmayó por falta de comida y caminar tanto".

Y mientras sus testimonios se comparten por mensajería instantánea entre los venezolanos en el exterior, algunos se preguntan ¿cómo serán recibidos esos venezolanos en su patria? porque en Venezuela aún hay muchas heridas abiertas.

Algunos señalan a los migrantes de haber abandonado el país en el momento más difícil y de haber servido a los intereses de quienes han agredido a Venezuela, y hay otros que acusan al Gobierno de haber provocado que miles de personas pobres se vieran forzadas a migrar y haber tenido que vivir los peores episodios de explotación y xenofobia fuera del sus fronteras.

"Usted como venezolana, y yo como venezolano, sabemos que a nuestra gente, más allá de las discrepancias políticas, nos mueve la humanidad y la humildad. Incluso, a nuestros hermanos que ya han llegado a Venezuela los están tratando bien. Una vez que pasaron el puente y llegaron a Venezuela, fueron llevados a la Villa Olímpica, les dieron de comer, les hicieron los exámenes de despistaje y les pusieron unos autobuses en San Antonio para llevarlos a sus distintos estados".

Según ha reconocido la Organización Mundial de la Salud (OMS), las medidas adoptadas por el Gobierno venezolano han permitido atender a tiempo la pandemia y evitar una propagación que pusiera en riesgo a los más vulnerables. Sin embargo, Venezuela enfrenta otra gran amenaza: una agresión militar de EEUU, país que ha acusado al presidente Nicolás Maduro de narcotráfico, sin presentar pruebas, pero movilizando barcos de guerra, aviones militares y tropas a las aguas del Caribe, a pocos kilómetros de las costas venezolanas.

"Estados Unidos tiene que ver aguas adentro lo que le está pasando. Ahora en Nueva York tienen una grave crisis por el coronavirus, con miles y miles de muertos. No tienen que estar mirando a Venezuela, tirándose una de policías. Si lo va a hacer, entonces que se encarguen de investigar a dónde fueron a parar los miles de dólares que la hija de Donald Trump dio a la dirigencia de la diáspora venezolana para que atendiera a los venezolanos en Colombia. ¿Dónde está ese dinero? La Unión Europea, EEUU, todo el mundo dio dinero a la dirigencia venezolana en Colombia para que nos atendiera, pero ¿dónde está ese dinero? ¿Por qué nadie nos atiende si les dieron tantos recursos? Si EEUU va a ser el policía del mundo, pues que investigue eso y no traten ahora de tapar el sol con un dedo", espeta Álvarez.

Carlos sostiene que él y muchos venezolanos que migraron sueñan con volver a Venezuela con una sola intención: sacarla adelante.

"A Venezuela la reconstruiremos entre todos, aportando todo lo aprendido. Habrán discrepancias, pero también habrán caminos donde podamos encontrarnos. Con un sano diálogo y entendimiento podremos reconstruir nuestro país. Es el momento", concluye.

Noticia Relacionada

(VIDEOS) Colombia: Miles de venezolanos regresan a Venezuela ante medidas de Duque por el Covid-19

Video fuente: Diego En La Lucha

Video fuente: TeleSUR



Esta nota ha sido leída aproximadamente 14474 veces.


La fuente original de este documento es:
Sputniknews (https://mundo.sputniknews.com/mundo/202004091091052219-si-todo-el-mundo-dio-dinero-para-nosotros-por-que-nadie-nos-atiende-reclaman-los-venezolanos-en/)



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas