Diplomático venezolano sorprendió al FBI en el avión de Emtrasur retenido en Argentina

Venezuela News obtuvo en exclusiva información concluyente sobre lo que realmente sucedió en el aeropuerto de Ezeiza, en Argentina, el 5 de febrero último, cuando un diplomático venezolano sorprendió a funcionarios judiciales argentinos, agentes del FBI y técnicos de la estadounidense Boeing en el avión de Emtrasur secuestrado desde hace más de año y medio.

Según el diario Clarín, replicado luego por otros medios, el funcionario venezolano fue "sorprendido" tomando fotografías al avión sin autorización. Sin embargo, esto no es lo que sucedió. Venezuela News pudo reconstruir qué pasó en verdad.

Una visita autorizada

El 5 de febrero el diplomático venezolano José Jesús Jatar Díaz se presentó en la Administración Nacional de Aviación Civil de Argentina (ANAC) en el aeropuerto de Ezeiza, para solicitar información sobre el avión. Se sabía por informaciones periodísticas que la nave había sido movida de la zona de estacionamiento e incluso se trasladó sin ayuda de equipos externos por una de las pistas del aeropuerto.

En las oficinas de ANAC en la terminal C del aeropuerto, Jatar fue atendido por Eugenio García, quien se presentó como jefe de operaciones. García dispuso que dos funcionarios bajo su dirección, Nelson Fedele y Damián Sofía, acompañaran al diplomático hasta la pista 5. Se trata de una zona apartada en el extremo suroeste del aeropuerto, para poder verificar la situación del avión carguero venezolano.

Los funcionarios locales y Jatar pasaron así en un vehículo de la ANAC el punto de control de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA). Así, Jatar llegó en un vehículo oficial del aeropuerto, con la autorización de la ANAC y la PSA hasta el avión venezolano.

Las fotografías

Ya en el lugar, Jatar corrobora que el avión efectivamente está en el lugar, y toma las fotografías que acompañan esta nota, a las que accedió Venezuela News en exclusiva. Hasta ahí, un trámite normal y autorizado por las autoridades locales.

Pero Jatar encontró más. En el lugar estaba también el secretario a cargo de la secretaría 15 del juzgado federal 2 de Lomas de Zamora, Lucas Lacau. Se trata del juzgado a cargo del juez Federico Villena, el mismo que llevó adelante la escandalosa "excursión de pesca" contra los tripulantes del avión. Todos fueron liberados por orden de un tribunal de revisión de la ciudad de La Plata, tras meses retenidos sin pruebas en Buenos Aires.

Lacau acompañaba a una comisión del FBI estadounidense y de funcionarios diplomáticos estadounidenses, más técnicos de la Boeing, la fabricante de la aeronave, que estaban realizando tareas de encendido del avión venezolano.

El juez federal argentino Federico Villena.

Cuando se preparaban a regresar a la terminal C, uno de los funcionarios de la PSA que se encontraban cerca del avión ordenó al chofer de la camioneta que no pusiera en marcha el vehículo. Minutos después llegó al lugar un jefe de la PSA, Diego Dell Erba, quien retiene a Jatar asegurando que se encontraba en un lugar "no permitido".

Esto a pesar que, como se explicó, había llegado el lugar acompañado por funcionarios de la ANAC y luego de pasar los controles correspondientes de la misma PSA que ahora lo retenía.

El atropello judicial

Ahí interviene nuevamente el juzgado federal 2, esta vez con la responsable de la secretaría 1, Sabrina Fanello, quien -siempre según la información calificada a la que tuvo acceso VN- fue la funcionaria que indicó que retuvieran a Jatar en el aeropuerto. Un atropello que duró más de nueve horas.

Además, durante más de tres horas se le impidió a Jatar comunicarse con su embajada. Una conducta hostil que viola la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas.

Otra provocación

El atropello terminó en la expulsión del diplomático José Jatar, a quien calificaron de persona non grata. Y en el montaje de la versión del diario Clarín, que repitió el modus operandi permanente en esta historia: señalar con sospechas inventadas, primero a los tripulantes de Emtrasur, que fueron liberados sin que pudieran probarles ni una sola acusación, y ahora al funcionario venezolano.

La nota de Clarín encubre con una fábula lo que ahora queda claro: el diplomático venezolano sorprendió en flagrancia al FBI y la justicia local, por eso arremetieron, de nuevo contra Venezuela, esta vez expulsando a Jatar de Argentina.

Luego que José Jesús Jatar encontrara con las manos en la masa a los funcionarios judiciales, diplomáticos estadounidenses y agentes del FBI, el avión de EMTRASUR pasó al Hangar 5 de Aerolíneas Argentinas, en el otro extremo del aeropuerto.

Se trata de una gigantesca estructura, donde el avión no queda expuesto a ninguna mirada externa.

Versiones indican que allí se estaría preparando la aeronave para consumar el robo, y llevarla a Estados Unidos. Si esto ocurre, se trataría de un vuelo en violación a la legislación internacional. El Instituto Nacional de Aviación Civil de Venezuela (INAC) ya advirtió a las autoridades regionales en materia de aviación que no deben autorizar el sobrevuelo del avión venezolano de Emtrasur.

El ministro para Transporte, Ramón Velásquez Araguayán informó que recibió la notificación enviada por la empresa Argentina de navegación aérea (EANA) en el que se detalla la cuenta bancaria a la cual las autoridades de Venezuela, deben "transferir el dinero".

En la notificación, la empresa argentina aclara que Venezuela debe "enviar el comprobante una vez realizado el pago".

A este escenario se le suma la campaña de descrédito promovida por los medios de comunicación argentinos.

Acusaciones del Diario Clarín

Más temprano, la misión diplomática de Venezuela en Argentina rechazó las acusaciones realizadas por el medio local Clarín, quien acusó a un funcionario de la Embajada de Venezuela en Argentina de "una presunta ilegalidad".

En concreto, el funcionario venezolano buscaba confirmar que la aeronave se encontraba en el aeropuerto, no obstante, la información fue tergiversada por el medio argentino donde pretendió vincular a la misión diplomática con algunas organizaciones con el fin de "manipular a la opinión pública, incitar al odio y criminalizar la función que dignamente cumplen los diplomáticos" se señaló en un comunicado

.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6083 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter