Reverencia por la vida

Leer, ver, o escuchar el "informe" diario del resultado de las acciones de los invasores Americanos y aliados en contra de una población civil, en su mayoría, en condiciones de inferioridad suprema (por no decir indefensos) del pueblo Iraquí, no puede producir mas que la desesperación de saberse impotentes ante tanta barbarie, tanta injusticia, tal descaro, tanto desprecio por la condición filosófica mas elemental que es el ser, la vida. No es necesario, por amor a Dios, ser un académico o un filósofo brillante, o un estudioso voraz para entender que se hace imperioso que nosotros nos pongamos al servicio de la vida en nosotros, y de la vida de los otros que quieren vivir y de todo cuanto está animado por ese soplo Divino y extraordinario que se llama VIDA. Y me molesta saber que este señor Bush solo sabe estar al servicio de la MUERTE, de la extinción SELECTIVA de un grupo específico de las poblaciones iraquíes y afganas.

¡Cuánto desearía la presencia de un Albert Schweitzer en estos tiempos de guerra! Albert Schweitzer, un virtuoso pianista y un profesor universitario brillante, y quien abandonó todo por una especie de premonición, por allá por los 1900's y tantos, lejos, bien lejos de nuestras latitudes, en las riberas del río Ogowé, en la bella África Ecuatorial, estableció lo que después se llamó como la "la base de la moral Schwertziana"; y esta moral es la mas sencilla y la mas valiosa con la que el hombre moderno del siglo XXI pueda contar. ¡Y nace con la contemplación de la vida, Mr Bush. No nace con la contemplación de la muerte! Schweitzer dice: " ¿Quién soy yo? Yo soy vida que quiere vivir, pero, a la vez, estoy rodeado de vida que quiere vivir." ¿Qué les parece? Sencilla y bella filosofía. Elemental, mi querido Watson. Sentido común, señores! ¡Es REVERENCIA POR LA VIDA!

Todo lo que vive es digno de respeto y es tan digno de respeto y de admiración como lo es mi propia vida y como lo es la vida de los demás, de los otros, de los diferentes. ¡Caramba! ¡Que sencillo y que verdadero! Y este señor Bush no lo entiende, o lo entiende al revés: Mi propia vida es digna de respeto y de admiración y es vida que quiere vivir, pero a expensas de la MUERTE de los que se atraviesan en mi camino. Y nadie, nadie, excepto el Presidente Chávez, hace nada por hacerle entender a este energúmeno Americano que si actuamos de acuerdo a esta noción que surge del hecho mismo fisiológico o biológico de la existencia, entonces ya no podremos cometer mas crímenes, porque tendremos bien clarito lo que nos está permitido y lo que no nos está permitido, y entonces comprenderemos que nuestra vida no se realiza plenamente sino reverenciamos lo que ella significa. No hay OEA, ni ONU, ni Human Rights Watch, ni Observatorios internacionales. Vivancos calla complacido. Insulza insulta con su silencio. El Coreano de la ONU habrá dicho algo, pero en su alcoba. Nadie, nadie, solo nuestro presidente Chávez, el moderno Schweitzer venezolano.

Y los mas horrible del asunto: las muertes de Iraquies es "baja de insurgentes" y la muerte de soldados invasores Americanos es "casualties" o "fatalities". La muerte de Talibanes Afganos es muerte de "terroristas talibanes" y la muerte de Invasores Aliados es, otra vez, "casualties." Y yo digo que es la MUERTE PLANIFICADA SELECTIVA DE GRUPOS ETNICOS!Eso, Mr Bush, es un crimen de lesa humanidad.

Viva la reverencia por la vida! ¡Viva nuestro Presidente Chávez! Viva la vida que quiere vivir!

Patria, Socialismo, o Muerte! Venceremos!

*Profesor Universitario.

IUTE, Ejido. Mérida.

villegas_41@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3130 veces.



Oswaldo A. Abarca*

Profesor de la Universidad Politécnica Territorial de Mérida

 oswaldoabarcam@gmail.com

Visite el perfil de Oswaldo Abarca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oswaldo Abarca

Oswaldo Abarca

Más artículos de este autor